Los políticos evitaron desfilar en el festival de Jesús María

Los políticos evitaron desfilar en el festival de Jesús María

La 53 edición del Festival de Doma y Folklore de Jesús María esta vez no se convirtió en una vidriera para funcionarios y dirigentes políticos ansiosos de conseguir espacios en los medios.

A diferencia del año pasado, cuando el presidente Mauricio Macri junto con el gobernador Juan Schiaretti estuvieron presentes en la sexta jornada, esta vez ambos mandatarios brillaron por su ausencia.

Aunque el mandatario provincial concurrió en la jornada previa a la apertura, para acercar un subsidio de un millón de pesos (que completó los 2,8 millones que entregó la Provincia) y cortar las cintas de inauguración de algunas mejoras del predio.

Cuando el tradicional evento veraniego ya transcurre el último tramo de esta edición, sólo los ministros nacionales Gustavo Santos (Turismo) y Sergio Bergman (Ambiente) estuvieron en las noches del “color y el coraje”.

Para esta noche está previsto que llegue Sebastián García de Luca, viceministro del Interior. Se trata de un peronista bonaerense, poco conocido en Córdoba, pero con importantes responsabilidades políticas en la administración macrista.

Aunque no está confirmado, es muy probable que el intendente de Córdoba, Ramón Mestre, concurra mañana a Jesús María, luego de participar en un festival veraniego que la Municipalidad de Córdoba organiza en barrio Zumarán.

Hubo dos hechos que influyeron para que los gobernantes, funcionarios y legisladores tengan un bajo perfil en este verano festivalero. Situación que probablemente también se prolongue para el próximo Festival de Cosquín: no es un año electoral y, además, la aprobación de la reforma previsional –en medio de violentas protestas en los alrededores del Congreso nacional– generó que muchos políticos prefieran no mostrarse en público.

Hay que recordar que la polémica reforma aprobada el mes pasado involucró a macristas, radicales y también a peronistas cordobeses que votaron a favor del proyecto del oficialismo.

Gabriel Frizza, diputado nacional de Cambiemos y exintendente de Jesús María, admitió ante este diario que esta edición no tendría la connotación política de otros años.

“El año pasado fue muy agitado por las campañas para las Paso y luego los comicios legislativos y muchos dirigentes se tomaron descanso en enero. Creo que será una edición sin mucha presencia política”, dijo el legislador macrista, un día antes del arranque del festival: su pronóstico se cumplió.

Comentá la nota