Presión a intendentes y a legisladores del PJ para ganar

Presión a intendentes y a legisladores del PJ para ganar

A través de un audio de una reunión privada que se viralizó, el intendente de Laguna Larga, Federico García, blanqueó una de las columnas vertebrales de la estrategia electoral de Unión por Córdoba (UPC) para los comicios legislativos de octubre: presionar a intendentes y a legisladores peronistas para que ganen en sus territorios.

EN CAMPAÑA. Llaryora pidió licencia

“Si somos pícaros y hacemos que acá gane (Martín) Llaryora, vamos a tener de la Provincia lo que pidamos”, le dijo el intendente García a un grupo de bomberos voluntarios, con los cuales se reunió la semana pasada.

Aunque luego García trató de minimizar sus dichos, y que su referencia fue para los Bomberos, que reciben asistencia financiera del Gobierno provincial, en el PJ todos coinciden en que a los intendentes y a los legisladores que pierdan en sus distritos en octubre les será muy complicado buscar su reelección en 2019 con la lista de Unión por Córdoba.

Ningún funcionario provincial va admitir que existe esta presión sobre sus dirigentes, pero la Legislatura es un claro ejemplo de la apretada: los legisladores peronistas participaron en la sesión de ayer, pero inmediatamente partieron hacia sus departamentos para hacer campaña.

La decisión de que la responsabilidad de la campaña caiga en los intendentes y en los legisladores oficialistas es tal que el vicegobernador Martín Llaryora, Alejandra Vigo y los principales candidatos de UPC concentrarán sus actividades en la ciudad de Córdoba.

Sólo viajarán al interior para recorrer aquellas ciudades y localidades en las cuales haya ganado Cambiemos.

Los dirigentes peronistas deberán ratificar sus liderazgos territoriales, con lo cual en el Centro Cívico esperan aumentar en octubre los 28,5 por ciento de votos que la lista que encabeza Llaryora sacó en las primarias de octubre.

Algunos delasotistas fueron a llevarle su reclamo a José Manuel de la Sota, por lo que consideran un “apriete” del gobernador, pero habrían tenido la respuesta que esperaban.

“A la campaña la conduce Juan (por Schiaretti). Hagan lo que él les diga”, habría respondido el exgobernador, según la versión de un peronista del sur provincial.

De la Sota, hoy más preocupado en la apertura de su negocio de venta de ropas, tendrá otra vez un bajo perfil en esta campaña, como ocurrió para las Paso. Sólo participará en algunos actos en Río Cuarto y en algunas localidades del sur.

Comentá la nota