La odisea de vivir casi una semana sin agua

La odisea de vivir casi una semana sin agua

Es una sumatoria de eventos ya que en san Vicente las tormentas provocan cortes de energía y por la falta de suministro no se puede bombear el agua del arroyo para potabilizarla.

Los cortes de luz, la lluvia y roturas de caños dejaron a esta ciudad con cortes de agua por varios días. En algunos casos ya son cinco días sin el vital líquido. Desde la cooperativa dicen que son problemas que superan sus posibilidades de evitarlas.

La semana pasada fue crítica para toda la provincia en el marco de la cantidad de precipitaciones. Pero la Capital de la Madera no puede superar los problemas que generó la lluvia. El suministro de agua potable se vio muy afectado y hay zonas que llevan cinco días sin servicio.

Primero fue la tormenta del lunes de la semana pasada que rebalsó el depósito de agua en la toma que tiene la Cooperativa de Agua Potable y otros Servicios Públicos en el arroyo Guiray. 

Luego la caída de postes del tendido eléctrico dejó por varias horas sin electricidad en la misma zona y provocó cortes del suministro de agua. Finalmente cuando todo se iba normalizando, el viernes la lluvia volvió a desbordar el arroyo y no permitió que pudieran bombear agua por varias horas.

Este fin de semana la ciudad estuvo sin agua potable por más de cuarenta y ocho horas. Pero en algunos barrios el corte seguía hasta el lunes a la tarde y según los directivos de la entidad prestataria del servicio, se debía a roturas de caños de la red de distribución.

La situación es lamentable y los usuarios están mostrando su descontento. Los directivos de la cooperativa de agua dicen que la mayoría de los cortes de agua se debe al mal servicio que presta la empresa Emsa.

Sin embargo, no quieren que se difundan para no tener inconvenientes ni con la empresa eléctrica ni con el gobierno de la provincia. Al fin y al cabo la dirección de la entidad responde al intendente y éste al gobierno de la renovación.

Los socios hace tiempo que piden que la cooperativa se equipe con grupos electrógenos para superar los cortes de energía eléctrica y que no se interrumpa el servicio de agua. Pero desde la entidad explican que es una inversión muy alta ya que son tres las unidades autónomas que tienen que instalar y el costo de cada una superaría el millón de pesos.

Para los cortes reiterativos el presidente de la cooperativa, Ricardo Pelech, manifestó que la semana pasada tuvieron dos desbordes en la toma en el arroyo Guiray y la caída de postes de luz; la empresa tardó casi doce horas en localizar las caídas y repararlos. 

Todo eso incide en la prestación del servicio. Además, hay cortes de luz reiterativos que no permiten que se pueda mantener el servicio en forma continua. 

Pelech aseguró que esos son problemas ajenos a la cooperativa. Además hubo rotura de tres caños que los operarios los repararon en forma inmediata y eso afectó a varios barrios.

La problemática parece que no va a poder ser superada fácilmente. El pronóstico dice que va a seguir habiendo durante todo el verano eventos lluviosos como el de la semana pasada y pueden repetirse las inundaciones y desbordes del arroyo Guiray. Además los cortes de energía son más frecuentes ahora que Emsa puso en marcha el nuevo transformador en San Vicente.

Cabe destacar que este diario publicó lo que había padecido la comunidad sanvicentina la semana anterior, San Vicente y su zona de influencia tienen corte de luz en forma reiterada, hasta ocho cortes en un día, y algunos muy prolongados. Según los directivos de la empresa se deben a fenómenos meteorológicos, sobrecarga en las líneas y falta de tensión de la energía.

Coment� la nota