Masivo paro de estatales contra Scioli

Rechazan el aguinaldo en cuotas y analizan nuevas protestas
Por Valeria Musse |

LA PLATA.- El de ayer fue un día muy difícil para el gobernador Daniel Scioli: tuvo que afrontar una masiva huelga y una marcha de varios gremios de empleados públicos que protestan contra el desdoblamiento del aguinaldo, anunciado después de que la Casa Rosada recortó las partidas que le envía a la provincia.

"¡No queremos ser rehenes de la pelea entre la Nación y Scioli!", fue una de las frases que más repitieron los trabajadores durante la manifestación frente a la sede del Ejecutivo provincial, en esta ciudad. Si no hay marcha atrás con el pago fraccionado del aguinaldo, advirtieron, la próxima semana podrían realizar nuevos paros y no descartaron que se convoque a una marcha a la Plaza de Mayo. Más aún: los docentes bonaerenses podrían no reanudar las clases después de las vacaciones de invierno.

En este complejo contexto, Scioli anunció nuevas medidas de ajuste de gastos, que se suman a las que había anticipado el martes, cuando sus ministros explicaron que habría una drástica reducción de las obras públicas.

Ahora, se adoptó la decisión de reducir "al mínimo de la ejecución de la partida presupuestaria de publicidad", una "restricción de las comunicaciones fijas y móviles" y un recorte en el uso del papel, por lo que se avanzará con la "implementación de la firma digital y la ejecución de soluciones tecnológicas".

También "una reducción de subsidios a la educación privada -manteniendo el subsidio al cargo titular docente y anulando el suplente-, la agilización de las jubilaciones solicitadas y la modificación del proceso de altas de locación de obra para el personal".

Además, contempla "el recupero por atención de pacientes en el Sistema Público de Salud que ya cuentan con cobertura de obra social; la reducción de los costos logísticos de distribución del Plan Más Vida y el recupero y restricción de la flota automotor y aeronáutica".

El Senado y la Cámara de Diputados provinciales se sumaron a las restricciones y dispusieron el pago en cuotas del aguinaldo de sus empleados y que los legisladores directamente no lo cobren.

El paro y la marcha de los trabajadores tuvo, según los gremios, "una alta adhesión" en los sindicatos Asociación Trabajadores del Estado (ATE), la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) y la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (Cicop).

Los trabajadores de ATE coincidieron en el paro, pero se movilizaron divididos: por un lado los alineados con la CTA opositora, que conduce Pablo Micheli, y por el otro los identificados con el sector liderado por el oficialista Hugo Yasky.

Scioli siguió de cerca el conflicto pero no hizo declaraciones públicas. Sólo encabezó un operativo de seguridad en Quilmes y estuvo en Moreno.

En sus discursos frente a la Casa de Gobierno, los dirigentes estatales hicieron hincapié en que el desdoblamiento del medio aguinaldo se debió "a la ineficiencia de Scioli para administrar" y su cada vez más tensa relación con Cristina Kirchner.

En diálogo con LA NACION, el secretario general de ATE seccional Buenos Aires, Oscar de Isasi, ratificó el rechazo a la fragmentación del medio aguinaldo y explicó que la medida "es consecuencia de una mala decisión de Scioli, que para el presupuesto de este año redujo el dinero destinado a políticas sociales, entre otros puntos, para abonar deuda pública".

En el mismo sentido se expresó Pablo Micheli, secretario adjunto de la CTA disidente. En el día de su cumpleaños, el dirigente tomó el micrófono en el improvisado escenario y no dudó en ironizar. "No traigo el camión con los aguinaldos. Vamos a tener que luchar mucho por lo que nos corresponde", dijo ante una muchedumbre (los organizadores calcularon 25.000 asistentes; la policía, alrededor de 4000). Micheli agregó: "Plata hay, el problema es que se la llevaron a otro lado para pagar la deuda externa".

Los empleados públicos recibieron la "mala noticia" el viernes último. Días antes, hace poco más de una semana, Scioli confiaba en que el Poder Ejecutivo nacional aliviaría la agobiante situación financiera de la provincia. Entonces, no se imaginaba que la ansiada asistencia para abonar los salarios y el medio aguinaldo de los empleados estatales llegaría tan desinflada.

El giro financiero emitido por la Casa Rosada, de $ 1000 millones, no era suficiente para abonar sueldos y la totalidad del medio aguinaldo de los trabajadores públicos. La provincia esperaba que le remitieran $ 2800 millones. Por eso, el Ministerio de Economía decidió pagar el medio aguinaldo en cuatro cuotas, a liquidarse entre julio y octubre.

Hugo Amor, titular de la Cicop, fue contundente al alertar sobre las consecuencias que puede generar esta medida oficial en el mediano plazo. "Se puede desatar una crisis social muy importante en la provincia", dijo.

No sólo Scioli y la Presidenta fueron objeto de críticas de parte de los gremialistas. "Cuando Mariotto quedó a cargo de la provincia dijo que estaban garantizados los sueldos y los aguinaldos", cuestionó un empleado estatal del astillero Río Santiago.

El conflicto

Los gremios: ayer participaron la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) y la Asociación Sindical de Profesionales de le Salud de le Provincia de Buenos Aires (Cicop).

Impacto: la medida de fuerza se sintió en el Poder Judicial, en los 77 hospitales públicos y en algunas escuelas.

Continúa la protesta: hoy habrá paro de la minoritaria Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires (Udocba). El viernes se plegarán a un paro de 24 horas los trece sindicatos de la Federación de Gremios Estatales y Particulares de la provincia de Buenos Aires (Fegeppba), la Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) y las cinco entidades que integran el Frente Gremial Docente (FGD).

El reclamo: todos los gremios estatales rechazan el desdoblamiento del pago del aguinaldo que anunció Scioli tras el recorte de partidas que dispuso la Nación.

La amenaza: los gremios anticiparon ayer que, si el gobierno provincial no deja sin efecto la medida, la próxima semana harán nuevos paros y hasta evaluarán una marcha hasta la Plaza de Mayo.

Moyano apoyó a los estatales

El líder de la CGT, Hugo Moyano, firmó ayer un comunicado de apoyo al paro de estatales bonaerenses, en el que cargó las culpas en el gobierno nacional y usó argumentos de Daniel Scioli. Pidió "dar una respuesta al reclamo de quienes sacan adelante la provincia que genera el 36% del PBI del país"..

Comentá la nota