Lifschitz: "Con Jatón vamos a empezar a meternos a fondo en temas de la ciudad"

Lifschitz:

El mandatario provincial aseguró que, luego de la ruptura con el radicalismo, “es una buena oportunidad para reforzar la presencia en el Concejo”.

A horas del cierre de campaña para las Paso del próximo domingo, el gobernador Miguel Lifschitz acompañó a sus precandidatos a diputado nacional y a concejal por la ciudad de Santa Fe, Luis Contigiani y Emilio Jatón, respectivamente, a la entrevista con El Litoral. La elección del senador para afianzar el lugar del Frente Progresista en el Concejo, con la mirada puesta en 2019; sus diferencias con el gobierno nacional y la disputa por los recursos; y algunas obras clave que necesita la capital provincial fueron eje de la charla.

—Gobernador: ¿por qué eligió a Emilio Jatón para encabezar la lista de concejales en estas elecciones, teniendo en cuenta que la ciudadanía ya lo había elegido para ser senador y tiene mandato por dos años más?

—En realidad no es que yo lo elegí, lo conversamos mucho los dos. Pero Emilio tiene una mirada sobre Santa Fe y un proyecto para la ciudad desde el principio. En la ocasión anterior entendimos que la chance más real era que sea candidato a senador porque teníamos una alianza con José Corral en la ciudad; habíamos llegado a un acuerdo sobre cómo conformar la lista de concejales y nos parecía que la figura de Emilio era una buena alternativa para reforzar la propuesta desde el Senado. En esta ocasión, lo volvimos a conversar en los mismos términos y vimos como una oportunidad volver a enfocarnos en los temas urbanos, de la ciudad... Si bien soy el gobernador tengo también una mirada muy atenta, quizás por mi historia de intendente y porque me gusta muchísimo la ciudad y estamos haciendo muchas obras, así que de alguna manera me sentí identificado con ese objetivo de Emilio y acordamos que era una buena oportunidad para reforzar la presencia en el Concejo Municipal y desde allí también empezar a meterse a fondo en los temas de la ciudad.

—Emilio: ¿va a renunciar a su banca de senador? ¿Cuándo?

—¿Por qué debería hacerlo?

—Porque si llega a ser concejal...

—Si la gente me elige como concejal, claro.

—Le pregunto porque se especula con que su candidatura a concejal es testimonial, que podría renunciar para seguir siendo senador. ¿Cómo ve Ud. esta situación?

—No, nunca en mi vida sería testimonial en nada, si la gente me elige el 10 de diciembre dejaré de ser senador y asumirá el senador suplente, a quien también la gente votó en el 2015.

—¿Cómo ve la ciudad y en qué se diferencian sus proyectos respecto de quienes gobiernan la ciudad desde hace ya 10 años?

—Veo una ciudad sin diálogo y con poco equilibrio en cuanto a las inversiones y poca discusión acerca del futuro. Lo que vamos a intentar es sumarles más diálogo y discusión a los temas importantes. Y a partir de allí me parece que las cosas empiezan a cambiar.

—¿En qué temas por ejemplo?

—Por ejemplo, hay un tema que tiene que ver con la transparencia y la precariedad. Creemos que hay que abandonar la precariedad para llegar a la transparencia en los temas principales, como es el transporte y la basura, cosa que no está sucediendo.

—¿Lo impulsaría desde una banca en el Concejo?

—Nosotros seríamos partícipes de la discusión del futuro de la ciudad y para eso vamos a utilizar la banca del Concejo, pero también para seguir dialogando en un proyecto de ciudad con el gobernador.

—Es decir, más allá de la elección de ahora ¿su proyecto es tener una propuesta para la ciudad en 2019?

—Es que si la gente nos elige vamos a ir construyendo con el gobernador, con el paso del tiempo y a partir del año que viene, y eso nos va a llevar a un 2019 de la manera que lo indique la gente. El proyecto ya está en marcha con el gobernador. Hay más de 5 mil millones de pesos que se están invirtiendo en la ciudad de Santa Fe y yo me sumo a ese proyecto, para poder discutir el destino de la ciudad junto con el gobernador.

—¿De cara al 2019?

—De cara a lo que la gente indique, no hacemos pronósticos ni aventuramos futurismo, lo que hacemos es construir día a día junto al gobernador; y en determinado momento se definirá, como se definió esta candidatura, a dónde vamos a poner nuestras fuerzas.

Diferencias con Cambiemos

—Gobernador: ¿cuáles son las principales diferencias que tiene con Cambiemos, que lo llevaron a dar un no rotundo a la alianza local que tenían con parte del radicalismo, y qué impacto cree que puede tener en la elección?

—Nunca integramos Cambiemos, ni estuvo en nuestra hipótesis. Es más: nosotros llegamos al gobierno en 2015, tras una disputa muy peleada y muy pareja con el PRO, en aquel momento representando otra expresión y otra mirada de la política santafesina y argentina. En el caso de José, lo que ocurrió es que el radicalismo nacional tomó la decisión de integrarse a Cambiemos y tenía que darse la situación de separar las aguas, porque llegó un momento en que se hacía muy difícil sostener las dos situaciones. Pero nunca hubo de parte nuestra una intencionalidad de marginar a algún sector del radicalismo; al contrario, hemos hecho el máximo esfuerzo para que la mayor parte del radicalismo permaneciera dentro del Frente Progresista.

