Lo que pone en juego cada bloque del Concejo en estas elecciones

Lo que pone en juego cada bloque del Concejo en estas elecciones

El oficialismo es el que mejor panorama tiene porque sólo debe renovar dos de sus siete bancas. La contracara es su principal socio, la UCR: cuatro de sus cinco concejales terminan el mandato este año.

Todavía queda un largo trecho para que se defina el mapa político de la ciudad. Tras la presentación de las listas de precandidatos, los partidos y frentes electorales se preparan para afrontar las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) del 13 de agosto. Y luego, el 22 de octubre, será el turno de las elecciones generales.

Pero ese horizonte electoral no impide mirar más allá. En las elecciones de octubre, el Concejo Deliberante pondrá en juego 12 de sus 24 bancas. De ese cambio en el tablero político local dependerá, en parte, cómo serán los dos últimos años del mandato de Carlos Arroyo. De cara a 2019 no es lo mismo un sendero lleno de obstáculos legislativos que un camino despejado en el que el oficialismo pueda imponer a su antojo los proyectos impulsados por el intendente.

Lo cierto es que la bancada que más le responde, la que integran su partido (Agrupación Atlántica) y el PRO es la que mejor panorama presenta. De sus siete concejales, sólo dos culminan su mandato en diciembre de este año: Javier Alconada, que reemplazó a Arroyo cuando éste asumió la intendencia, y Federico Santalla, quien ingresó para suplantar al fallecido José Cano.

Los cinco ediles que tienen mandato hasta diciembre de 2019 son el presidente del bloque e hijo del intendente, Guillermo Arroyo; el presidente del Concejo, Guillermo Sáenz Saralegui; Patricia Serventich, Patricia Leniz y Juan Aicega, hasta el momento único representante del PRO en la bancada.

Así, el oficialismo vernáculo no necesitará una gran elección para consolidar su presencia en el Concejo. Y si efectivamente tiene una gran performance electoral, podrá lograr una mayoría propia que no dependa del ánimo de sus eventuales aliados.

La contracara es el bloque radical, aliado natural de la Agrupación Atlántica PRO en lo que en el Concejo se conoce como “interbloque Cambiemos”. De sus cinco integrantes, cuatro concluyen su mandato este año y uno lo finaliza en 2019. Los que terminan son la presidenta del bloque, Cristina Coria; Eduardo Abud, Gonzalo Quevedo y Nicolás Maiorano. El que sigue por dos años más es Mario Rodríguez, que junto a Abud forma parte de la línea más crítica al gobierno de Arroyo.

Otro bloque alineado con el oficialismo es Crear. Se trata del espacio político que se conformó a partir de que sus dos integrantes (Lucas Fiorini y Alejandro Carrancio) fueran expulsados del Frente Renovador por votar proyectos del oficialismo. Fiorini termina su período legislativo este año y Carrancio en 2019.

La oposición

Si se toma en cuenta la oposición en su conjunto, cinco concejales terminan en 2017 y cinco en 2019. Pero cada bloque presenta un panorama diferente. Por caso, el del Frente para la Victoria pondrá en juego dos de sus tres bancas, las que ocupan Daniel Rodríguez y Marcos Gutiérrez, y conservará la de Marina Santoro.

El Frente Renovador está en una situación límite: sus dos concejales, Cristian Azcona y el ex Acción Marplatense Héctor Rosso, finalizan este año sus mandatos. En cambio, en Acción Marplatense se presenta un escenario más favorable. De sus cuatro concejales, tres concluirán su período legislativo recién en 2019 y sólo uno, Alejandro Ferro, lo hará en diciembre de este año. Los que continúan son la presidenta del bloque, Claudia Rodríguez; Marcelo Fernández y Santiago Bonifatti, que ha marcado diferencias con el resto del bloque al no aceptar las directivas de quien en los hechos ejerce como jefe del partido, el ex intendente Gustavo Pulti.

También continuará hasta diciembre de 2019 el concejal peronista Balut Tarifa Arenas, que en las últimas elecciones ingresó con el Frente Marplatense (la alianza que mantenía Acción Marplatense con el kirchnerismo) y apenas inició su mandato se separó del partido de Pulti.

Comentá la nota