Sigue inconcluso el debate sobre la venta de pirotecnia

El Senado no trató aún el proyecto que Diputados aprobó para prohibir la venta de cohetes a menores.

Por año llegan entre 40 y 50 niños al Nuevo Hospital del Milagro por quemaduras con fuegos artificiales.

En el Instituto del Quemado del San Bernardo, por año no superan más de 3 el número de adultos víctimas de la pirotecnia.

Chagra Dib considera que la mayoría de los salteños apoya la prohibición del uso particular de cohetes.

Hace varios años que se debate si es o no necesario prohibir el uso doméstico de la pirotecnia en Salta. El debate sigue inconcluso porque ni la Legislatura provincial ni el Concejo Deliberante en la capital tomaron una decisión.

El tema se reflotó a raíz de la presentación en el Concejo Deliberante de un proyecto para prohibir el uso a menores y mayores de 18 años. Dispone que sólo podrían utilizar productos pirotecnicos aquellos que sean profesionales o expertos, inscriptos en un registro. Así, los comerciantes no venderían productos para consumo doméstico, sino solo para espectáculos o festivales. La iniciativa recibió varias críticas en el recinto, y volvió a comisión para que sea debatido con más profundidad.

No es la primera vez que se intenta prohibir el uso doméstico, ya que años atrás una iniciativa muy similar llegó a la Cámara de Diputados, pero el cuerpo la modificó y estableció una prohibición para menores de 18 años y la aprobó. Pero todo quedó ahí, porque el proyecto todavía descansa en el Senado.

“Si se aprueba el proyecto van a lograr que solo puedan tirar cohetes los que tengan dinero, que tienen la posibilidad de contratar un espectáculo de fuegos artificiales”, opinó el concejal Martín Poma en la sesión.

Los concejales del Partido Obrero, argumentaron que las prohibiciones fomentan la clandestinidad, y proponen que el control se realice sobre el proceso de producción de cohetes.

“No pretendo arruinar el negocio de los vendedores sino evitar que aumente la cantidad de niños y adultos quemados”, dijo el autor de la iniciativa, Aroldo Tonini (FS).

Al Hospital Materno Infantil, llegan entre 40 y 50 niños quemados con cohetes durante las fiestas, y la mayoría queda con importantes secuelas y discapacidades permanentes. En el Instituto del Quemado del Hospital San Bernardo, la situación es distinta. “Hay menos casos porque nosotros recibimos a adultos. Llegan entre 2 y 3 por año”, explicó el médico Juan Carlos Erazú, del servicio de Plástica y Quemado.

Considera que la diferencia numérica entre adultos y menores, se debe a que los primeros tienen más conciencia y absorben en mayor medida las campañas de prevención. “Es importante que se concientice sobre el uso más que concentrarse en la prohibición. Las campañas demostraron ser efectivas”, dijo.

MENORES: SON LOS QUE MAS ACCIDENTES SUFREN CON FUEGOS ARTIFICIALES.

“La mayoría queda con secuela s”

En diálogo con El Tribuno, el doctor Gabriel Chagra Dib, jefe de Servicio de Plástica y Quemado del Hospital Materno Infantil, explicó que “por año llegan entre 40 y 50 chicos por quemaduras producto del uso doméstico de pirotecnia durante las fiestas. Es un número importante y la mayoría queda con secuelas por mutilaciones como pérdida de manos, pies, y rostros. Esto genera que queden discapacitados de por vida”.

Chagra Dib lleva décadas peleando para que se prohiba el uso de los cohetes a menores y mayores de 18. Presentó años atrás, en la Cámara de Diputados, un proyecto muy similar al que llegó al Concejo estos días. La Cámara baja lo modificó y la prohibición la fijó solo para menores de 18.

Se aprobó y hoy descansa en el Senado. “El espíritu de la ley no es el mismo con ese cambio, porque van a lograr que los padres compren por los chicos”, consideró el médico. “Trabajo hace 25 años en este tema. Hicimos innumerables campañas de prevención y los índices de quemados bajaron muy poco. En el año 1998 tuvimos uno de los menores índices: 18 chicos quemados pero se debió a que llovió mucho en la época de las fiestas. En el 2000, llegaron a 70”. El también exministro de Salud informó que el 90% de los quemados por accidentes pirotécnicos acuden al hospital público.

Sostuvo que la “prohibición recibirá el apoyo de la mayoría de la gente” y que, para las fiestas, sea el Estado el que brinde los espectáculos de fuegos artificiales.

Comentá la nota