Con las políticas nacionales tenemos diferencias de matices, en algunos casos, y de fondo, en otros. Son en términos constructivos, porque desde el principio dijimos que queremos que le vaya muy bien al gobierno nacional, porque sabemos que a Santa Fe le va a ir bien si la política económica nacional tiene éxito, si vienen inversiones y se recupera la economía, si baja la inflación, si se reduce el déficit fiscal, si se desarrolla el mercado interno. Si todo eso ocurre, a Santa Fe le va a ir quizás mejor que al resto del país. Lo que ocurre es que esas cosas que fueron las promesas de campaña del gobierno de Macri no se han concretado, y no parece que vaya a suceder en el mediano plazo. Y todo eso tiene impacto social y sobre los sectores productivos de la provincia, sobre la industria y las economías regionales. Nuestra mirada es que habría que darle otro rumbo a la economía, y por allí pasan nuestras diferencias y algunas críticas que estamos haciendo.

—¿Santa Fe ya fijó posición ante la Corte por los fondos del conurbano para la provincia de Buenos Aires?

—Todavía la Corte no nos citó, pero coincidimos con el planteo de todos los gobernadores. Lo que estamos planteando es que reconocemos las necesidades de la provincia de Buenos Aires, pero si se le van a recomponer los recursos, tienen que salir del paquete de fondos nacionales y no de las provincias.

—El tema de los recursos siempre es una frazada corta y la disputa es muy fuerte y genera tensiones. En la Legislatura está planteado el Plan Abre para todas las localidades y hay un planteo para incluir a Santa Fe y a Rosario en el Fondo de Obras Menores.

J.: —Son cuestiones que hay que dar la discusión. Desde un principio firmé con todo el bloque la posibilidad de obras menores para las dos ciudades, pero eso no ha llegado al debate del recinto, sólo se debate en comisiones, y bien saben ustedes que hay una mayoría peronista que muchas veces es difícil torcer.

L.: —Yo mismo como senador, junto a Hugo Marcucci lo impulsamos y no tuvo resolución. De todos modos, sin estar obligado a hacerlo, por voluntad, por decisión política y por acuerdo con los intendentes, las obras que estamos haciendo tanto en Santa Fe como en Rosario superan con creces lo que podríamos hacer con el Fondo de Obras Menores. Y también en el resto de los municipios y comunas de la provincia. Porque hoy ningún municipio, por bien administrado que esté, está en condiciones de hacer obras importantes de infraestructura. Por eso necesitan de la Provincia o de la Nación. Y por eso, muchas de las obras que estamos haciendo son de carácter urbano y les correspondería hacer a los municipios, como las del Plan Abre (iluminación, pavimento, apertura de calles).

Obras en la ciudad

—¿El Acuerdo Capital fue una buena idea?, ¿se podría volver a firmar?

L.: —Creo que fue una buena idea. Se firmó en un momento en que compartíamos el mismo espacio político con el intendente, y fue de alguna manera un compromiso que asumíamos frente a la población. En Rosario fue más informal; obviamente acá tenía otro sentido, siempre hubo algunas suspicacias respecto de la decisión y la voluntad de los gobiernos provinciales del Frente de invertir en la ciudad de Santa Fe y nosotros quisimos hacerlo explícito. Ése fue el sentido del Acuerdo Capital, y por supuesto que estamos honrando y así vamos a seguir durante los dos años y medio que me quedan de gestión, para dejar concluida gran parte de esas obras o iniciadas, por lo menos.

—Emilio: ¿cuál es la obra en marcha que más te impresiona del Acuerdo Capital?

J.: —Todas. Creo que hay algo que los gobiernos no pueden dejar de hacer que es que cada vez tengamos menos riesgo hídrico. Me parece que el Acuerdo Capital brindó la posibilidad de que los santafesinos estemos un poquito más seguros. Hay mucho dinero invertido en los desagües.

—Hay una obra clave que necesita Santa Fe que es la ampliación de la planta potabilizadora de agua, para llegar con el servicio hacia el norte de la ciudad. Emilio, le han recriminado su rol en el Senado, porque no entró en el endeudamiento el año pasado. ¿Qué pasó?

L.: —Nosotros teníamos un proyecto inicial de mil millones de dólares, que después la Legislatura redujo a la mitad, con lo cual hubo que achicar la cantidad de obras. De todos modos, la ampliación de la planta la tenemos como una prioridad. La hemos presentado como un proyecto al gobierno nacional, porque nos plantearon que una de las prioridades del presidente era el agua potable. Estamos esperando una respuesta. Y por otro lado, estamos buscando otros mecanismos de financiamiento para poder encararla, porque es una obra que hoy puede estar en los 1.500/2.000 millones de pesos. Es mucha inversión, pero la tenemos como una prioridad. Podríamos incorporarla en el caso de que hubiera un segundo tramo de financiamiento, que quedó pendiente.

—¿Va a insistir con eso o esperará a ver cómo se comportan los mercados?

L.: —Vamos a esperar a ver qué pasa con la deuda, porque si lográramos que el gobierno nacional acordara un criterio, el que le propusimos o algún otro, tendríamos resuelto ese problema. Si no fuera así, podríamos encarar con la Legislatura un segundo tramo de financiamiento.

Comentá la nota