Lorenzetti pide que los jueces también paguen

Ricardo Lorenzetti.

En línea con el sostenido reclamo del Gobierno, el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, reiteró que está a favor de que los jueces paguen el Impuesto a las Ganancias. Sin embargo, el magistrado también consideró atendible la visión de colegas que se preguntan por qué “siguen” exentos otros sectores “económicamente muchísimo” más significativos que el judicial.

El titular del Máximo Tribunal sostuvo ayer que había que pagar el tributo pero al mismo tiempo se hizo eco de las inquietudes de muchos de sus pares que se resisten al pago: “¿Por qué se quieren sacar (las exenciones) de los jueces y no se sacan otras de la actividad económica que son muchísimo más relevantes?”, se preguntó. Según el proyecto de presupuesto 2012 las exenciones impositivas alcanzarán este año a cerca de $50 mil millones, de los que unos $350 millones (el 0,7% del total y el 4 que equivale a las exenciones a Ganancias) corresponden a los jueces.

En declaraciones a radio La Red, Lorenzetti se metió de lleno en el debate por el pago del impuesto a las Ganancias, bandera que levantó el camionero Hugo Moyano en su primer protesta contra el kirchnerismo en nueve años. El magistrado advirtió que la exención para sus pares es un “tema opinable” y admitió que “hay distintas posiciones que son atendibles” en el Poder Judicial sobre esta cuestión.

“Éste no es un tema económico, porque el Impuesto a las Ganancias tiene muchas exenciones que son económicamente muchísimo más importante que la de los jueces”, pronunció el miembro de la Corte.

En reiteradas ocasiones la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ha reclamado que los jueces paguen el tributo y hasta lo ha calificado como una “de las deudas de la democracia”.

Mientras sectores del kirchnerismo discuten una posible reforma constitucional, evitando incluir en la mesa de debate una eventual cláusula de re-reelección, el titular del Máximo Tribunal volvió a rechazar su tratamiento. No sólo reiteró su oposición a un tercer mandato consecutivo de la Presidenta para 2015 sino además evaluó que no parecen “convincentes” los argumentos de los referentes oficialistas que reclaman modificar la Carta Magna.

El día anterior, a través de la Escuela Nacional de Gobierno, dependiente del jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina, el oficialismo institucionalizó el debate por la reforma constitucional inaugurando un seminario de ocho encuentros. “Se dice que debe actualizarse la Constitución, conforme a esta generación, pero los constituyentes del ’94 están todos hoy en funciones de gobierno, en el Ejecutivo, en el Legislativo e, incluso, en la Corte”, consideró el juez, antes de esgrimir: “Acá tenemos dos ministros que fueron constituyentes y no han cambiado mucho las ideas”.

Por el contrario, su colega Raúl Zaffaroni es uno de los promotores de la idea, sobretodo porque es un ferviente impulsor de cambio del presidencialismo por el parlamentarismo. La práctica argentina es difícil (ir hacia ese sistema de gobierno)”, lo cruzó Lorenzetti..

Comentá la nota