Massa mueve fichas para no ceder poder en su distrito

Massa mueve fichas para no ceder poder en su distrito

El pago chico preocupa y, por eso, Sergio Massa y el intendente de Tigre, Julio Zamora, decidieron digerir la derrota que sufrieron en el distrito en octubre con una estrategia de cambios que incluye pelear el control de un esquivo Concejo Deliberante en el que quedaron rezagados, misión para la cual Malena Galmarini, esposa de Massa, se calzará el traje de concejala y ocupará su banca legislativa local ganada en 2015.

Galmarini dejará su puesto como secretaria de Política Sanitaria y Desarrollo Humano municipal y asumirá la banca en el Concejo Deliberante que ganó en 2015, donde actualmente está de licencia.

Lo mismo harán otros cuatro integrantes del gobierno municipal tigrense, que jurarán como ediles. Según señalan cerca del diputado nacional, necesitan presencia de "las mejores espadas" en el distrito, porque "el Concejo va a tener mucho kirchnerismo y mucho Cambiemos". 1 País perdió en Tigre, donde Cambiemos le ganó a nivel municipal por más de seis puntos (también triunfó en el resto de las categorías). La caída dejó al massismo con diez concejales, que pelearán con siete de Cambiemos y siete kirchneristas.

Sin mayoría, Massa y Zamora decidieron, según pudo saber la nacion, que Galmarini, Gisela Zamora (esposa del intendente), Daniel Gambino, José María Paesani y Luis Samyn Ducó, que eran secretarios o directores pero fueron elegidos como concejales, asuman ese rol para dar batalla por la gestión del municipio que fue bastión de Massa.

Comentá la nota