Miguel Isa: “Salta tiene que estar entre las grandes ciudades del mundo”

Miguel Isa: “Salta tiene que estar entre las grandes ciudades del mundo”
“Salta tiene que estar entre las ciudades más importantes y conocidas del mundo”. Sin dar tiempo a la pregunta, Miguel Isa define su objetivo direccional como intendente de la capital de Salta.
No es una mera ocurrencia: el proyecto turístico inaugurado casi con la democracia de 1983, hoy se traduce en una clara identificación de la ciudad por parte de los turistas que vienen del primer mundo. Al cumplir el primer año de su tercer mandato, Isa asegura que no piensa -por ahora- en ser gobernador de Salta y, ante la pregunta sobre una eventual candidatura a senador nacional -que imaginan algunos miembros del oficialismo provincial - contesta con una sonrisa: “Ser senador nacional es un gran honor y la culminación de una carrera política, pero mi prioridad es terminar bien mi mandato”.

“Peronista y optimista”

Isa gobierna la ciudad capital desde 2003, cuando fue elegido por primera vez, aunque ya había ejercido un breve interinato en 2001. Fue reelecto en 2007 y 2011. Nacido en Colonia Santa Rosa hace 52 años, reconoce, con afecto, la influencia que en su formación política tuvieron Roberto Romero y su hermano Daniel Isa. Simpatizante de River y fanático de Juventud Antoniana -club del que fue presidente-, sueña con que Salta tenga un equipo en el torneo de primera A: “Juventud, Gimnasia o Central, cualquiera, pero en ese orden”, dijo, y sobre la realidad actual del santo piensa que “el campeonato más importante que tenemos que ganar es el institucional, el de poner orden al club”. También explica su filosofía de vida: “Optimista, peronista y cultor de la sabiduría árabe”. “Nunca decido nada estando enojado; en política, ese es un error irreparable”, recomienda.

-¿Cómo imagina la Salta del 2030?

-Como un gran centro cultural de Latinoamérica. Creo que poco a poco los grandes Estados nacionales van dejando su lugar a las ciudades emblemáticas, como Barcelona, Madrid, Berlín, a las que se reconoce sin necesidad de explicar demasiado de qué se trata. Eso quiero para Salta.

¿Un objetivo o una quimera?

Una aspiración. Salta tiene muchas condiciones favorables para proponerse esas metas, para ser puesta como marca.

Hay condiciones naturales, pero tenemos varios problemas serios.

Sin duda. Pero hay que ver los problemas y resolverlos. Nosotros celebramos con el Banco Interamericano de Desarrollo y con la Municipalidad de Mar del Plata un acuerdo para el desarrollo de ciudades emergentes y sustentables. Trabajamos sobre 54 indicadores que evalúan la realidad urbana y permiten desarrollar un proyecto, financiarlo y evaluarlo.

¿Lo va a financiar el BID?

- Y... no creo que nos vayan a dar toda la plata que hace falta, pero vamos a empezar.

¿Cuáles son las cuentas pendientes más importantes?

El semáforo en rojo está en las obras hídricas. Lo primero que hay que evitar es que nos inundemos. Vamos avanzando y hay menos inundaciones y menos evacuados, pero queda mucho por hacer. Yo confío en que no tengamos catástrofes, aunque nadie puede gobernar el clima. A mal tiempo... pongo la cara.

Usted nació en el norte salteño. ¿Cómo ve a la provincia en su conjunto?

Nuestro potencial está en la salida al Pacífico. Si analizamos nuestra posición estratégica y pensamos como región y no como una isla, tenemos un mercado de 70 millones de personas y podemos dar un giro que nos permita canalizar el enorme potencial que tenemos. Sinceramente, no hay razón alguna para que en Salta ni en el país quede ningún excluido.

El empleo genuino es un tema central...

Salta se conformó, históricamente, sin incorporar actividad industrial. Hoy, la mayor fortaleza de nuestra ciudad está en el comercio como generador de trabajo. A nivel provincial, la ganadería y la agroindustria tienen que ser los grandes objetivos.

