Para enfrentar el invierno, Argentina ya comenzó a importar gas desde Chile

Para enfrentar el invierno, Argentina ya comenzó a importar gas desde Chile

Durante cuatro meses, transitarán por el gasoducto Norandino 85 millones de metros cúbicos de gas natural a Argentina para alimentar plantas generadoras de energía

Chile empezó a enviar este martes gas natural hacia Argentina. Este intercambio con Argentina "implica un compromiso basado en la voluntad de proyectar un desarrollo regional equilibrado", dijo el ministro de Energía chileno Máximo Pacheco.

Entre mayo y agosto transitarán por el gasoducto Norandino 85 millones de metros cúbicos de gas natural a Argentina para alimentar plantas generadoras de energía durante el invierno.

Para el director en Chile de la empresa francobelga ENGIE, Pierre Devillers, encargada de la operación, se trata de un "hito histórico muy relevante" para la integración energética con Argentina, en particular, y con la región.

Los envíos se realizarán por los mismos gasoductos por los que a partir de la década de los 90 Argentina comenzó a exportar gas a Chile, que llegó a recibir casi 22 millones de metros cúbicos por día antes de afrontar la paulatina disminución del suministro hasta que la llave se cerró definitivamente en 2006.

El gas que este martes empezó a transitar por el gasoducto de 800 kilómetros entre Antofagasta, el norte de Chile y la localidad de Pichanal, en la provincia argentina de Salta es de origen noruego y fue transportado desde el sur de Francia como Gas Natural Licuado en barco hasta la planta de regasificación de Mejillones, en la costa pacífica del norte de Chile.

Para los envíos a Argentina también se usará el gasoducto GasAndes, que une la localidad argentina de Mendoza y la comuna de San Bernardo, en Santiago.

"TUVIMOS LA OPORTUNIDAD DE COMPRAR GAS A CHILE PORQUE TIENE TAMBIÉN PLANTAS DE REGASIFICACIÓN CON CAPACIDAD OCIOSA Y ESE GAS LO COMPRAMOS A USD 7 EL MILLÓN DE BTU, QUE ES LA UNIDAD DE MEDIDA"

Chile exportará el gas natural desde dos plantas regasificadora de Gas Natural Licuado (GNL) levantadas en Mejillones (norte) y en la bahía de Quinteros, en la costa central del país, y que le permiten al país tener plena autonomía en el suministro, al adquirir el hidrocarburo en los mercados internacionales.

El ministro de Energía de Argentina, Juan José Aranguren explicó que la importación de gas desde Chile a un precio superior al que se paga por el producto traído de Bolivia o por vía marítima obedece a que la capacidad para las alternativas más baratas está cubierta en esta época del año.

"Nuestra obligación es hacerle la vida más fácil a la gente y que haya disponibilidad de producto. Tenemos que tratar de conseguir la mayor cantidad de fuentes de ese producto cuando lo necesitan, especialmente cuando se acerca el invierno, y poder tener gas", argumentó Aranguren, en diálogo con radio Mitre.

"Tuvimos la oportunidad de comprar gas a Chile porque tiene también plantas de regasificación con capacidad ociosa y ese gas lo compramos a USD 7 el millón de BTU, que es la unidad de medida", afirmó Aranguren.

El ministro detalló que a Bolivia se le compra el insumo a USD 3 por millón de BTU, mientras que el gas licuado de petróleo importado por barcos y que se procesa en lasplantas regasificadoras de Escobar y Bahía Blanca, en la provincia de Buenos Aires, cuestaUSD 6,50 el millón de BTU.

Aranguren explicó además que el insumo que viene de Chile sigue siendo más barato que el extraído por combustión de gasoil, que cuesta USD 10,50 el millón de BTU. "Para hacer frente al volumen de gas que necesitamos en el invierno, la condición que tenemos para lograr este producto y este beneficio de USD 46 millones, es a partir de la compra anticipada".

"En invierno, cuando nos falta gas, quemamos gasoil para producir energía eléctrica", dijo. "Si tuviéramos acceso a otra fuente de gas natural podríamos tener mayor disponibilidad para que las zonas residenciales tengan gas natural en sus hogares, o no les cortemos el gas a las industrias o el GNC a los taxistas", agregó.

Aunque esta operación es puntual, Devillers espera que Argentina siga recibiendo gas a través de los gasoductos chilenos por "la simple razón de que tiene un déficit energético importante" derivado de la falta de inversiones de "los últimos 15 años".

Para Chile este operación le ha dado nueva vida a los gasoductos construidos (7 en total) a finales de los años 90 y que habían quedado inutilizados desde 2006 así como a la misma planta de regasificación de Mejillones que operaba al 50% de su capacidad, según Pacheco, el ministro chileno.

"Durante mucho tiempo hemos hablado de integración e interconexión energética, creo que ha llegado el momento de hacerla", dijo el ministro chileno, quien destacó la "complementariedad" de las fuentes energéticas y "beneficios compartidos" para los países.

Comentá la nota