Panorama político platense: Garro consigue un triunfo contundente, y el PJ ingresa a una interna feroz con un piso elevado

Panorama político platense: Garro consigue un triunfo contundente, y el PJ ingresa a una interna feroz con un piso elevado

El intendente de La Plata, Julio Garro, obtuvo un respaldo categórico, aunque no sorpresivo, durante la jornada electoral del domingo, creciendo significativamente con respecto a la elección que lo consagró alcalde, e incluso de las PASO de agosto último. En tanto, Unidad Ciudadana, consiguió una cantidad de votos importante y en el PJ se abre una interna feroz hacia el 2019. 1 País fue la gran víctima de la jornada, aunque logró pisar el Concejo Deliberante por muy pocos votos. 

Los seguidores de esta columna que por lo general se publica los sábados han podido advertir la exactitud de los datos electorales que se publicaron, motivados en fuentes propias de trabajo de campo, y recopilación de sondeos de encuestadoras que proveen de información a sectores políticos locales. 

Se anticiparon varias cuestiones incluso antes de las PASO, como por ejemplo que el intendente Garro iba a contar con un Concejo Deliberante soñado por cualquier alcalde, al acceder a una cantidad de bancas que oscilaba entre las 7 (como finalmente obtuvo) y las 9, como también podría haber logrado de acuerdo a lo que obtenían las otras fuerzas políticas. Se publicó, incluso, que la lista local de Garro estaba cerca de tocar los 50 puntos (obtuvo 48.11 por ciento con el 99.22% de las mesas escrutadas, es decir 201.813 votos para la categoría de concejales).Y la diferencia con Unidad Ciudadana fue amplísima, tal como se preveía también, superior a los 20 puntos (el kirchnerismo logró 27.31 por ciento, o sea 114.580 sufragios).

La duda sostenida hasta último momento era saber si 1 País conseguía ingresar un concejal o se quedaba fuera de todo reparto (las fuerzas políticas necesitan 8.33 por ciento para acceder a la primera banca). Si bien la nómina de ediles de ese frente había logrado algo más de 11 puntos en las PASO, la configuración del mapa electoral desde esa contienda a la fecha fue variando significativamente y los datos no eran alentadores para ese sector.

Finalmente, para la categoría de ediles, 1 País consigue, -según el escrutinio provisorio-, el 8.98%, 37.689 votos cuando faltan apenas 13 mesas ingresar al sistema. De acuerdo a la tendencia que se venía manifestando nada indica que ese porcentaje sufra una modificación demasiado importante.

De todos modos, dado lo ajustadísimo de este último resultado, va a ser trascendental es escrutinio definitivo, que se realizará para nuestra ciudad el próximo miércoles. Allí 1 País deberá defender lo obtenido, e incluso ver si puede recuperar votos para conseguir el segundo escaño, una cuestión que parece bastante difícil.

Si este fuese el resultado definitivo, -como hay grandísimas posibilidades de que ocurra-, sobre los doce ediles la distribución por fuerza ubica a Cambiemos (con 7): Javier Mor Roig, Julieta Quintero, Raúl Abraham, María Ileana Cid, Darío Musto, Elena Lucha y Cesare Francesco Arriaga Leban; Unidad Ciudadana (con 4): Victoria Tolosa Paz, Aníbal Gómez, Ana Castagneto y Cristina Vander  ; y  1 País logra la reelección de Gastón Crespo, del partido GEN.

La primera evaluación sobre el oficialismo

Hace un año exactamente era inimaginable este escenario electoral en La Plata. En ese entonces se observaba a Cambiemos por debajo de los 40 puntos, a lo que ahora se llama Unidad Ciudadana (ex FpV) con alrededor de 30, y 1 País superando los 20. Es indudable que ocurrieron diversos factores para que se modifique tanto el cuadro, interviniendo situaciones nacionales, provinciales, y una “afinación” de la gestión local.

El marco de la economía nacional tranquilizó en parte al electorado, más allá de que nuestra ciudad vio agravada la situación en políticas de empleo en donde la falta de trabajo golpea la puerta de algo más del 10 por ciento de la Población Económicamente Activa (y los problemas de empleo en general afectan a un cuarto de esa PEA), superando en dos o tres puntos mediciones de hace un año, el comercio está afectado por una situación aún recesiva y una descontrolada situación de la venta ilegal, y los sueldos promedios del a administración pública marchan algo por debajo de las variables inflacionarias.

La gran influencia estuvo radicada mediante la intervención de una imagen muy sólida del gobierno provincial para los platenses, en donde alrededor del 75 por ciento la considera positiva, y apenas 22 por ciento la descalifica.

También hay mérito de Garro quien logró conducir políticamente Cambiemos y resolver los conflictos internos que existían, en particular con un sector de la UCR que encabezaban el ex diputado Sergio Panella y  la concejal Florencia Rollié. En este último caso la paupérrima elección que hizo ese espacio en las PASO última los dejó fuera de cualquier posibilidad de incidir en la evolución de la coalición de gobierno local. Pero también el alcalde consiguió en el último año hacer una gestión más activa, con mucha obra pública a la vista y con una explotación interesante de su carisma, hecho que se pudo advertir en el constante “mano a mano” con los vecinos.

Igualmente Garro va a tener que atender la imagen de su gestión porque está algo más de 15 puntos por debajo de la provincial que encabeza Vidal, incluso es levemente inferior a la del presidente Mauricio Macri.

Con más de 20 puntos de diferencia al segundo, parece ilógico advertir sobre posibles tragos amargos para el futuro inmediato, pero la gestión del alcalde debe tratar de mejorar para que aparezca más equilibrada con la provincial y nacional y no tenga sorpresas a futuro.

