La batalla de Macri y Cristina por el corte de boleta en la Provincia

La batalla de Macri y Cristina por el corte de boleta en la Provincia
Política | 08/07/2019

Se recupera la imagen del Presidente, pero todavía no alcanza para ganar la pelea en el territorio bonaerense. Vidal necesita de los votantes de Cristina y Lavagna para su reelección. Opinan encuestadores.

 

Con Alberto Fernández y Cristina Kirchner fortalecidos en la provincia de Buenos Aires y Mauricio Macri y Miguel Pichetto recuperando terreno, pero aún lejos de la fórmula opositora, la posibilidad de que María Eugenia Vidal logre la reelección y su triunfo arrastre a la victoria presidencial parece depender cada vez más del corte de boleta que el oficialismo logre en este distrito. “Sin provincia no hay nación”, admiten en Juntos por el Cambio. El oficialismo y la oposición pelean voto a voto por el control del territorio que representa el 37% del padrón nacional. “El que gane la Provincia genera una probabilidad importante de que su propio candidato a presidente gane la presidencia ante un posible escenario de primera vuelta. Una sola vez en la historia el gobernador de la Provincia y el presidente fueron de signos diferentes, que fue en 1999, y eso institucionalmente terminó mal”, recuerda el consultor Carlos Fara.

¿Cómo asegura hoy Vidal un triunfo en la Provincia contra Axel Kicillof? “Para ganar, va a requerir el corte de boleta. Ese corte de boleta deberá ser estimulado por el propio oficialismo. Juntos por el Cambio va a tener que trabajar la boleta corta favoreciendo una elección de Vidal, y Macri se lo debería permitir entendiendo que allí se resuelve la elección presidencial”, detalla Lucas Romero, de la consultora Synopsis. Y agrega: “No creo que podamos visualizar un escenario de corte de boleta de diez puntos. Estará entre 3% y 6%, lo cual ya le pone un límite a la posibilidad de Vidal pueda diferenciarse de Macri en la Provincia.

En nuestra última medición hay una diferencia mayor a diez puntos de Macri que Vidal logra recortar cuando la gente responde las encuestas, pero que en la realidad no va a poder recortar. La única posibilidad que tiene Vidal de ganar es que Macri saque más votos de los que hoy estamos viendo y complementar con el corte de boleta estimulado por el propio oficialismo provincial”. ¿Podrá la gobernadora bonaerense repetir el histórico 6,5% de corte de boleta que consiguió en 2015? Una encuesta de Query realizada entre el 28 de junio y el 2 de julio entre 1.241 casos en el territorio bonaerense detalla que el 78% de los consultados no cortará boleta, frente a un 10% que aún no sabe pero podría y un 6% que sí lo hará.

Según este sondeo, Vidal consigue el 41,5% de los sufragios contra el 41% de Kicillof. Para la fórmula presidencial, Alberto Fernández obtiene el 45,3% frente al 37%. De acuerdo con estos números, si las elecciones fueran hoy, debería existir un 8,3% de corte de boleta. Oposición: dos caras de una misma moneda Conocer cuánto puede ser el porcentaje de votantes que elijan distintas boletas en los próximos comicios se volvió una de las mayores preocupaciones de las principales fuerzas políticas. “La medición en una encuesta con la pregunta de a quién va a votar no es suficientemente buena para predecir la conducta del electorado si no se hace en las encuestas la operación del voto simulado que es llevarle la simulación de voto para ver en la práctica cuándo el votante corta boleta”, sostiene Fara. “El voto histórico en la Provincia es bajo y es entre dos y tres puntos. Es en donde mejor mide Cristina Kirchner y donde peor mide Mauricio Macri. Cuando se miden en forma separada, Vidal está por encima de Kicillof y si mirás aprobación de gestión, Vidal tiene 20 puntos más que Macri. O Macri sube cinco puntos en la provincia de Buenos Aires o Vidal requiere diez puntos de corte.

En la última elección a gobernador hubo seis puntos de corte de boleta, es decir que si Macri recuperara un poco más de margen de gestión con el mismo corte, le alcanza, si no recuperara, requiere un corte de boleta mayor. De todos modos, hay que ver si Vidal lo consigue porque antes ella era oposición y expectativa. Y ahora es, en muchos casos, desilusión”, explica Mariel Fornoni, de la Consultora Managment & Fit. Axel Kicillof planea beneficiarse del arrastre que le podrá dar la boleta de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. En el Frente de Todos admiten que la pelea en la categoría a gobernador puede perder por dos o tres puntos pero explican que su fórmula presidencial en el territorio bonaerense está por encima de diez puntos de la de Macri. Para que el corte de boleta llegue al nivel de 2015 se tienen que dar distintos factores que se dieron en aquella elección. “Uno es que tuvimos un mal candidato, como lo fue Aníbal, y la gente se negaba a votarlo”, reconocen en el propio búnker de campaña kirchnerista. Otro factor tiene que ver con el “corte estimulado”.

El porcentaje de electorado que corta boleta de manera simultánea y elige un candidato bonaerense de otro color político que el presidencial es muy bajo, por lo que en la última elección a gobernador hubo un “corte estimulado” por muchos intendentes peronistas que repartían la boleta corta, e incluso junto a la de Vidal, para no ser arrastrados en la derrota por Aníbal Fernández. Hoy, salvo algunos intendentes peronistas del interior, ningún jefe distrital dice que Kicillof resta votos. Otro fenómeno que la tercera vía estaba mejor posicionada que ahora y muchos votos de Sergio Massa en la presidencial eligieron a María Eugenia Vidal en la Provincia.

El triunfo o la derrota de Vidal es seguido de cerca no solo por la posibilidad de que el oficialismo pierda el principal bastión que consiguió cuatro años atrás. También se lleva todas las miradas porque la posibilidad de que el ganador  de esta pelea sea de un color político distinto al que gobernará el país es casi nula. “Si la gente piensa que Macri no debería seguir, el 40% del electorado que está en la provincia de Buenos Aires va a definir la elección a favor de Kicillof. Pero si existe una posibildiad de que la mayoría piense que lo mejor es que siga Macri, lo más probable es que elijan a Vidal”, concluye Fara.