Ricardo Lorenzetti: "Reformar la Constitución para una re-reelección no me gusta"

El presidente de la Corte advirtió que no ve "necesidad" de cambiar la Carta Magna y resaltó que los argumentos de sectores ultrakirchneristas "no parecen convicentes"; desestimó que exista malestar con él en el oficialismo

Comentá304

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, rechazó hoy cualquier proyecto de reforma de la Constituciona Nacional, que se debate puertas adentro en el kirchnerismo, y en clara alusión al Gobierno aseguró que el tribunal no puede dejarse influir por el Poder Ejecutivo. "Reformar la Constitución para una re-reelección no me gusta", dijo.

En una entrevista radial, el magistrado negó tener intenciones de dedicarse a la actividad política en el futuro y trató de evitar una polémica con sectores del oficialismo, que dejaron trascender un malestar contra él por sus posiciones públicas. Admitió también que la Justicia "es lenta" en resolver los conflictos en los que intercede.

Lorenzetti defendió el papel de la Corte, un día después que el máximo tribunal respaldara la plena vigencia de la ley de glaciares, que obliga a hacer un inventario de esos recursos naturales en todo el país, y tras haber intimado, en junio, a la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) a explicar cómo utiliza los fondos de los jubilados y pensionados. "Lo que diga el Gobierno o una empresa no nos influye en la Corte", afirmó esta mañana en diálogo con radio La Red, al tiempo que advirtió que "si se irritan" en el ámbito oficial "es un problema de cada uno".

Acá dictamos fallos que le gustan al Gobierno y otros que no (...) No podemos obrar según quien está en la Presidencia

"Tenemos acá un fallo importante en el tema de glaciares y habrá personas en contra y a favor, pero nosotros debemos actuar de acuerdo a la Constitución", señaló el magistrado, que hizo hincapié en la "coherencia" que debe tener un juez en su cargo. "La independencia depende mucho. Acá dictamos fallos que le gustan al Gobierno y otros que no", expresó, y luego agregó: "No podemos obrar según quien está en la presidencia".

El 13 de junio pasado, la Corte Suprema intimó a la Anses para que en 30 días posteriores informe cuál es el atraso en el pago de jubilaciones; sobre los nombres de todos los beneficiarios de haberes elevados o de privilegio, y, especialmente, cómo invierte los casi 160.000 millones de pesos que administra en el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS), con el cual el organismo previsional financia gastos y programas del Gobierno.

Las palabras de Lorenzetti llegan en la misma semana en que LA NACION publicó el grave retraso por parte del Gobierno en la designación de jueces. "Si no hay jueces, no hay Justicia", había expresado ayer el presidente de la Corte. "Tenemos que buscar una solución a este problema, no puede seguir así", dijo.

La reforma constitucional

"Las Constituciones se pueden reformar pero, por el momento, los argumentos que escuché no me parecen convincentes", dijo el magistrado al ser consultado sobre la posibilidad de reformar la Carta Magna, que en los últimos días tuvo eco en varios espacios kirchneristas y hasta en la Escuela Nacional de Gobierno, que depende del jefe de gabinete, Juan Manuel Abal Medina.

"Para mí no hay que agregar más derechos, sino que puedan satisfacerse", señaló.

En la entrevista de hoy, Lorenzetti también admitió uno de los graves inconvenientes que atraviesa el ámbito judicial: la demora en el dictado de los fallos. "La Justicia es lenta y está desactualizada. Los códigos van a transformar mucho", respondió el juez, que por estos días encabeza una comisión que trabaja en la modificación del Código Civil, lo que beneficiaría a los ciudadanos en la resolución de los conflictos. Como solución, planteó: "El Poder Judicial tiene que tener una gestión como el sector privado y debemos cambiar los procedimientos: tiene que ser oral, rápido, y que los tribunales estén más cerca de la gente".

En otro pasaje de la entrevista, el magistrado mostró sus intenciones de dejar la presidencia de la Corte el próximo año, cuando el cuerpo de siete jueces eliga a un nuevo titular, aunque el cargo de miembro es de por vida. "Sería bueno que venga otro. Acá no hay disputa, tenemos buena relación", aclaró..

Comentá la nota