La UCR aplaza unos meses la definición sobre la interna en Cambiemos

La UCR aplaza unos meses la definición sobre la interna en Cambiemos
Política | 27/02/2019

Alfredo Cornejo, titular de la UCR, dijo que esperarán hasta abril para definir si irán a la interna con Pro

El radicalismo le dará un par de meses de tregua al Gobierno: en abril o en mayo próximos el partido decidirá si le dará pelea a Pro y al presidente Macri en las elecciones primarias de agosto. La decisión dependerá del curso que adopte la economía y del grado de apertura que muestre el Gobierno hacia sus socios en la estrategia electoral.

El presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, confirmó que el partido "se tomará su tiempo" antes de adoptar una decisión. "Hoy la mayoría de los ciudadanos argentinos tiene un poco de desesperanza sobre la situación económica, y hay que ser muy prudente a la hora de optar por una estrategia o la otra; vamos a tomarnos nuestro tiempo, entre abril y mayo se resolverá", indicó Cornejo durante su visita a Neuquén, adonde viajó para apoyar al candidato de Cambiemos a la gobernación, el radical Horacio "Pechi" Quiroga.

El mandatario mendocino intenta ser cauto: el Gobierno enfrenta una delicada coyuntura económica, por lo que no sería prudente -dice- agravar la situación con chisporroteos que se agiten dentro de la misma coalición oficialista. Sin embargo, en el seno del radicalismo predomina cierto escepticismo sobre la evolución de las variables económicas en el corto plazo. "La inflación, lejos de bajar, va a rozar el 4 por ciento en febrero. Todavía no se ven signos de reactivación y, aunque los hubiese, es difícil que redunden en una mejora en la imagen de Macri", sostienen en el seno del centenario partido.

En este contexto, son cada vez más las voces dentro del radicalismo que reclaman que el partido presente un candidato propio en las primarias de agosto próximo. Ese candidato tiene nombre y apellido, Martín Lousteau, quien ya habría dado el sí; su condición sería que el partido lo apoye "como un equipo y sin fisuras".

En el radicalismo se entusiasman con la posibilidad de competir con un candidato propio. "Macri y Cristina Kirchner reúnen, entre ambos, un 60% de imagen negativa. Hay lugar para un tercer candidato", afirman los más optimistas.

Sin embargo, por ahora no habrá definiciones concretas. El lunes próximo se reunirán en Corrientes los tres gobernadores radicales de Cambiemos, Gustavo Valdéz -que oficiará de anfitrión-, Gerardo Morales (Jujuy) y Cornejo (Mendoza). Discutirán los pasos a seguir y, sobre todo, la convocatoria a la convención nacional de la UCR, la cual está prevista para abril o mayo. En esa instancia partidaria se debatirá la conveniencia o no de que el partido le dé pelea a Macri en las primarias.

También es probable que en esa reunión el jujeño Morales anuncie su decisión de desdoblar las elecciones en su provincia. Seguiría así los pasos de Cornejo en Mendoza. "Si Morales separa la fecha de las elecciones provinciales de la nacional, gana por goleada. En cambio, si juega junto con Macri en octubre, el margen será más estrecho", advierten en el entorno del jujeño.

En el Gobierno ya están advertidos de la decisión de Morales. "Es un tema que ya está acordado con Gerardo", minimizan. En cambio, sí miran con recelo la posibilidad de que el radicalismo desafíe a Macri con un candidato propio en las elecciones primarias. Temen un desgaste de la figura presidencial. En el radicalismo, en cambio, observan que su socio peca de mezquindad.

"En el Gobierno se toman decisiones como si ya hubiesen ganado las elecciones", despotrican. Cuestionan que la gobernadora María Eugenia Vidal haya puesto en duda de que sea un radical el que la acompañe en la fórmula para su reelección en Buenos Aires. También molestó que, de buenas a primeras y sin consulta previa, se haya definido que Christian Ritondo, el actual secretario de Seguridad de Vidal, sea el próximo presidente de la Cámara de Diputados si Macri resulta reelecto.

En el radicalismo hay voces que insisten en que el candidato a vicepresidente de Macri debería ser del partido. Tal vez esa sea la llave para evitar la disputa interna y que Cambiemos lleve una lista de unidad a las primarias.