La fe, ¿moverá montañas?: Mercosur, la nueva religión del gobierno mendocino

Francisco Paco Pérez se reúne en Rio Grande do Sul, Brasil, con el gobernador Tarso Genro y se posiciona como el "gobernador de los gobernadores" de la nueva religión económica que promete un futuro mejor: el Mercosur. Un análisis sobre los motivos que alimentan tanta esperanza.

por Gabriel Conte

Desde tiempos remotos, la humanidad utiliza técnicas mediante las cuales se convence de hablar, a la distancia y en privado, con seres superiores a los que cree conocer. A ellos les reporta conductas y les reclama favores. La persistencia de esa costumbre puede ser un indicativo de dos cosas:

1- que resulte cierto y por lo tanto, funcione.

2- Que resulte incierto todavía y por lo tanto, se siga en la búsqueda.

Nadie podría ser tan taxativo –aun declarándose el más absoluto de los incrédulos- que quienes llevan adelante esa ancestral práctica no disfrutan al ejecutarla. Tampoco podrían negar desde su propia carne que, inclusive, aquellos reciban los beneficios que solicitan con divina puntualidad.

Gobernar la Tierra, en cambio, es bastante más burdo y, a la vez, complejo. Se carece de magia y cada logro hay que demostrarlo de cabo a rabo. Un entretejido de negociaciones es el núcleo de una célula a la que le dan vida las tensiones e intereses diversos, los conflictos, las apariencias, las necesidades y las ofertas existentes.

Aun en el marco de las más absoluta terrenidad, se sigue creyendo que es posible que la fe –como lo dice uno de los libros que guían la vida de los creyentes- mueva montañas.

…..

[gioja barg n]

El ministro Barg dialoga con el gobernador Gioja a su arribo a Mendoza.

El Mercado Común del Sur, más conocido como Mercosur, nació hace tres décadas y si bien muchos descreen aun hoy de su existencia real, también están aquellos que lo dieron por muerto aceptando, entonces, que alguna vez tuvo vida.

Hace unos días fue invocado en Mendoza ante la presencia de las máximas autoridades terrenales. Y se corporizó. En tan solo 48 horas demostró que late: impulsó, expulsó e incorporó. No fue magia; fue vida. (Se sabrá luego si es efímera o no).Y como ocurre siempre en estos casos, adquirió una nueva tanda de creyentes. Algunos, a ciegas. Otros, con reservas, pero acólitos al fin.

Y de entre éstos últimos recogió a un nuevo sumo sacerdote: el gobernador de Mendoza, Francisco Paco Pérez, fue entronizado como presidente pro tempore (la temporalidad es el vínculo entre los deseable y lo palpable) del grupo de gobernadores de toda la geografía en la que su influencia pretende expandirse, el Foro Consultivo de Municipios, Estados Federados, Provincias y Departamentos del Mercosur (FCCR).

…..

El Mercosur es, ahora, una cuestión de fe. Ora como tal, ora como Unasur, ora como lo que resulte de su fusión, es el grupo de países en el que Mendoza comienza a depositar su confianza a la espera de que su influencia ayude a solucionar nuestros problemas.

…..

[Perez mercosur]

Este miércoles, una misión mendocina aterrizará en Rio Grande do Sul, un estado poderoso del sur de Brasil gobernado por el PT y en el que Francisco Pérez, acompañado de un equipo vinculado a los temas económicos, buscará hacer pie en su misión recientemente encomendada, en ocasión de las reuniones paralelas a la Cumbre de Presidentes realizada en Guaymallén.

Así como hace un tiempo el propio mandatario le indicó a MDZ que el desafío de su gestión era “la industrialización del campo”, esta vez propondrá un nuevo hito: la hipervinculación de Mendoza con el Mercosur. Lo hará simplificando la cosa: el Mercosur es, en todo caso, Brasil y poco más que Brasil.

Una vez allí, con el “power” impuesto como “gobernador de los gobernadores” de la región, Pérez mirará hacia los costados y gritará que:

- Es el líder de la región argentina de Cuyo y como tal, abrirá sus brazos para ayudar a San Juan, a San Luis y a la díscola La Rioja que amenaza con armar su propio bloque económico con el NOA argentino.

