Joven fue atacado por una patota en la puerta de un boliche del corredor nocturno de Pilar

Joven fue atacado por una patota en la puerta de un boliche del corredor nocturno de Pilar

La víctima recibió una brutal golpiza por parte de unas 12 personas. Todo se originó dentro del boliche Vampiro, el pasado fin de semana. La seguridad expulsó a agresores y víctima a la calle donde continuaron los golpes. El joven terminó en el hospital. “Mi hijo está vivo de casualidad”, se indignó su padre.

La violencia en el corredor nocturno de Pilar, sitio en el que se concentran los boliches bailables y que cada fin de semana es elegido por los jóvenes del distrito para divertirse, ha vuelto a ser moneda corriente.

El pasado fin de semana, la víctima fue un chico de 18 años que fue brutalmente agredido a golpes por una patota compuesta por entre 10 y 15 personas. Todo se originó dentro del boliche “Vampiro”, ubicado a la vera de la ex Ruta 8. Allí, Ignacio Soqueira, intentó frenar una agresión que recibió uno de sus amigos y terminó en medio de una golpiza que lo dejó inconsciente, con el tabique nasal roto y en la emergencia del Hospital de Pilar.

Su padre, Gabriel Soqueira, contó los detalles del horror por el que pasó su hijo en una entrevista que concedió al programa radial Agenda Propia, de FM Estudio 2 (105.9 MHZ), y apuntó contra el personal de seguridad del local bailable.

“Mi hijo está vivo de casualidad”, se indignó el hombre y agregó que “la seguridad del local, lejos de hacer cesar la violencia sacaron a todas las personas involucradas a la calle y dejaron que, afuera del boliche se sigan golpeando de una manera atroz”.

“Se quedaron de brazos cruzados mirando cómo se realizaba la golpiza”, contó.

El padre del joven, que debió ser operado para reconstruirle la nariz, reclamó la intervención de las autoridades y señaló que “está faltando que se plantee un buen plan de seguridad para los agentes que se desempeñan en los boliches”. “Son ellos los que deben cuidar que nadie se lastime”, reclamó.

“Quisiera que las autoridades tomen cartas en el asunto. El personal de seguridad debe contar con un protocolo de acción y que se deje de emplear a gente que no tiene la mínima idea de cómo actuar frente a esas situaciones de extrema violencia”, agregó.

Tras la agresión, que fue frenada con el accionar de la patrulla de la Policía, el joven fue trasladado al Hospital Sanguinetti donde le practicaron una tomografía y una ecografía.

“Se cometieron varios delitos, entre ellos el abandono de persona. Estoy decepcionado con las personas que trabajan en el boliche que no han sabido contener una situación con los clientes del lugar. Considero que los agresores de mi hijo son unos salvajes”, se indignó el padre del joven.

Moneda corriente

El hombre también denunció que es habitual que las patotas ataquen a los jóvenes cada fin de semana. “Esto ya se convirtió en una modalidad y las autoridades lo saben. Atacan para robarles a los chicos las billeteras y celulares. No es algo esporádico, es habitual que pasen estas cosas y me temo que se trata de la misma gente que lastimó a mi hijo. Son personas que están acostumbradas a hacer esto”, denunció Soqueira.

Comentá la nota