Con tibia recuperación del consumo sobre fin de año, 2017 terminó igual que 2016

Con tibia recuperación del consumo sobre fin de año, 2017 terminó igual que 2016

Hubo un mayor crédito, pero aún así la fuerte inflación terminó impactando. Familias tuvieron que direccionar gastos a pagar tarifas más elevadas

El estímulo al crédito privado no fue suficiente en 2017 para dar un impulso sostenido al consumo y amortiguar el efecto de la inflación en los bolsillos. Los datos difundidos ayer por el Indec y cálculos privados marcan que noviembre y diciembre tuvieron una evolución tibia, con una suba de 1,5% en el caso de las ventas en los shopping centers y una caída de 1% en las de los supermercados en el último mes del año, aseguraron fuentes del sector.

Diciembre, período en el que por las fiestas se suele registrar el mejor mes del año en materia de consumo, fue peor de lo que se esperaba. "Nos hubiera gustado una evolución más favorable, pero las ventas fueron sólo un 1,5% arriba", aseguraron fuentes de la industria de los grandes centros de compra. Este número es en términos reales, es decir, teniendo en cuenta la inflación.

También desde el supermercadismo dijeron que los números no fueron positivos: marcaron una caída real de 1%, en el promedio del total país. Ya cuando se analizan los datos en detalle, en general las cadenas vieron una mejor evolución en sus ventas que los locales independientes, en los que la baja fue de 2,3% en diciembre.

Como suele ocurrir en otros meses, el consumo fue menor en el interior que en el AMBA. Para los primeros la disminución fue de 3,2%, mientras que en Capital y Conurbano la baja alcanzó al 1%, detallaron.

En general los diferentes rubros registraron altibajos marcados con el correr del año. No obstante, en todo 2017 el único que tuvo una evolución positiva fue el de bebidas alcohólicas.

La inflación de diciembre, que marcó el IPC más elevado del año con el 3,1% del Indec, repercutió en el bolsillo de los consumidores. Dentro de un núcleo familiar, tener que pagar tarifas de electricidad y gas más elevadas, además de las subas en prepagas de 6%, que se sumaron a los aumentos en otros rubros como alimentos y bebidas, significaron resignar algunas compras. Para todo el 2017, el IPC a nivel nacional llegó a 24,8%.

Ya en noviembre, según anunció ayer el Indec, las ventas en los supermercados y en los shopping registraron un magro crecimiento, de 1,1% y 1%, respectivamente, es decir sacando el efecto de los precios en la facturación.

Medido en precios corrientes, la facturación en los supermercados llegó a $ 32.182 millones, un 21,2% más que en noviembre de 2016, mientras que en los centros de compra alcanzó los $ $ 4893 millones, un alza interanual de 16,8%.

Al igual que los registros privados, en el relevamiento del Indec también el rubro bebidas fue el que tuvo una mejor performance en noviembre, con una suba de 24,8%, en variación a precios corrientes. Le siguieron panadería, con 23,2%; almacén, con 22,9%, y carnes, con 22,7%.

En los grandes centros de compra, los rubros con mayores ventas fueron diversión y esparcimiento, con 29,4%; otros, con 28%; patio de comidas, alimentos y kioscos, con 27,9%; juguetería, con 22,1%; y librería y papelería, con 20,3%.

"Estos indicadores están mostrando que el consumo continúa creciendo moderadamente y lo que sostiene el crecimiento de la actividad. Tanto las ventas en shopping como las de supermercados crecen en términos positivos reales en esta oportunidad", sostuvieron desde la consultora ACM.

Para los meses siguientes, agregan que "la tendencia a la mejora de los indicadores de consumo deberían continuar en los próximos meses, aunque la inflación de diciembre podría provocar una caída en términos reales de las ventas en supermercados y centros de compras. Similar situación habrá que monitorear en los primeros meses del 2018 donde se espera que la inflación impacte moderadamente sobre rubros como alimentos y bebidas, restaurantes, etc".

También desde LCG identificaron que "los indicadores de consumo masivo de Indec volvieron a reflejar una recuperación muy tibia en noviembre, aun teniendo en cuenta la baja base de comparación tras el desplome del año pasado".

Durante 2017, el Gobierno, previo a las elecciones legislativas, principalmente de las PASO, inyectó fondos en la economía a través de préstamos al consumo y también para la vivienda en sectores de menores ingresos. Desde Elypsis habían identificado que, además de la notable expansión del crédito al sector privado de entidades financieras (un aumento de 1,6% del PBI en comparación al mismo período del año pasado), los créditos Argenta no incluidos dentro de los anteriores mostraron un fuerte dinamismo a lo largo del año.

Con datos a mediados de noviembre, se otorgaron préstamos Argenta por un monto de $ 48.400 millones (0,5% del PBI), con un fuerte desembolso, también de los Procrear para viviendas, antes de las PASO. De hecho, cuando se observa la evolución de las ventas, septiembre fue el mejor mes del año: en los supermercados crecieron un 1,5%, mientras que en los shopping alcanzaron el 7%.

Gabriel Zelpo, de Elypsis, identificó que además "las jubilaciones y pensiones crecieron 14 puntos más que la inflación, hubo una recuperación de salarios registrados y una mejora de empleo".

Comentá la nota