“Todos los viajes fueron invitaciones”

“Todos los viajes fueron invitaciones”
Después de que Sergio Schoklender intentara involucrarla en “viajes al Caribe con plata de la fundación”, la titular de Madres de Plaza de Mayo señaló que estuvo en países de esa región invitada por gobiernos, universidades u organizaciones sociales.

Por Irina Hauser.

La Asociación Madres de Plaza de Mayo entregó un escrito al juez Norberto Oyarbide donde afirma que todos los viajes de los últimos años de su presidenta, Hebe de Bonafini, “fueron realizados para asistir a conferencias, foros y eventos donde ha sido premiada por su labor en defensa de los derechos humanos y no como viajes de placer”. “Fueron invitaciones cursadas por los gobiernos, universidades y ONG” y “solventados por los mismos”, precisó la entidad y señaló entre los destinos Ecuador, Venezuela y Cuba. Así buscó retrucar la declaración de la semana pasada de Sergio Schoklender en la causa por el desvío de fondos para vivienda sociales, quien acusó a Bonafini y su hija María Alejandra de ir de paseo al Caribe con dinero de la fundación, lo que derivó en un pedido de informes del fiscal Jorge Di Lello.

Si nada cambia el cronograma del juzgado, Sergio Schoklender volvería a ampliar hoy su indagatoria. Su estrategia, hasta ahora, ha sido repartir acusaciones entre Bonafini, su hija, el propio juez Oyarbide y el gobierno nacional. En su última declaración habló de corrido durante casi cinco horas, en las que también intentó justificar por qué los cheques por sumas millonarias del Estado que habían recibido las Madres para construir viviendas fueron depositados en cuentas personales o de ciertas empresas, o en ocasiones cobrados en efectivo o cambiados en financieras. En medio de aquella exposición señaló “los innumerables viajes al Caribe” de Alejandra Bonafini “con su madre o sus parejas”, que “fueron pagados con fondos de la fundación por orden de la señora Hebe de Bonafini”, quien también –según la versión del ex apoderado– disponía del uso de plata de la entidad para la compra de propiedades y bienes para su hija.

Ante aquellas afirmaciones y para despejar toda suspicacia, el fiscal Jorge Di Lello promovió un pedido de informes a la Dirección Nacional de Migraciones sobre las entradas y salidas de ambas Bonafini desde 2005 a la actualidad y el detalle de los destinos elegidos. Cerca del fiscal aclaran que “lo que interesa para esta investigación es si los viajes se pagaron con fondos públicos que debían destinarse a la construcción de casas; si era dinero de la fundación que se usó en provecho de alguien no es algo que se investigue en esta causa”.

El escrito que llevó ayer al juzgado el abogado Eduardo Fachal, que representa a la fundación como querellante, dice que “Hebe de Bonafini ha realizado viajes al Ecuador, Venezuela y Cuba (países cercanos al Mar Caribe) entre otros países, invitada por los gobiernos de éstos para participar de conferencias, foros y premiaciones en universidades, organizadas por estas casas de estudios, organizaciones no gubernamentales y por los respectivos gobiernos”. Aclara que todos fueron “solventados” por los anfitriones y que Bonafini se compromete a proporcionar las “certificaciones y documentación” que el juez crea “pertinente”. Por lo pronto, entregó su último pasaporte, donde constan los siguientes viajes: a Bolivia, Ecuador e Italia (2007); Cuba y Alemania (2008); Paraguay e Italia (2009); Venezuela (dos salidas en 2010 y una en 2012).

A pesar de que la Sala I de la Cámara Federal les concedió la excarcelación, tanto Sergio como Pablo Schoklender y el contador Alejandro Gotkin siguen presos en la cárcel de Ezeiza. Los tres apostaron a conseguir en ese mismo tribunal una reducción de la caución que les impuso Oyarbide (4 millones de pesos para cada uno de los hermanos, 2 millones para Gotkin) o que directamente la transforme en una caución juratoria (de palabra). Los camaristas podrían resolver antes del fin de semana. Mientras tanto, quedan pendientes más de 45 indagatorias, lo que anuncia que será un expediente judicial de largo aliento.

Comentá la nota