Schiaretti cambiaría pocas piezas en el gabinete provincial

Schiaretti cambiaría pocas piezas en el gabinete provincial

Obligado por las renuncias de dos funcionarios y del vicegobernador Martín Llaryora, que asumen como diputados nacionales, y pensando en 2019, cuando tiene decidido buscar su reelección, el gobernador Juan Schiaretti prepara una renovación de su gabinete, que no será tan profunda como se preveía.

En el Centro Cívico, hay mucho hermetismo por los cambios que se avecinan. En los últimos días, los funcionarios schiarettistas hasta esquivaron hablar en privado con los periodistas.

Antes de partir a Austria y España, de donde regresó el sábado, el gobernador dejó claro que no quería que nadie hablara de los cambios que se vienen. De todos modos, todo indica que esta semana anunciará la “oxigenación” de su equipo de trabajo.

Los trascendidos indican que más allá de los cambios obligados por las salidas del vicegobernador, de Alejandra Vigo (Secretaría de Equidad y Promoción del Empleo) y de Paulo Cassinerio (Agencia Córdoba Joven), sólo habría modificaciones en Salud y en la Agencia Córdoba Cultura.

Francisco Fortuna, un dirigente histórico del peronismo cordobés, dejaría el Ministerio de Salud para volver a la Legislatura, donde será una de las autoridades de la Cámara.

El dirigente de Oncativo fue elegido legislador provincial en 2015 y pidió licencia para integrar el gabinete.

A esa cartera, una de las más conflictivas, por las constantes protestas de los gremios de la salud que no están alineados con el Sindicato de Empleados Públicos (SEP), podría llegar el legislador delasotista Daniel Passerini.

También se menciona al reconocido médico Enrique Lastreto, quien estuvo cerca de tomar esa área en diciembre de 2015, cuando Schiaretti inició este mandato.

Passerini hace tiempo que mejoró su relación con el schiarettismo, desde que aceptó ir en el cuarto lugar en la lista de candidatos a diputados nacionales.

Su posible ingreso al gabinete no sería un acuerdo político entre Schiaretti y su antecesor José Manuel de la Sota. La costumbre de ambos referentes peronistas, que se repartieron el poder en Córdoba en los últimos 18 años, es que quien está en el llano no interfiere en la gestión, pero el que ejerce el Ejecutivo informa al otro sobre decisiones importantes.

Schiaretti armará su nuevo gabinete pensando en no hacer más cambios hasta 2019, cuando buscará su reelección.

En este contexto, su estrategia es darles ahora participación a todas las corrientes internas del PJ, entre ellas, la que lidera De la Sota, aun cuando el exgobernador parece alejado del escenario político provincial.

Con esa premisa, en Cultura se menciona a la legisladora villamariense Nora Bedano para reemplazar a Graciela Ayame. Sería una señal para la porción más dialoguista del kirchnerismo que hoy está representada en el intendente de Villa María, Martín Gill, ya integrado a la estructura del PJ provincial.

En el oficialismo también le ponen algunas fichas al intendente de Laguna Larga, Federico García, en el caso de que la exesposa de Eduardo Accastello no acepte conducir esa Agencia.

Comentá la nota