Al menos 40 muertos en atentados con bombas en mercados repletos en Irak

Recrudecen los ataques tras el retiro de las tropas estadounidense

Una serie de atentados con bombas dejaron un saldo de lo menos 40 personas en Irak. Un alto funcionario de los servicios de espionaje insinuó que algunos guardias habrían aceptado sobornos para permitir que se burlaran las medidas de seguridad alrededor de los peregrinos chiíes. Más de 275 personas han muerto en ataques en las últimas semanas, el período más cruento después del retiro estadounidense de fines del año pasado.

Seis ciudades y poblaciones fueron blanco de los ataques de ayer. El peor ocurrió en Diwaniya, 130 kilómetros al sur de Bagdad, cuando un camión con explosivos ocultos entre vegetales estalló en un mercado atestado. Las autoridades dijeron que 26 personas murieron y unas 75 resultaron heridas. Uno de los vendedores en el mercado, Salah Abbas, de 41 años, describió la escena de caos luego de la explosión. “Había muchos cadáveres calcinados en el piso”, dijo Abbas, que corrió a ayudar a los colegas heridos antes de la llegada de las ambulancias.

“La gente gritaba y lloraba. Llegaban algunos para auxiliar mientras otros salían corriendo”, agregó. “Después circularon rumores de más vehículos con explosivos y se desató el pánico.”

El funcionario de la inteligencia militar, que habló bajo condición de no ser identificado, afirmó que hubo al menos dos vacíos de seguridad que de alguna manera permitieron el ataque en el mercado, posiblemente mediante el pago de sobornos.

Un vigilante en un retén de Diwaniya no registró adecuadamente el camión con el argumento de que no podía resistir el hedor de vegetales y frutas en descomposición. Luego, otro vigilante permitió que el mismo vehículo ingresara al mercado en vez de ordenar que fuera descargado fuera, como estipulan las normas de seguridad, agregó el funcionario.

Los ataques ocurrieron mientras cientos de miles de peregrinos de la comunidad chií se dirigen a la ciudad de Karbala para ceremonias religiosas que deben culminar el viernes. Los peregrinajes chiíes son un blanco predilecto de los insurgentes suníes vinculados con Al Qaeda.

Diwaniya, a unos 40 kilómetros de Karbala, también fue blanco de la explosión de dos bombas ocultas en automóviles estacionados frente a un mercado que dejaron cinco muertos y 30 heridos. Jubair al-Jabouri, director del consejo provincial de Qadisiya, atribuyó los ataques a Al Qaeda.

“El terrorismo no tiene religión”, afirmó. “Los terroristas atacaron hoy a los inocentes en Karbala y Diwaniya.”

Comentá la nota