Scioli, Moyano y el Mercosur, temas en la fiesta de EE.UU.

Por Martín Dinatale |

El futuro político de Daniel Scioli, la dura pelea entre el Gobierno y Hugo Moyano, la crisis en el Mercosur, la incertidumbre por la economía, el estado emocional de la Presidenta y, por supuesto, las zigzagueantes relaciones entre Washington y Buenos Aires.

Todos estos temas fueron el eje central de los comentarios que se oyeron ayer en la fiesta nacional por el 236° aniversario de la independencia de los Estados Unidos, que se realizó en la elegante residencia de la embajadora Vilma Martinez.

El contraste con el 4 de julio del año pasado, donde no hubo festejos por la tensión que había entre los Estados Unidos y la Argentina, fue notable: ayer hubo una gran fiesta de la diplomacia, con 1000 invitados, y hoy la embajada hará otro gran festejo en Córdoba.

La euforia por el éxito de la convocatoria fue de tal magnitud que, al brindar por la independencia de los Estados Unidos, la embajadora Martínez se animó a decir: "Levantemos nuestras copas para brindar: to my fellow citizens [a mis compatriotas] gracias por su patriotismo y dedicación incansable a nuestra nación, que hoy cumple 236 años. A nuestros amigos argentinos: gracias por ayudarnos a fortalecer los lazos que nos unen".

Antes, la embajadora norteamericana recordó que en unos días se celebrará en la Argentina el Día de la Independencia y recordó "la valentía" de José de San Martín y Manuel Belgrano. Hubo aplausos entre copas de champagne y vino tinto argentino. Faltó, por cierto, una presencia mayor de funcionarios de la Casa Rosada. Sólo se lo vio al jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray, y a algunos funcionarios de segunda jerarquía de la Cancillería.

"Todavía no los dejan venir a esta casa", bromeó un embajador europeo al hablar de la ausencia oficial y en clara referencia al enfrentamiento que el Gobierno protagonizó en su momento con los Estados Unidos por la incautación de material a un avión militar norteamericano.

Para especular sobre las próximas jugadas de Scioli se lo pudo ver dando explicaciones al ministro de la Producción bonaerense, Cristian Breitenstein, y al presidente del Grupo Bapro, Santiago Montoya. "Nadie sabe cuál es el límite que tendrá la Casa Rosada con Scioli. Lo único que sabemos es que los intendentes nos van a criticar mucho con el recorte de fondos para la obra pública", lanzó uno de ellos.

El estado de ánimo cambiante de la Presidenta también fue un tema reiterado en los corrillos diplomáticos. Se pudo escuchar a varios empresarios comentar la forma en que habló Cristina Kirchner en los últimos días en público, donde pasó del fuerte enojo a momentos de euforia.

La cumbre del Mercosur que se hizo en Mendoza y que trató el caso de Paraguay, así como el sorpresivo ingreso de Venezuela al bloque, también fue el obligado tema en los amplios salones de la residencia. "Si uno habla con Uruguay dicen que Venezuela no ingresó al Mercosur, y si se habla con Argentina aseguran que ya esta todo cerrado", dijo, risueño, un embajador latinoamericano a su par de la Unión Europea.

La presencia opositora en la fiesta norteamericana fue más que abrumadora: estaban desde los referentes del FAP, Hermes Binner y Norma Morandini, hasta Eugenia Estenssoro (CC); Francisco de Narváez; los macristas María Eugenia Vidal, Carolina Stanley y Guillermo Montenegro y el radical Leandro Despouy, entre otros.

"Tenemos que sumar fuerzas y armar estructura en todo el país para 2015 porque la conflictividad social que se avecina es grave", dijo un preocupado Binner.

¿Habrá una reducción de la inversión extranjera? ¿Cómo seguirá la relación con Estados Unidos? ¿Se disparará el dólar?, fueron algunas de las preguntas que arrojaban varios embajadores europeos y asiáticos sin lograr respuesta alguna. Los miraba como ausente el ex presidente Fernando de la Rúa.

También hubo elogios al Gobierno en uno de los salones, en el que estaban, efusivos, Estela de Carlotto y "Pacho" O'Donnell.

La embajadora Martínez hoy tendrá su festejo "federal". Allí la recibirá el gobernador José Manuel de la Sota, en Córdoba..

Comentá la nota