Weretilneck-Pichetto: diálogo, distensión y acuerdos

Weretilneck-Pichetto: diálogo, distensión y acuerdos
Se encontraron ayer en el festejo de Guardia Mitre. Gestos mutuos para aprobar el plan petrolero.
Alberto Weretilneck y Miguel Pichetto retomaron ayer el diálogo institucional y político. Acercaron lineamientos para coincidir en el esquema de renegociación petrolera, con reformas que hoy seguirán evaluándose pero que ya pronostican un acuerdo para la aprobación legislativa del mecanismo de prórrogas en la sesión del jueves.

El diseño de renovación de 21 contratos incorporaría un esquema de audiencias públicas en la Legislatura y, además, la asignación del 5% del total del monto inicial de la renovación –que se estiman en 100 millones de dólares– a los municipios petroleros.

Pichetto contó a "Río Negro" que "el gobernador mostró predisposición" para analizar su propuesta de audiencias públicas y Weretilneck admitió que la participación municipal "será evaluada", aceptando que "es muy posible" su incorporación. También recordó la "asignación prevista para pagar los 80 millones adeudados" a los municipios petroleros por aportes atrasados.

Ambos fueron medidos en sus dichos, pero el trato entre ellos denotó un claro reposo de las tensiones.

Guardia Mitre fue un retoño en la crítica relación entre el gobernador y el senador. Ambos coincidieron en el festejo de los 150 años de la localidad pero, a diferencia de otras ocasiones, sobraron actitudes de ambos para conversar sobre cuestiones instituciones y políticas.

La recepción de Miguel Demasi permitió el primer contacto. Cerca de las 10, Weretilneck llegó al domicilio del intendente. Ya estaba Pichetto. Apareció rápidamente la oportunidad y ambos se apartaron para conversar.

Esperaban afuera el diputado nacional Jorge Cejas, el secretario general Hugo Lastra, los legisladores Ángela Vicidomni y Roberto Vargas y las intendentas María Maldonado y Alejandra Mas. La charla ya se extendía por medio hora y Demasi advirtió del atraso de la ceremonia, lo cual originó la interrupción.

Allí Pichetto acordó quedarse al almuerzo para continuar charlando.

El asado –que se sirvió en la Sociedad Rural– permitió largos y distendidos diálogos, con algunas intervenciones de Cejas. "Fue muy buena", repitió Weretilneck frente a la pregunta de "Río Negro" sobre la reunión.

Dijo que nunca existió problemas con Pichetto. "Hablamos de todos", se sinceró, pero sólo esbozó temas, como "cuestiones provinciales y nacionales", "políticos, elecciones del año próximo"...

"Fue oportuno venir a Guardia Mitre", confesó luego Pichetto. Explicó que la reunión con Weretilneck sirvió para "conversar temas importantes, como la renegociación petrolera. Le di mi opinión, que hay que seguir los modelos de Santa Cruz y Chubut. Que el Poder Ejecutivo tenga una primera etapa de impulso en la negociación y luego pase a referéndum de la Legislatura, pero que los empresarios concurran al ámbito legislativo en audiencia pública para que expliquen la propuesta. Es un camino de previsibilidad, seguridad jurídica y garantía de transparencia para al propio gobernador. Sería permitir procesos de prórroga segura, seria y responsable".

Mencionó también el análisis de la participación de los municipios en la renegociación inicial. Tampoco avanzó demasiado en la charla con Weretilneck. "Me contó la situación salarial y varios comentarios de la gestión. Siempre he tenido diálogo personal, y mi actitud nunca fue destructiva ni de poner palos en la rueda". Aceptó que se evalúo el "reconocimiento al espacio parlamentario", algo que "hay que clarificar". Precisamente el senador se reunirá esta mañana con los legisladores de su sector.

Coment� la nota