La triple estrategia de María Eugenia Vidal para recuperar votos

La triple estrategia de María Eugenia Vidal para recuperar votos
Política | 08/07/2019

María Eugenia Vidal inició ayer una campaña electoral de alto voltaje para lograr una performance en las PASO que la arrime a revertir la tendencia que marcan todas las encuestas en la provincia y que la tienen corriendo de atrás, según reconocen en la gobernación.

 

 

Atada a la suerte de Mauricio Macri y debiendo traccionar la boleta desde "el medio", la gobernadora es, de todos los candidatos del oficialismo, quien enfrenta el escenario más adverso. Su campaña buscará exhibir contrastes crudos y enérgicos con las gestiones peronistas en la provincia, a las que vinculará, sin rodeos, con la fórmula de Axel Kicillof y Verónica Magario. Dirá que votar al Frente de Todos es "volver al pasado" y a una provincia que "duele".

El equipo de campaña de Vidal explotará los contrastes. Según pudo reconstruir LA NACION, valdrán las referencias directas a Kicillof y Magario, por ejemplo, con la aparición de una pintada con la fórmula opositora en algún tramo de un spot, asociada a los flagelos de la provincia.

Ads by scrollerads.com

"Tenemos que decir que no podemos volver al pasado y demostrar que, aunque haya otras caras, son los mismos que durante el kirchnerismo. Vamos a mostrar la provincia que recibimos y cómo estamos hoy", señalaron en La Plata en la línea de largada hacia la campaña más dura.

Los spots que se difundirán por los espacios cedidos a la Dirección Nacional Electoral tendrán tres etapas: una de presentación de candidatos, otra de propuestas de gestión y una tercera que incluirá un pedido explícito del voto. En los spots iniciales, según señalaron en La Plata, Vidal se mostrará sola, mirando a cámara. En unos días se esperan piezas de la gobernadora junto a Macri.

Vidal necesita desplegar una triple estrategia. Primero, convocar a la mayor participación posible en las PASO. Para la mandataria, las primarias oficiarán de primera vuelta y la baja concurrencia en las urnas siempre complicó a Pro, cuyos votantes son más apáticos que el elector kirchnerista.

La gobernadora también deberá apalancar a Macri en la provincia, el territorio más esquivo para el Presidente. Con la elección unificada, ambos se mostrarán juntos en la provincia, tanto en el conurbano como en el interior, al menos una vez por semana, para empujar a toda la boleta hacia arriba.

Vidal también caminará la provincia con otras figuras del oficialismo, como Elisa Carrió, Miguel Pichetto e incluso el primer candidato a senador por la Capital Federal, Martín Lousteau, un postulante que importará del otro lado de la General Paz.

Por último, Vidal necesitará exaltar su figura de forma unilateral. Como la candidata con mejor imagen, su estrategia electoral quedó atada a los designios de Macri y Marcos Peña. La elección bonaerense no se desdobló y la aventura de las colectoras quedó frustrada cuando Sergio Massa se inclinó por el kirchnerismo. En La Plata hubieran necesitado colgar la boleta de Vidal de candidatos como Roberto Lavagna o José Luis Espert, pero en la Casa Rosada no lo habilitaron, porque son candidatos que disputan electorado con el Presidente.

Un corte de boleta vital

Nadie lo dirá en La Plata, pero Vidal necesitará reeditar, al menos en escasos puntos porcentuales, el fenómeno de corte de boleta. En 2015, el 6,5% de los bonaerenses llevaron la tijera al cuarto oscuro. Por entonces, enfrente estaba parado Aníbal Fernández. En la Casa Rosada deslizan que puede haber intendentes peronistas "pragmáticos", que repartan por debajo de las puertas su boleta en encastre con distintos candidatos a gobernador.

Así las cosas, la campaña de Vidal por la reelección versará sobre los tres ejes que tuvo su gestión: "lucha contra las mafias", "obra pública" e "inclusión", además de la seguridad, un tópico que será clave, especialmente con la candidatura a diputado del ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo.

Vidal se concentrará en 40 municipios que concentran el 82% del padrón. Se espera, en línea con el comando central de Pro, una campaña segmentada por intereses. Los nichos a los que apuntará la gobernadora incluyen, entre otros, los adultos mayores, la juventud, el agro, los extranjeros, empleados públicos y las mujeres. A cada uno la gobernadora le hablará de forma diferenciada.

A nivel territorial, a las reuniones con vecinos desencantados que la gobernadora inauguró dos meses atrás se agregarán actos con la puesta en escena en 360 grados, con un escenario circular en el medio del público. También los candidatos a intendente y los postulantes "sin tierra" se sumarán a la escena.

Además de la campaña en redes -que lleva el sello de Peña-, Vidal hará un raid por los medios tradicionales, con un ojo puesto en el rating y los perfiles de audiencias. Empezó anoche, brindando una entrevista en el programa Periodismo para todos, de Jorge Lanata.