La izquierda calienta la campaña con una protesta

La izquierda calienta la campaña con una protesta

Se movilizará al Ministerio de Trabajo para expresar su rechazo a la reforma laboral que impulsa el Gobierno

Decidida a disputarle poder al gremialismo peronista, la izquierda sindical se movilizará mañana hasta el Ministerio de Trabajo para rechazar la reforma laboral que impulsa el Gobierno y denunciar un pacto entre la CGT y el presidente Mauricio Macri .

La estrategia del Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT), que esconde un propósito electoral cuando faltan menos de dos semanas para los comicios, es algo más ambiciosa que una movilización. Apuestan a un avance en las comisiones internas y fábricas en las que los gremios cegetistas están siendo cuestionados.

En el acto, que comenzará a las 18, habrá algunas consignas centrales: frenar los despidos y cierres de empresas, la eliminación del impuesto al salario, impedir cualquier intento de reforma laboral y cuestionar la nueva ley de ART, por considerarla una maniobra de "explotación obrera".

La organización de la protesta requirió de dos encuentros previos entre los referentes de la izquierda sindical para disipar la histórica interna del sector e intentar reagrupar fuerzas. Se unirán en el reclamo los referentes de lo que se denomina el sindicalismo combativo. Estarán Alejandro Crespo (Sutna), Rubén "Pollo" Sobrero (Unión Ferroviaria), Romina Del Plá (Suteba-La Matanza) y Jorge Adaro (Ademys), entre otros. Habrá ocho oradores, pero ellos serían los principales.

"Nos vamos a movilizar ante el default de la CGT y un nuevo acuerdo con Macri. Rechazamos la reforma laboral, jubilatoria e impositiva contra los derechos de los trabajadores", argumentó Néstor Pitrola , ex diputado nacional del FIT y dirigente de los gráficos.

"No hay motivos para esperar hasta después de las elecciones", dijo Crespo, al justificar la movilización en la víspera de los comicios legislativos.

La izquierda sindical, sobre todo los que comulgan con el PO, apuesta a avanzar en los ámbitos en los que el sindicalismo peronista luce débil o ausente. Así, por ejemplo, reclutó a un conjunto importante de trabajadores de la construcción que lidera el ex duhaldista Víctor Grossi, un rival de Gerardo Martínez, líder de la Uocra y jerárquico de la CGT. Pero también hay una estrategia para avanzar en comisiones internas y seccionales de gremios de peso, como el de alimentación, telefónicos, petroleros, UOM y UTA.

Comentá la nota