La SCPL diseñó una traza subterránea para evitar roturas en otro temporal

La SCPL diseñó una traza subterránea para evitar roturas en otro temporal

Este jueves quedó habilitado el tramo del acueducto Arenal-Ciudadela, el más dañado después del temporal que castigó a la ciudad a fines de marzo pasado y que impidió que la zona norte pudiera contar con el suministro de agua de forma permanente. 

Las tareas de reparación se llevaron a cabo, tanto con personal de Saneamiento como de Acueducto, y se desarrollaron tal cual lo programado, gracias al aporte de caños por parte del Ente Nacional de Obras Hídricas y Saneamiento (ENOHSA) y maquinaria de la Municipalidad local. Para la reparación del acueducto se debió diseñar una traza subterránea, en vez de aérea, para evitar roturas en próximos temporales de lluvia.

“Desde anoche estamos con el sistema funcionando con normalidad, se abastecieron todas las reservas ubicadas en distintos puntos de zona norte, y esto permite un caudal normal de agua para los vecinos que sufrieron baja presión y cortes de agua de forma sistemática después del temporal”, comentó Adolfo Carrizo, gerente del Servicio de

Saneamiento, quien aclaró que “todavía pueden aparecer algunas averías, producto no sólo del daño que se produjo en el arroyo Belgrano sino que desde el servicio se han realizado cambios en el sistema de distribución después del temporal, lo cual se comunicará oportunamente, pero lo más importante es que el acueducto Arenal-

Ciudadela está en funcionamiento”.

En relación al caudal de agua que llega a través del aporte del acueducto a la zona norte, Carrizo aseguró que “estamos aportando 450 m3/h desde Chenque, por el acueducto Arenal-Ciudadela se transportan entre 600 y 700 m3/h; que está capacitado para 1200 m3/h, y en este momento tenemos el aporte de 430 m3/h de los acuíferos de Manantiales Behr. Se podría aportar más caudal pero estamos realizando tareas en algunas bombas, que cuando estén reparadas, podemos aportar hasta 500 m3/h desde los acuíferos”.

NUEVO DISEÑO DEL TENTIDO DE CAÑOS

Respecto a las tareas de reparación del tramo del acueducto, se debió diseñar una traza subterránea, en vez de aérea, para evitar roturas en próximos temporales de lluvia. “En ese tramo; como el arroyo Belgrano fue uno de los grandes causes de agua generados por la lluvia; fue necesario soterrar la traza aérea, y realizar un trabajo de ingeniería

importante para poder llevar a cabo las tareas, con caños de acero de diámetros y espesores distintos, aportados por el ENOHSA, con equipamiento municipal, y con una una gran inversión por parte de la Cooperativa”, manifestó el responsable del servicio.

La modificación del tendido del tramo aéreo dañado permitirá evitar roturas en caso de futuros temporales. “El objetivo de los trabajos terminados, con otras instalaciones, es que sean definitivos y evitemos inconvenientes con el tiempo y que la obra funcione bien”, concluyó Carrizo.

Comentá la nota