Paz Posse: “Aguas del Norte está llegando a un punto de equilibrio”

 Paz Posse: “Aguas del Norte está llegando a un punto de equilibrio”

Desde hace cuatro meses que está a cargo del nuevo directorio de Aguas del Norte “con una lógica distinta”, asegura.

Desde diciembre, cuando ocupó el cargo de director de Aguas del Norte, Lucio Paz Posse asumió el desafío planteado por Urtubey de un directorio “participativo y abierto a los usuarios".

Ese nuevo Directorio de Aguas del Norte está conformado actualmente por representantes de los trabajadores, usuarios, del municipio Capital, de los municipios del interior elegidos por el Foro de Intendentes y del Poder Ejecutivo. “Venían trabajando con una lógica distinta. La idea del gobernador fue que busquemos, a través de este directorio soluciones más eficientes y más económicas”, aseguró en diálogo con La Gaceta.

¿Cuáles son los desafíos en su gestión al frente de Aguas del Norte?

Aguas del Norte tiene la prestación del servicio en 92 localidades y con asistencia técnica llegamos a toda la provincia. Salta es muy grande, hay que cubrir 155.000 km cuadrados y el agua es un tema esencial. Se priorizaron obras de infraestructura pero Salta creció tanto en los últimos años – en altura y a lo largo. Las cañerías siguen siendo las mismas y la altura pesa. No es lo mismo abastecer a una familia de seis habitantes que a 60 familias en un edificio, se necesita otro tipo de cañerías.

En Salta se consume tres veces la media del consumo nacional. Tiene que ver con los hábitos que uno tiene en su casa. También queremos que se denuncien las pérdidas. Otro de los desafíos es hacer medidores para que la boleta refleje lo que cada uno cuida y consume. Hoy tenemos el 25% de usuarios con medidores.

¿Cómo fueron organizando el trabajo?

Lo que hicimos con el nuevo directorio fue comenzar a priorizar obras e identificar lugares sensibles.

Hay mucho diálogo y articulación permanente. Los lunes, cuando se reúne el directorio recibimos a un intendente y vemos cómo es su problema de abastecimiento, sus necesidades. El lunes pasado vino el intendente de Vaqueros, por ejemplo. En algunas localidades tienen un plan de repavimentación y, en esos casos, tratamos de aprovechar para cambiar cañerías que tienen 60 u 80 años de antigüedad. Ya firmamos convenios con muchos municipios para brindar mejor capacidad de respuesta.

¿Cómo están las cuentas de Aguas del Norte?

Aguas del Norte no llegaba a cubrir con la tarifa de los usuarios los gastos de todo lo que hay que hacer, teniendo en cuenta esta provincia que es tan grande. Teníamos un déficit operativo que no cubríamos con la tarifa todos los gastos. La empresa tenía alrededor de un gasto de 100 millones de pesos y facturaba menos de 70 millones. Hoy estamos llegando a un equilibrio, lo informé en Diputados, con el último aumento y porque nos organizamos para bajar el gasto con el trabajo de los municipios.

Cuando ingresé a trabajar ocurrió una rotura de los sistemas de la cámara de cloacas en Pichanal. Cuando los técnicos nos pasan el informe para solucionar esto el costo era de $350.000. Cuando pido el desagregado veo que con el municipio podíamos organizarnos para abaratar ese gasto. Hicimos el arreglo con ellos y, entre máquinas y personal, gastamos $29.000. Cuando uno entiende que la estructura del Estado es darle soluciones al vecino, todo sale mejor si coordinamos de cada lado.

¿Cómo es hoy la relación con el municipio de Salta Capital?

Al tener cañerías viejas en muchas zonas de la ciudad las denuncias iban de entre 1000 a 1300 por mes. Aguas del Norte no tenía la capacidad de tapar los baches, era una cuestión de recursos. Emprendimos una tarea coordinada para ir saneando este pasivo: teníamos 7.000 metros cuadrados de aperturas (roturas) en veredas y calles de Salta. Ya tapamos más del 60% y, en 30 días, sanearemos el 100%.

Cada vez que se tapa un bache hay que dejar 72 horas por si hay nuevas pérdidas. Luego recién se tapa. Me tocó ver baches que tenían cuatro años.

Tuvimos muchas reuniones con la municipalidad para mostrarles mapas de situación, para que trabajemos de manera coordinada. Si nosotros vemos algo en algún barrio que corresponde a ellos, les avisamos y viceversa.

Creo que hay una necesidad de trabajar en una planificación urbana. La Municipalidad debe saber que si da una factibilidad para un edificio utilizando las mismas cañerías, probablemente haya problema con el servicio. Por eso hay que conversar esas cosas.

¿Cuáles son los lugares sensibles que detectaron en Salta Capital?

La zona del cerro San Bernardo, el Monumento a Güemes, esa zona tiene pérdidas porque hay que hacer reemplazo de cañerías, hay muchos barrios que tienen cañerías viejas. Hoy estamos buscando financiamiento para reemplazarlos. En algunos barrios hay problema de abastecimiento porque crecieron mucho en estos últimos años.

En Capital tenemos un sistema mixto de pozos profundos y captación superficial. Son cuatro los acueductos que nos abastecen: norte, sur, centro y Finca Las Costas. Este verano tuvimos problemas con tres de ellos y los reparamos pero ahora vamos a sustituir esas cañerías.

Lo triste de esto es que esos acueductos tienen 15 años y cuando se hicieron se pusieron caños que no son sísmicos y Salta es zona sísmica porque tenemos movimientos continuos de tierra. Los acueductos son caños enormes que van enterrados dos metros bajo tierra.

Actualmente queremos hacer cinco pozos nuevos en Capital: en Plaza Güemes, Gurruchaga, 20 de febrero y barrio Ceferino, porque en todos ellos hay problemas de baja presión.

Comentá la nota