Las opciones de Baragiola, los acuerdos de Pulti

Las opciones de Baragiola, los acuerdos de Pulti

¿Qué hará Vilma Baragiola? ¿Qué hará Gustavo Pulti? Las dos preguntas, por ahora, no tienen respuesta. Hay algunos indicios que permiten trazar hipótesis más verosímiles, pero probablemente, hasta el 24 de junio a las 11 de la noche, no haya una respuesta certera a los dos interrogantes.

Todas las encuestas conocidas muestran a Baragiola como la mejor posicionada de cara a las próximas elecciones legislativas. Algunos sostienen que ese posicionamiento se debe más a Cambiemos que a su figura en sí. Otros afirman que Vilma es fuerte en las elecciones de medio término, pero se cae en las Ejecutivas. Más allá de las especulaciones, lo concreto es que la secretaria de Desarrollo Social es la dirigente de Cambiemos que mayor caudal de votos garantiza. Y tanto María Eugenia Vidal como Mauricio Macri necesitan que Mar del Plata tenga una performance destacada.

No demasiadas dudas acerca de la postulación de Baragiola. Tampoco de que será la que encabezará la lista. La pregunta que surge es acompañada por quién. Su postulación se empezó a edificar alrededor de encabezar la lista de Carlos Arroyo. Si bien el intendente no resigna lugares y habla de tener hombres propios, sabe que ningún dirigente de su riñón tiene chances de ganar la elección. Baragiola sí.

A partir de esa definición, comenzaron a trabajarse las demás posibilidades. La primera fue que la línea más dura del radicalismo, encabezada por Mario Rodríguez, Maximiliano Abad, Daniel Katz y Eduardo Abud tendría una lista propia para disputar la Paso, aunque sin ninguno de esos nombres en la lista (los dos primeros tienen mandato vigente hasta 2019 y los otros dos no tienen voluntad de postularse).

Esta idea sigue en pie, pero hay dos nuevas versiones. Una, dice que Baragiola no tiene cerrada la puerta a la lista radical. Más allá de la mala relación que tiene con los dirigentes mencionados, que le ganaron la elección por la conducción partidaria el año pasado, algunos le sugieren que apoyarse en su partido le permitirá despegarse de la mala imagen de la gestión de Arroyo y sostener su sueño de ser intendenta en 2019.

“Te van a usar, no te quiere nadie ahí”, le dicen algunos asesores que prefieren respetar el plan original de ir en una lista con el Pro y el arroyismo. “Ojo, que puede ser más amplia”, arriesgó un hombre cercano a Baragiola.

En las últimas horas, algunas versiones afirman que Baragiola tendió un puente con Maximiliano Abad. Están enfrentados desde 2013, luego de que la actual funcionaria ganara las elecciones legislativas, y desde aquel entonces no recompusieron su relación. Sin embargo, una tregua podría ser beneficiosa para ambos: Baragiola prácticamente desactivaría la oposición interna y Abad no sufriría una derrota electoral como seguro ocurrirá si enfrentan a Vilma en la Paso.

Por ahora, nadie confirma esta posibilidad. Ni lo harán hasta el momento de la definición. Pero si avanza esta propuesta es un hecho que se terminará conformando una lista de unidad, a la que también se sumará Crear, el sector encabezado por Lucas Fiorini, apadrinado por el ministro de Gobierno bonaerense Joaquín De la Torre.

Tampoco se descarta que haya tres listas y que Fiorini encabece una opción por fuera del radicalismo y el arroyismo. Esta posibilidad está sujeta, expresamente, a lo que crea conveniente la gobernadora Vidal.

La otra gran incógnita es qué hará el exintendente Gustavo Pulti. Por lo pronto, Marcelo Artime y Leando Laserna siguen de campaña y la reforzaron en las últimas horas con una pegatina de afiches. A ellos se les sumó el acuerdo con el Socialismo encabezado por el rector de la Universidad Nacional de Mar del Plata Francisco Morea, quien también quiere ser candidato.

Al mismo tiempo, sigue latente la opción de una Paso para enfrentar a la agrupación Nueva Acción encabezada por Santiago Bonifatti y que llevaría como postulante al exfuncionario de la Secretaría de Cultura, Juan Rey. Mientras todo esto se da, todos creen que al final el candidato de Acción Marplatense será Gustavo Pulti. “Con él nunca se sabe”, deslizó un dirigente cercano.

Sin embargo, esa no es la única incógnita. El acuerdo con el Socialismo y otros sectores hace suponer que el acuerdo con el kirchnerismo, al que se unió AM en los últimos años, está lejos. “Vamos a ir con boleta corta”, contó este mismo miércoles un exfuncionario pultista. Sin embargo, otras versiones dicen que el exjefe comunal no se resigna a eso y todavía espera una definición concreta acerca de la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner para buscar un respaldo nacional de cara a las Paso.

De concretarse esa opción (para nada fácil, por cierto) pondrá en aprietos el acuerdo de Pulti con Morea, que siempre se paró en la vereda de enfrente del kirchnerismo.

No es el único que espera la definición de la expresidenta. En el kirchnerismo local todos están a la espera de información real y no versiones del mundillo político. Hasta ahora, hay poco de lo primero. En las últimas horas, los intendentes y dirigentes más duros, prácticamente confirmaron la postulación de Cristina Kirchner y reavivaron el pedido de lista de unidad. Ese mismo planteo bajó a Mar del Plata la diputada nacional Fernanda Raverta, que en las últimas horas deslizó que buscarán replicar ese esquema en la ciudad.

Comentá la nota