Un párrafo aparte, y esto se advirtió en el comentario político inmediatamente posterior a las PASO, Garro ganó una pulseada que ningún otro alcalde hizo en el pasado, al mejorar la performance y resultado electoral a pesar de no contar con buena relación con los dos diarios de la ciudad: El Día y Hoy. Incluso, el periódico de la familia Balcedo, propinó a la gestión del alcalde una escandalosa oposición que parece no haber logrado ningún efecto.

Sobre la relación de Garro y los diarios se advierte una versión post moderna yrigoyeneana del mandatario comunal por un lado, y un franco deterioro en el que está cayendo la prensa gráfica en cuanto a su nivel de influencia, aspectos que son para analizar más profundamente.

A pesar de llevarse la mayor parte de la torta publicitaria a lo largo de los presupuestos, es evidente que los dos diarios locales tienen entre sus páginas un rotundo fracaso escrito con una tinta tan sólida que no podrán borrar fácilmente. 

Reelección

Antes de que se cumplan los cien primeros días de gobierno, Julio Garro dijo que le gustaría ser reelecto. Lo hizo un jueves por la noche en el tradicional ciclo “Ciudadanos”, que se emite por el canal (que se ve) “Somos La Plata”, Cablevisión.  

En ese entonces los allegados al mandatario se tomaban la cabeza y, con un nudo en la garganta, decían: “todavía tenemos mil cosas que resolver, con los Bruera todavía fuertes, es muy anticipado decir eso (lo describían  con otras palabras, no tan refinadas)”.

Hoy el alcalde perfectamente puede evaluar la posibilidad de ser reelecto por varias razones: la contundente elección, el mejoramiento de la gestión (aunque le falta mucho por hacer), y la finalización este año de una etapa de obra pública que va a dar pie a otro segundo nivel, mucho más ambicioso.

Pero además Garro tiene como virtud estar caminando solo en el escenario local, dado que no quedaron nada bien parados sus potenciales adversarios. Es más, cuesta encontrar un adversario que se plante con nitidez. 

Por otra parte, si Garro no quisiera ser reelecto (absolutamente de ficción) la fuerza política que lidera es la única en la ciudad que tiene figuras de relevos instaladas (el concejal Fernando Ponce tal vez es el de más peso político, y también aparecen el concejal electo Javier  Mor Roig, la diputada electa Carolina Píparo, los radicales con el diputado Diego Rovella, o también otro sector de los amarillos con el senador Juan Pablo Allan).

Unidad Ciudadana o PJ: piso alto e interna feroz

Más que Unidad Ciudadana, lo que entra en ebullición es el Partido Justicialista. En poco tiempo se debe renovar su cúpula y todo parece indicar que el ex intendente Pablo Bruera, y su hermano, el concejal Gabriel Bruera, seguirán distribuyendo el juego. 

El espacio del ex intendente logró una posición bastante interesante para mantener poder: controla el PJ y además ingresó a la Cámara de Diputados un legislador del “riñón”, como es el psicólogo Guillermo Escudero.

Anoche entre los brueristas había gestos de satisfacción por el resultado.

Entre los ultrakirchneristas hay algunos problemas de fondo. Por un lado la concejal electa Victoria Tolosa Paz, que una hora después del cierre de los comicios se proclamó como “jefa de la oposición”, en una entrevista que le realizara la radio La Redonda.

Esa declaración de Tolosa Paz no es un hecho menor porque muestra la voluntad de la dirigente en convertirse no solo en “jefa de la oposición”, sino que además en futura candidata a intendente.

Hay que ver qué ocurre con la nueva composición del bloque kirchnerista o peronista local, en donde Tolosa Paz buscará presidirlo pero posiblemente tenga pretensiones Gastón Castagneto, ya que cuenta además con el apoyo de su madre, Ana Castagneto, electa en el día de ayer como edil. 

En el contexto de los concejales hay que ver qué deciden hacer los peronistas que jugaron con el ex ministro Florencio Randazzo en el Concejo Deliberante, como son Fabián Lugli, Pedro Borgini y Lorena Riesgo. ¿Terminarán en un bloque único o habrá dos bancadas?.

Todo eso va a repercutir en la complicada agenda del PJ local. También hay que ver otros factores como por ejemplo de qué manera van a actuar el ex intendente Julio Alak, el ex diputado Gonzalo Atanasof, los sectores más históricos nucleados en el Ateneo Eva Perón, el golpeado Movimiento Evita.

Y a todo esto se le puede sumar otro ingrediente como la vuelta al PJ de algunos massistas. Lo que se sabe es que ellos ya pusieron algunos límites: “ni con Bruera ni con La Cámpora”. ¿Será con Atanasof?.

El espacio del progresismo

Si en el recuento definitivo se ratifica la tendencia del provisorio, Gastón Crespo habría logrado su reelección, y de esa manera tendrá varios desafíos importantes como por ejemplo representar en la ciudad una opción más definida de centroizquierda, pero también hay que ver cómo continúa su interacción con el massismo.

En gestión sigue Luciano Sanguinetti como única representación del massismo en el CD, y en ese marco hay que ver qué actitud toma y si va a proseguir un entendimiento de Crespo con el Frente Renovador.

Un apoyo importante que tuvo Crespo fue el del Partido Socialista local, que lidera el ex concejal Emiliano Fernández y que a contramano de la conducción partidaria provincial de su partido no dudó en sostener un apoyo a Margarita Stolbizer. ¿Se profundizará esa relación?. ¿Habrá en la ciudad una opción más visiblemente centroizquierdista?.

Coment� la nota