Los gobernadores peronistas mantienen cautela ante el acuerdo al que los convocó Macri

Los gobernadores peronistas mantienen cautela ante el acuerdo al que los convocó Macri
Política | 07/05/2019

Qué dicen los mandatarios provinciales sobre el llamado al diálogo del Gobierno.

Desde el inicio de la gestión de Cambiemos, los gobernadores peronistas se esforzaron por mostrarse como garantes de la gobernabilidad. Muchos de ellos buscaron enterrar la idea de que, cuando no están el en poder, el PJ no deja gobernar. Sin embargo, ante esta convocatoria del gobierno de Mauricio Macri, los jefes provinciales prefieren mantenerse más cautos.  El gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet ganó las PASO semanas atrás con más del 50 por ciento de los votos. Al igual que otros mandatarios, espera una convocatoria formal para contestar. “La oposición no cogobierna”, dicen desde Entre Ríos. “Nosotros somos una oposición dispuesta a darle gobernabilidad como lo hicimos hasta ahora pero hay un gobierno que debe hacerse cargo de la dura situación económica a la cual nos llevaron a los argentinos”, escribió uno de los gobernadores en el chat que comparte con sus pares.    Llamado al diálogo: quiénes aceptan y quiénes rechazan la convocatoria del Gobierno Al igual que Bordet, Juan Manuel Urtubey espera la convocatoria formal para responder. “Cuando lo convoquen irá y dará su punto de vista”, explicaron en el entorno del gobernador de Salta y precandidato presidencial de Alternativa Federal.  Uno de los jefes provinciales que la Casa Rosada aspira a convocar es Juan Schiaretti, de Córdoba. Esperan que después de la elección del domingo puedan tenerlo en la mesa de diálogo, sobre todo, porque en el Gobierno creen que puede arrastrar al acuerdo a otros mandatarios. Sin embargo, desde la provincia responden que por ahora no va a hacer nada que no tenga que ver con la elección provincial. Por lo que mantiene el silencio sobre la carta recibida.  Por su parte, el gobernador Sergio Uñac sostuvo que “San Juan no se va a rehusar al diálogo. No hay una convocatoria formal, es solo una comunicación de los diez puntos”. Y criticó la misiva con los diez puntos: “Carece de la palabra producción. Hacen falta acciones activas para hacer que la minería pueda crecer, que el sector privado tenga medidas concretas. Quiero ser bastante prudente con la situación. Hubiese sido más posible en el comienzo... hubiese sido más importante si se incluían medidas relativas al desarrollo. Tenemos la mejor predisposición, pero hace falta conversar un poco más”.    "Los 10 puntos de Macri sólo intentan aislar a Cristina Kirchner"   Quien se mostró más duro fue el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, quien respondió a la convocatoria por carta. “Entre los valores en los que fuimos formados el respeto al otro y la buena fe son cardinales para enmarcar toda relación que entrañe la búsqueda de dialogo y acuerdos para el bien común. Esos valores, que son de doble vía, nos guiaron en las distintas convocatorias realizadas por su gestión y a las que acudimos en búsqueda de consensos, los que una vez alcanzados, sin embargo, fueron incumplidos y no por acción de las Provincias”, inicia el texto Insfrán. Y dispara: “ No es con palabras ni declaraciones formales y mucho menos eslóganes que se demuestran las verdaderas intenciones, sino con acciones concretas; los hechos que vivimos en la Argentina los últimos 3 años y la crisis a la que hemos sido conducidos son por sí suficientemente elocuentes. Jamás fuimos consultados por las decisiones que ha tomado el Gobierno Nacional para llegar a esta situación. El formidable endeudamiento, el acuerdo con el FMI y las consecuencias que ellos entrañan, embargando las esperanzas de la presente y de futuras generaciones, responden exclusivamente a la voluntad política de quien ejerce la Primera Magistratura”. Y concluye: “Vuestra Carta tiene la limitada intención de justificar lo hecho y reducir a una simple mirada económica una discusión mucho más profunda, porque es, en definitiva el modelo de país el que está en juego; y ello, por lo visto y vivido hasta hoy, está lejos de formar parte de una agenda amplia de dialogo político y social”.  Quien también habló fue el gobernador de La Rioja, Sergio Casas, quien consideró que la convocatoria “llega tarde" y advirtió que "no se tenga como variable de ajuste a los trabajadores, a cada una de las provincias".