Hoy se vive una fuerte polaridad entre el campo y la ciudad. En el país. Las ciudades crecen muy rápido y el campo se despuebla...

Es imprescindible aumentar la inversión en el campo para que la gente no se vea obligada a mudarse a asentamientos en las ciudades. Es fundamental hacer infraestructura para el desarrollo.

¿No le parece que el gran impulso para la infraestructura turística se frenó en los últimos tiempos?

No. No creo. Hoy tenemos tres hoteles de cinco estrellas...

Pero eso es de otra época...

Sí, pero se han inaugurado otros hoteles, de menos estrellas. El turismo sigue siendo estratégico. La mitad de los turistas que llegan provienen del extranjero. Nosotros, en la Escuela de Artes y Oficios municipal estamos capacitando para trabajar en turismo.

Pobreza e inclusión

“La inclusión social es imposible si no se brinda un punto de apoyo a la gente. Muchas veces las malas reacciones vienen de la incomprensión”, opina el intendente. “Sin una buena nutrición en los primeros años de vida, los problemas se van a sentir. El doctor Albino -el asesor que trajo a Salta el proyecto de voluntariado- nos decía que lo prioritario es la nutrición y después la educación. Con alimentación y educación, y agua, luz y vivienda, en poco tiempo nos convertimos en potencia”.

Isa pone de relieve los planes educativos destinados a los sectores menos favorecidos, la alfabetización en el Yo sí puedo, la casa pyme, la bolsa de trabajo como factores de inclusión genuina. “Yo soy peronista”, dice riendo. “El proyecto para la playa de transferencia de cargas, que se licitará en pocas semanas en las inmediaciones del peaje de Aunor, también deja abierta la posibilidad de un polo de desarrollo de pymes”.

¿Hay obras en lista de espera?

Este año hemos priorizado el equilibrio fiscal. Hay obras demoradas, como el canal de Los Manzanos, el parque San Martín o la pavimentación, que estamos con un déficit de 120 cuadras para este año. Con ayuda de la Provincia estamos comprando una máquina pavimentadora y equipamiento moderno para poder avanzar más...

¿Cuáles son los barrios donde está puesta la prioridad para la pavimentación?

Los barrios emblemáticos son los que están esperando desde hace tiempo, como Los Sauces, Asunción, Limache, Boulogne Sur Mer, Independencia, Miguel Ortiz, Mosconi... Son barrios históricos, al igual que San Antonio, Primavera, Villa Mitre, que ya pavimentamos. La zona sudeste de la ciudad viene teniendo un desarrollo extraordinario. Solidaridad, Primera Junta, por ejemplo, que han tenido un desarrollo en materia de cordón cuneta, pavimento... Salta está entre las ciudades que más creció exponencialmente en población e infraestructura.

Más del 20 por ciento de los habitantes de Salta, Tartagal y Orán viven en asentamientos...

Es una realidad social que tiene que ver con el crecimiento poblacional, y exige seguir desarrollando infraestructura. Salta no va a dejar de crecer.

Una de las premisas de este año fue el tránsito....

El plan de ordenamiento del tránsito es un desafío de todas las ciudades y nosotros tenemos que ser modelo. Hace falta un quiebre cultural y terminar con esto de parar en media calle, no ponernos el cinturón de seguridad o hablar por teléfono mientras manejamos.

El 2012 deja un saldo trágico en accidentes

En las rutas, sí, pero en la ciudad capital el número de siniestros bajó el 25 por ciento. La gente anda más despacio, está a la vista.

¿Van a aplicar o no las telemultas?

La intención es salvar vidas. Hubo condonaciones a quienes demuestran voluntad de cumplir la norma. Al que se ríe de las normas le vamos a aplicar el peso de la ordenanza, porque no tenemos aspiración recaudatoria sino que buscamos cuidar las vidas.

Isa minimiza las peleas

Para Miguel Isa, el año 2012 acarreó algunos problemas de convivencia política. Los roces con el presidente de la Cámara de Diputados, Manuel Santiago Godoy, fueron evidentes, y atribuibles a la disputa por el distrito capital. Fue el legislador uno de los grandes impulsores de la candidatura a senador, que Isa rechaza. El intendente minimiza las peleas. “Godoy es un amigo”, asegura. Más adelante, dirá que “nunca hay que hacer política enojados”. De todos modos, descarta ser candidato a senador. “Solamente pienso en terminar bien mi gestión en 2015”.

