Industriales postergaron inversiones por la inestabilidad que generaron las elecciones

Industriales postergaron inversiones por la inestabilidad que generaron las elecciones

Empresarios ya piensan en el escenario 2018 ante la falta de condiciones

El segundo semestre será también historia perdida en 2017 para las intenciones del los industriales de intentar recuperar rentabilidad y generar empleo a partir de disminuir la capacidad ociosa de las fábricas argentinas. Un combo que se completó con la decisión del grueso de los empresarios del sector de postergar proyectos de inversión ante la inestabilidad política a partir de la ausencia de certezas electorales en octubre próximo.

Fuertes críticas de las industrias porque la política antiinflacionaria beneficia la especulación

Sucede que el "esfuerzo" que realizaron al aceptar sin demasiadas críticas el modelo del Banco Central para dominar la inflación a partir de la pérdida del poder adquisitivo del mercado interno quedó lejos en resultados y nulo en expectativas. "La inflación rondará el 22%, los costos generales se mantienen muy altos, crecieron los gastos en energía, los salarios en dólares siguen por encima del resto de los países de Latinoamérica pero ahora se suma que no se consume", se quejó un industrial consultado por BAE Negocios.

La variable surgida a partir de la tasa de interés desactivó cualquier plan a corto y mediano plazo, y desarticuló las perspectivas positivas que los empresarios industriales tenían para el segundo semestre de este año. En distintos foros, e incluso la encuesta cualitativa del Indec, había demostrado que en los primeros seis meses estaba en carpeta la caída de la actividad fabril.

Sin embargo, existía una fuerte expectativa de que durante la segunda parte del año, con una menor conflictividad sindical luego del paso de las discusiones paritarias y con la inflación dominada, la política monetaria se volcaría "más a la producción que a la especulación". "Pero nos equivocamos", se lamentó un integrante de la UIA, quien sin embargo evitó admitir desilusión con el Gobierno de Mauricio Macri.

La decisión de los industriales de dilatar inversiones durante 2017 generó un círculo vicioso dentro de los negocios en la Argentina. Sin margen para recuperar las pérdidas, los empresarios locales prefirieron desactivar ampliaciones para ocuparse a tapar los baches ante la restringida producción. El efecto espejo se irradió hacia el exterior, donde empresas con intenciones de arribar al país ralentizaron su llegada para analizar el escenario postelectoral.

"Si no hay condiciones para que una industria invierta en donde ya tiene activos. ¿Alguna multinacional buscará traer sus negocios al país? Está claro que hoy existen más dudas que certezas para invertir en el país. Primero tiene que haber garantías para los de adentro y que eso genere un efecto contagio hacia afuera", analizó un industrial que representa intereses de las economías regionales.

Aún resta saber el margen de acción que tiene la administración Macri con los empresarios de la UIA, un sector clave en el desarrollo de un modelo de valor agregado. "No vemos modelo industrial a seguir sino buena predisposición al diálogo pero pocas acciones para reactivar a todos los sectores", se intranquilizó un líder de la central fabril consultado por este diario.

De hecho, la actividad económica volverá a mostrar signos positivos y será la industria uno de los rubros que traccionará para adelante el EMAE. Pero desde la UIA advirtieron que la realidad de las fábricas es heterogénea aunque "la gran mayoría tendrá crecimiento ya que tiene una base de comparación muy baja".

Allí se verá la ayuda de la obra pública en los rubros relacionados que sirven como proveedores del sector. Sin embargo, "ese efecto podría ser mucho más contundente si las reglas dentro del proyecto de ley de Compre Nacional serían mucho más beneficiosas para la industria", afirmó un referente del sector electrónico.

Serán fundamentales los foros de debate que se multiplicarán en la última parte del año entre empresarios de distintos sectores y territorios. En una semana se realizará el tradicional cónclave en Córdoba organizado por la UIC. Luego estará, en otro punto alto de concentración fabril el Día de la Industria. El lugar clave, en donde estarán decididos los planes futuros será la Conferencia Industrial de la UIA.

Debatirán en Córdoba la competitividad sistémicaLos industriales debatirán la semana próxima, en el marco del 10º Coloquio Industrial, “reflexionar sobre el presente y el futuro de la industria, entendiendo el concepto de competitividad sistémica como el centro de la discusión para el 2017 y años venideros”. El cónclave será el martes 1º y el miércoles 2 en la capital cordobesa que se denominará “La hora de la competitividad”. Allí disertarán el presidente Banco Nación, Javier González Fraga; el presidente del Ieral de Fundación Mediterránea, Marcelo Capello; uno de los miembros Consejo Asesor Instituto de Investigaciones Económicas de la Bolsa de Comercio de Córdoba Raúl Hermida; el expresidente de Chile, Eduardo Frei Ruiz Tagle; y el economista y escritor Eduardo Levy Yeyati; entre otros. Entre los ejes que se debatirán en el encuentro anual que organiza la Unión Industrial de Córdoba estarán la institucionalidad; la estabilidad macroeconómica como eje central del desarrollo; las políticas educativas para la generación de empleo y riqueza; la infraestructura eficiente para el crecimiento productivo: la Argentina y su inserción internacional; y la mejora continua y productividad. El encuentro de los industriales suele ser un punto de encuentro de las necesidades de los industriales, que marca la agenda para el segundo semestre, y sirve como antesala de los festejos del Día de la Industria y el camino hacia la Conferencia Industrial de la UIA.

Comentá la nota