Si se paga el aguinaldo fraccionado, las clases no se reiniciarían

La protesta de ayer unió a los dos sectores de la CTA.
El gobierno de Daniel Scioli enfrenta desde ayer una amplia movilización de diferentes gremios que rechazan la decisión de su administración de pagar en cuatro cuotas el aguinaldo que les corresponde a mitad de año.

En la primera jornada de paro y marchas, los trabajadores estatales nucleados en ATE, médicos y judiciales se movilizaron en dos frentes, ante la sede de la gobernación en La Plata y en la Capital Federal en donde marcharon desde el Congreso Nacional hasta la Casa de la Provincia.

En este último lugar se montó un escenario en la esquina de avenida Callao y Perón, desde donde el secretario general de Suteba y CTA Buenos Aires, Roberto Baradel, advirtió que “si hoy [por ayer] no tenemos respuesta, el viernes habrá paro general, y si el viernes no está resuelto [el conflicto] le decimos al gobernador que los docentes y los auxiliares escolares no comenzamos el ciclo lectivo después del receso [de las vacaciones de invierno]”.

Baradel también criticó duramente al jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, por haber dicho que la decisión de fraccionar en cuatro el medio aguinaldo se debe a que en octubre iba a haber problemas con los salarios. “Pongan la plata. Los eligieron para gobernar la provincia”, pidió el secretario general de Suteba.

Asimismo, aseguró que “también vamos fuertemente por las asignaciones familiares, porque queremos que las cobren todos los trabajadores, sin distinción, y queremos que se resuelva el Impuesto a las Ganancias y que haya reforma tributaria y paguen los que más tienen”.

En esa línea, Hugo Yasky, titular de la CTA, quien cerró el acto, dijo que “tenían que haber metido la mano en el bolsillo de los que más tienen” y que “el mínimo no imponible se tiene que resolver y el Gobierno nacional tiene que enviar la ley de reforma tributaria”.

“Tienen que pagar los que más tienen. Basta de cortar el hilo por lo más delgado”, remarcó Yasky.

La protesta contra la medida del gobernador bonaerense también convocó a la CTA disidente. Y en la misma línea de su adversario sindical, el secretario general de la CTA opositora, Pablo Micheli, calificó de “impresionante” al paro con movilización realizado en la provincia y advirtió que la central obrera no va a ceder ante los planes de “ajuste” que impulsa el gobierno de Daniel Scioli. Micheli, quien participó de las marchas en La Plata, dejó incluso abierta la posibilidad de que el reclamo de los trabajadores desencadene un paro nacional. Para el líder sindical, “todo esto nos huele mal”, y agregó que “si empezamos así con la provincia de Buenos Aires, vamos a terminar con las demás provincias del país pagando en bonos”.

Por otra parte, hoy pararán los auxiliares de escuelas bonaerenses, entre ellos porteros, cocineros, personal de maestranza y los maestros nucleados en Udocba, alineados con la CGT, mientras que mañana parará la totalidad de los docentes bonaerenses en protesta por esa medida gubernamental, por reclamos previsionales y por el servicio de comedores escolares.

Comentá la nota