Revés judicial: Camau y Lusa deben limpiar el basural de la ruta Nº 12

El Municipio y Logística Urbana SA están obligados a restablecer el predio a su estado anterior. Se trata de un amparo ambiental solicitada por los vecinos de la zona. En la inspección ocular se encontraron residuos patológicos.
La Justicia ordenó al intendente Carlos Mauricio Camau Espínola y Logística Urbana SA (Lusa) a limpiar el predio de disposición final de residuos ubicado en la ruta nacional Nº 12. La medida responde a una acción colectiva de amparo ambiental planteada por vecinos que advirtieron irregularidades en el depósito de basura a cielo abierto. Los demandados están obligados a restablecer el predio a su estado anterior, en 6 meses, bajo la supervisión del Instituto Correntino del Agua y el Ambiente (Icaa).

Así lo determinó la sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial, en función de un amparo ambiental colectivo presentado por vecinos de la zona.

Los camaristas María Herminia Puig y Carlos Benítez Meabe establecieron que la limpieza del predio ubicado en la ruta nacional Nº 12, km 1025, donde Lusa depositó toneladas de basura, deberá finalizar en el término de 6 meses. Una vez finalizado el plazo, el Icaa tendrá que certificar que no existe peligro para el medio ambiente.

El Municipio contrató a la empresa Lusa en 2011 “por razones de emergencia”, para la provisión de camiones y máquinas para el servicio de recolección y su contrato se prorrogó en varias oportunidades. En principio realizaba la disposición final de residuos en el predio de la ruta 12 y luego, el reclamo insistente de los vecinos hizo que los camiones vuelvan a depositar los residuos en el predio de Sadoyea Venturino, ubicado en la ruta provincial Nº 5.

Pero el planteo vecinal tuvo eco recién ayer en la Justicia. Además del cese del ingreso de basura al predio, pedían el retiro. En primera instancia, los demandados alegaron que ya no se depositaban residuos en ese lugar, por lo tanto la cuestión devenía abstracta y, en la audiencia de conciliación, se arribó a un acuerdo parcial: requerir un informe técnico al Cecoal para que informara sobre la necesidad de retirar la basura del lugar y la forma de hacerlo. Lusa no objetó el retiro a condición de que el costo fuera soportado por el Municipio, pero éste se negó.

En ese contexto, el Cecoal indicó que la autoridad de aplicación ambiental era el Icaa, y a título de colaboración técnica consideró que la basura debía ser removida y trasladada a un sitio apto para su deposición. Lo cierto es que no se había realizado la evaluación de impacto ambiental para utilizar el predio ni como destino final de residuos a cielo abierto , establecido en la ley nacional N° 25675 General del Ambiente y en la provincial N° 5067 de Evaluación de Impacto Ambiental.

Según indica el fallo, en la inspección ocular se encontraron elementos como jeringas y otros residuos patológicos, además de toneladas de basura que eran arrojadas a grandes excavaciones, una de las cuales fue ocupada íntegramente y tapada con una capa de tierra.

Para la Justicia, no hay dudas de que se ha producido una alteración significativa del ecosistema y los responsables deben restablecer las cosas al estado anterior a su producción, al considerar que la reparación solicitada era “legítima y viable”.

En minoría, el doctor Miguel Angel Pacella votó por el rechazo del amparo, porque evaluó que lo medular era que cesara el depósito de residuos y eso se había acordado y homologado.

Comentá la nota