- Es el vínculo con el gobierno nacional argentino. Tratará de demostrar que, así como el brasileño Tarso Genro es uno de los gobernadores poderosos de Brasil por sus contactos con el PT de Dilma y Lula, él lo es aquí por su cercanía a CFK.

El ministro de Agroindustria, Marcelo Barg, lo acompaña y es, posiblemente, uno de los dos ángeles que se le apoyan en el hombro para hablarle al oído. El otro es el titular de Desarrollo Social, Guillermo Elizalde.

Barg está convencido de que la cumbre realizada en Mendoza ha dejado una oportunidad abierta que el Gobierno no puede desaprovechar: festeja la visita de la secretaria de comercio exterior de Brasil, Tatiana Lacerda y la relación entablada con ella que, asevera, le permitirá llamarla por teléfono cada vez que haya una traba comercial para que la funcionaria de Rousseff responda al estilo “desatanudos”.

No hay convenios firmados, por lo que Barg sostiene su alegría en la fe.

Mientras José Luis Gioja se embandera con la minería y baja su perfil público con la vista puesta en los procesos electorales que todavía no se echan a rodar, pero que se desatarán indefectiblemente a principios del año que viene, y el puntano Claudio Poggi como “cola de león” de la Pampa Húmeda a la que se ha acoplado el San Luis sojero y ganadero, Pérez se entroniza como su solitario (y, entonces, ganancioso) representante ante esa síntesis del Mercosur que se llama Brasil y, específicamente, Conesul, los estados brasileños de Parana, Rio Grande do Sul, Santa Catarina y Mato Grosso.

Barg no cree que La Rioja vaya a defeccionar de su pertenencia cultural al Nuevo Cuyo y comprende sus intenciones de vincularse con el Noroeste para posicionar sus productos. Pero dice estar convencido de que el futuro de Mendoza está en seguir siendo lo que es, pero redefiniendo su matriz productiva. “Potenciar nuestra referencia agroindustrial, pero incorporando tecnología”, repite y se golpea el pecho, creyente de que es esa la salida para una Mendoza deprimida, pero que acaba de tener la alegría de ser el ombligo de Sudamérica por dos días.

En el otro hombro de Pérez está Elizalde. “Somos Bolivia” tuiteó desde la Cumbre Social del Mercosur ante la presencia de Evo Morales.

[Evo Morales en el Polimeni - nota23]

Evo Morales en la Cumbre Social de Las Heras.

- ¿Somos Bolivia?

- Hemos crecido mucho como Mendoza. Evo habla con un fuerte discurso de índole nacional y popular y, a la vez, Mendoza está demostrando que no es tan conservadora como creíamos: aquí se aceptan las nuevas ideas como nadie pensó que podían aceptarse, Aquí está resurgiendo la América morena que permaneció oculta.

Elizalde tiene fe en que “volver a hablar de Latinoamérica nos devolverá la identidad perdida” y se entusiasma al darse cuenta, en medio de la fiesta amerindia, que “lo de la Resolución 125 fue claramente un acto destituyente, y lo superamos”.

Barg, deposita su fe en las posibilidades de que Mendoza le venda al Mercosur todo lo que no tienen y lo pueda hacer sin que paren nuestros camiones en la frontera.

Elizalde, reza porque lo que se imponga, más allá de la mera gestión pasatista, sea una “un proceso de permanente lucha por las ideas que sostenga al modelo”.

…..

[Conesul]

Conesul: la zona del sur brasileño es nuestra "tierra prometida".

No podemos decir que seamos, exactamente, “fieles” de quien gobierna. Pero miramos con cariño cualquier posibilidad de que acierte en sus objetivos, porque eso será una verdadera bendición para todos los mendocinos.

Pero también, atentos a los desatinos y a las “pifias”, porque retrasan nuestro avance una vez más.

Por eso, al final de cuentas, todos rezamos porque, en medio de tanta incertidumbre sobre el destino económico de Mendoza, se haga la luz.

Comentá la nota