Tampoco reconoce preocupación por el proyecto de expropiación de los terrenos de Pereyra Rosas, impulsado por Godoy en un sitio donde Isa desarrolló un plan urbanístico. “Se haga lo que se haga, van a tener que cumplir la normativa municipal”, advierte. “Allí hay que dar vivienda a sesenta mil personas. Todo lo que se haga nuevo debe estar planificado”.

Tampoco es preciso cuando se le pregunta si aspira a ser gobernador. “Yo estoy en el proyecto de Urtubey y en el proyecto de Cristina”, explica.

Isa reconoce que experimenta, al igual que los otros intendentes, enorme respaldo del Gobierno nacional, que le brinda financiamiento permanente para obras comunales. Y admite que el poder va cambiando de lugar.

“Yo soy hombre del Partido Justicialista y actúo dentro del partido. Tengo muy claro donde voy y respeto a los que actúan de otra manera, pero mi proyecto está dentro de Salta y no me desvela otra cosa que dejar el municipio bien organizado”.

“Saco la competencia electoral de mi función de gobierno”, enfatiza el intendente. “Ni siquiera pienso en la gobernación”, dice, a pesar de que mucha gente sospecha lo contrario. “Yo digo lo que siento”, replica.

Este año, en dos oportunidades, vehículos municipales se vieron inmiscuidos en casos de tráfico de drogas. “No hubo complot ni cama ni nada parecido”, dice, convencido. “El problema de las adicciones es real, existe, convivimos con él. Yo tengo una población de 4.500 personas dentro de la administración municipal y no puedo controlar sus vidas y sus intimidades. Hay muchos jóvenes exadictos y expresidiarios que tratamos de recuperar. Algunos pueden reincidir. Para estas cosas está la Justicia. A mí pueden investigarme todo lo que quieran, porque sé lo que hago y lo que quiero”.

“Yo tengo un plan para la ciudad. Hemos traído al urbanista Jorge Jáuregui para abordar con solidez el programa de inclusión. Porque, no nos engañemos, lo que en Brasil son favelas, acá son nuestra villas. La inclusión pasa por el empleo y el empleo requiere capacitación.

Los planes de alfabetización, las escuelas de artes y oficios y los eventos deportivos forman parte del plan de inclusión que el intendente reivindica como patrimonio político. “Eso es lo nuestro y no entramos en peleas menores”, enfatiza.

“Zottos es peronista”

¿Cómo evalúa la presencia de Juan Carlos Romero en el escenario?

Estamos en proyectos distintos. Yo coincido con Cristina y con Urtubey y Juan Carlos no coincide con ellos. Estamos en veredas diferentes. Me parece bien que se presente; es una alternativa que ofrece un hombre democrático.

¿Está de acuerdo con una nueva reelección de Cristina?

La posibilidad me parece muy buena, porque yo soy kirchnerista. Además, soy el menos indicado para hablar, porque me eligieron tres veces...Yo creo, de todos modos, que es una decisión personal de ella.

Pero hace falta una reforma constitucional...

Los que estamos con ella queremos que siga y vamos a hacer lo posible. Me parece, sinceramente, que va a haber que rogarle mucho...

Cuesta generar relevos ...

Los relevos se dan, siempre.

Pero hay muchas personas con aspiraciones a la Casa Rosada y otras con sueños

Depende de la vocación, el compromiso y la claridad de objetivos.

Salta tenía tres partidos...

Tenía dos, el PJ y la UCR. El PRS que venía de la dictadura y buscaba espacio.

Ahora solo hay peronistas...

Es que los demás no han sabido mantener sus ideas y sus objetivos. Por eso se suman a otros partidos. El que se suma al peronismo es peronista.

¿Andrés Zottos también?

Por supuesto, si hasta canta la marcha.

Coment� la nota