Marcado descenso de casos de Chagas en Córdoba

Marcado descenso de casos de Chagas en Córdoba

En menores de 15 años sólo el 1.1% de la población estudiada en zonas endémicas presenta la enfermedad. En menores de 5 en 2013 la prevalencia es cero por ciento. Desde el 2005 no se presentan casos agudos por transmisión vectorial en la provincia. El mayor índice se encuentra en mujeres embarazadas. Se estima que en Argentina hay 1.600.000 personas infectadas.

Con motivo de recordarse hoy el Día de Lucha contra el Chagas, el Ministerio de Salud a través del programa provincial, difundió el último informe de situación de la enfermedad en Córdoba. 

Allí se detalla que desde el año 2005, no se presentan casos de Chagas agudo por transmisión vectorial en la provincia.

El informe detalla además que “en el período 2004-2013 accedieron al diagnóstico de infección por tripanosoma cruzi, ya sea por estudios poblacionales o a demanda, 40.764 personas, de ellas 30.897 fueron menores de 15 años”.

La prevalencia de infección, detectada a través de estudios poblacionales, ha disminuido desde el 2004 a la fecha manteniéndose durante todo el período menor al 3% tanto en menores de 15 como en menores de 5 años, mostrando una tendencia en franco descenso en los dos grupos de edad. 

Este índice pasó desde el 2004 al 2013 de 2.23% a 1,1% en menores de 15 años, en el último período, pasó de 1,49% al 1.1% ya mencionado.

En tanto, en el grupo de menores de cinco años, la prevalencia pasó del 2,83% en el 2004 al 0% en el 2013. 

En el departamento Pocho desde el 2004 al 2013 se estudiaron un total de 1.248 personas. En Chancaní se realizaron estudios poblacionales en los años 2004, 2005, 2006 y 2010, estudiándose un total de 420 personas de las cuales una sola persona de 35 años resultó reactiva.

Un punto clave en el control de esta enfermedad es la eliminación de la transmisión vertical. 

Por eso uno de los eslabones fundamentales del Programa “es la detección de la infección por tripanozoma cruzi en las mujeres embarazadas y el seguimiento de los recién nacidos, hijos de madres chagásicas, hasta el año de vida, a fin de detectar si hay infección y, en tal caso, realizar el tratamiento específico que a esa edad es altamente efectivo”, señala el informe.

En este sentido, el escrito señala que “la seroprevalencia de infección por tripanosoma cruzi en embarazadas en la Provincia para el período 2008-2013 fue de 4,07 %. Todos los recién nacidos hijos de madre infectada deben ser estudiados para eventualmente ser tratados”.

La prevalencia de infección en embarazadas pasó del 4.27% en el 2008 al 3.67% en el 2013.

Se estima que en Argentina hay 1.600.000 personas infectadas.

Nuevas pautas para atención de pacientes

El «Día Nacional por una Argentina sin Chagas» se recuerda hoy con la novedad de la reciente aprobación del Ministerio de Salud de la Nación de las nuevas Pautas para la Atención al Paciente Infectado con Trypanosoma Cruzi, parásito que causa la enfermedad.

Desde la cartera sanitaria informaron además un incremento de la demanda del 173% del diagnóstico y del tratamiento por parte de la población. Las nuevas guías cuentan con actualizaciones basadas en estudios y evidencia científica que encontraron beneficios en la ampliación de los grupos que toman el medicamento.

En relación a las nuevas guías de tratamiento aprobadas por la cartera sanitaria nacional, Cynthia Spillmann, coordinadora del Programa Nacional de Chagas, sostuvo que «las pautas anteriores indicaban que el tratamiento podían recibirlo los menores hasta los 15 años de edad y ahora es hasta los 19. Además, se agregó una fuerte recomendación para que la medicación también sea administrada a los pacientes crónicos adultos que tengan entre 19 y 50 años que no presentan síntomas o con cardiopatía incipiente».

Medidas de prevención 

• Mantener ordenado y limpio el interior de la vivienda. 

• Revisar frecuentemente las viviendas y sus alrededores. Las vinchucas dejan manchas negras u oscuras de materia fecal en las paredes.

• Revisar periódicamente los elásticos de las camas y los catres.

• Limpiar detrás de muebles y objetos colgados de las paredes.

• Evitar amontonar cosas (cajas, ropas, papeles, bolsas, alimentos, etcétera) y, de no ser posible, moverlas y revisarlas frecuentemente.

• No permitir que los animales (perros, gatos, gallinas, etcétera) entren en la casa y, en  especial, que no duerman allí durante la noche.

• Tapar las grietas y los agujeros de las paredes y techos.

• Construir los corrales con alambre o palo a pique, y no con enramada o piedra. 

• Instalar los gallineros, corrales y palomares lo más lejos posible de la vivienda, y construirlos de manera tal que no haya elementos amontonados (ladrillos, bolsas, etcétera) donde puedan anidar las vinchucas.

Comentá la nota