En el sprint final, Macri y Fernández acentúan sus contrastes para desequilibrar la pelea

En el sprint final, Macri y Fernández acentúan sus contrastes para desequilibrar la pelea
Política | 29/07/2019

El Presidente pedirá el voto junto a Vidal y Larreta, con un ojo en la economía y otro en el conurbano; su rival buscará consolidarse, con propuestas concretas y advertencias sobre un nuevo mandato de Pro

 

 

La comparación con el pasado y el contraste entre dos modelos de país frente apropuestas concretas y advertencias sobre lo que implicaría un nuevo mandato para la gestión macrista. Cuando faltan 13 días para las PASO, y ante un escenario de extrema polarización, los equipos de campaña de Mauricio Macri yAlberto Fernández afinan la estrategia para maximizar el mensaje y "convencer" a los que aún no definieron su voto.

La maquinaria electoral que lidera el jefe de Gabinete, Marcos Peña, aún no tomó su velocidad máxima. "Todavía hay mucho para crecer", repiten desde el comando de campaña de Balcarce 412. La novedad para los próximos días -posiblemente desde el miércoles- será que los candidatos saldrán a pedirle el voto a la ciudadanía, algo que repitió el macrismo en cada elección.

No será la única innovación para el sprint final de la campaña. Por primera vez en 16 años, los tres principales referentes del espacio, que hoy son candidatos, compartirán un spot publicitario: Macri, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta harán hincapié en la necesidad de que la gente vaya a votar el 11 de agosto.

"Les dimos un sentido a las PASO. Ahora más que nunca, no se puede volver para atrás", explicó uno de los hombres que se sientan a la mesa chica que coordina la campaña.

En paralelo a la campaña tradicional, que ayer tuvo un día especial, con unas 400 reuniones en todo el país con voluntarios para bajar el mensaje con que intentarán convencer a votantes apáticos, continuará la instalación del mensaje oficial y de los candidatos con la microsegmentación a través de WhastApp, una estrategia novedosa que no tiene antecedentes en el mundo. "Es un diseño propio", aseguraron desde Balcarce 400, sede del búnker macrista.

Como sucedió en los últimos días, Macri y su compañero de fórmula, Miguel Pichetto, se dividirán tareas. Después de su paso por el centro del país -estuvo en Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y San Luis-, el Presidente visitará el norte. En el listado, que se confirmará en las próximas horas, aparecen Salta, Jujuy y Corrientes. Pero sin descuidar su presencia en la provincia de Buenos Aires, siempre de la mano de Vidal.

Pichetto, en tanto, continuará con su gira con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Los próximos días visitarán Entre Ríos, Chubut, Santiago del Estero, Salta, Tierra del Fuego y La Pampa.

A diferencia de otras fuerzas, no habrá un cierre de campaña tradicional. La última semana, Macri volverá a Córdoba y tendrá actividades en la Capital, con Rodríguez Larreta, y en el territorio bonaerense, junto a la gobernadora.

Mientras en la cúpula de la Casa Rosada siguen con atención cada paso que dan los candidatos, también hay un monitoreo constante de las variables económicas, por donde más impacta el mensaje del kirchnerismo. "Tenemos los mejores meses por delante", se entusiasman cerca de Macri.

El objetivo es llegar a la marca que Cambiemos logró en 2017, cuando superó el 41% a nivel nacional. Los números en el centro del país generan buena expectativa, pero aún la diferencia en el conurbano bonaerense es amplia a favor del kirchnerismo. "Es el territorio más difícil y el definitivo", admitieron fuentes oficiales.

Para el oficialismo, la distancia no es decisiva. "Alberto [Fernández] es una catástrofe como candidato. No tienen estrategia ni campaña", aseguraron desde la Casa Rosada. Una de las encuestas que más les llaman la atención señala que para el 80% de la ciudadanía el binomio Alberto Fernández-Cristina Kirchner es un "engaño". La mayoría de la gente, según fuentes oficiales, considera que la persona que lidera el espacio es la expresidenta.

Fernández busca consolidar

La distribución geográfica de la campaña del Frente de Todos tiene que ver con la estrategia que marcó los pasos de Fernández en las últimas semanas. Se busca consolidar al electorado propio y, sobre todo, seducir a los que todavía no decidieron su voto. Por esa razón, el candidato repartirá sus días entre el conurbano bonaerense y la zona centro del país, mientras que su compañera de fórmula reforzará su presencia en el Gran Buenos Aires.

El cierre de campaña será en la ciudad de Rosario, el miércoles 7 o el jueves 8 de agosto. Probablemente, frente al Monumento a la Bandera. Estarán Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa. Será la segunda visita de campaña a Santa Fe.

Decidido a acortar la ventaja que lleva el oficialismo en la región centro, Fernández volverá también a Córdoba, el jueves 1° de agosto, en la que será su segunda visita a la provincia en solo 15 días. En otra gira de 48 horas, arrancará en Río Cuarto y pasará por Marcos Juárez y Bell Ville, entre otras localidades. El distrito es el segundo entre los de mayor cantidad de votantes del país y el lugar donde mayor diferencia sacó Cambiemos en 2015.

Antes de esa gira, el candidato a presidente encabezará hoy un acto en La Matanza, en el que estará acompañado por los integrantes de la fórmula del Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof y Verónica Magario, intendenta del municipio. Mañana, Fernández visitará por primera vez Entre Ríos, otra de las provincias donde Macri se impuso en la primera vuelta de 2015. El miércoles regresará al conurbano, para una actividad en San Martín.

Todavía no está definido si participará el sábado 3 en el acto que marcará el reencuentro entre Cristina Kirchner y Sergio Massa, en Tigre. La expresidenta tiene prevista también una actividad en la tercera sección electoral, pero aún no trascendió en qué municipio.

En cada uno de esos lugares, en los spots que se estrenarán esta semana en radio y TV y en las numerosas entrevistas que tiene en agenda, Fernández pondrá el énfasis en la crisis económica. En el comando de la calle México celebraron la polémica pública que el candidato tuvo con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. "Estamos obligando al Gobierno a discutir de lo que no quiere discutir", dijo uno de los dirigentes que tienen oficina en la sede de operaciones de San Telmo.

Para tratar de convencer a los indecisos, Fernández formulará propuestas concretas y repetirá tres conceptos claves de su mensaje proselitista. El primero: "Macri prometió un cambio y el cambio salió mal. Ahora promete hacer lo mismo, pero más rápido. ¿Se imaginan cuatro años más de esta economía?".

El segundo: "Pidieron más deuda para patear los problemas hasta el día después de la elección. Ahora planean subirte 10 años la edad jubilatoria, que sea más fácil echarte del trabajo, eliminarte el aguinaldo y que las tarifas cuesten el doble".

El tercero: "Nosotros no hacemos promesas irresponsables. Nuestras prioridades son reactivar la economía, defender el trabajo, tarifas que se puedan pagar y sueldos que le ganen a la inflación".