El Gobierno sube la vara electoral y ahora aspira a acercarse al 40% de los votos en octubre

El Gobierno sube la vara electoral y ahora aspira a acercarse al 40% de los votos en octubre

La mesa de Cambiemos dio por superada la meta de las PASO, al contabilizar el 36,25% de los votos. El nuevo objetivo será transmitido el viernes en la cumbre de los candidatos de Parque Norte.

Las obras en ejecución y el paulatino repunte de los indicadores económicos desplazarán al caso Maldonado de los primeros planos cuando entre en clima la campaña, que arranca formalmente el domingo. En base a ese diagnóstico optimista, la mesa de coordinación de Cambiemos se animó a elevar la vara electoral para octubre: orillar el 40% de los votos.

En su habitual sesión de los martes, los popes del PRO, la UCR y la Coalición Cívica hicieron esta semana un análisis fino de los números de las PASO. Coincidieron en que las listas del Gobierno (que en 23 distritos se presentaron como Cambiemos y en Capital como Vamos Juntos) alcanzaron a nivel nacional los dos objetivos básicos que se habían propuesto. Ganar, como meta prioritaria, ysuperar la barrera del 35% de los votos (poco más de lo que Mauricio Macri cosechó en la primera vuelta de 2015).

Según el esquema matemático presentado por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, virtual mandamás de la mesa, Cambiemos alcanzó en las primarias el 36,25%, contabilizando los votos positivos. Poco menos de 9 millones de votos. Para llegar al 40 por cientonecesitaría al menos sumar otro millón.

“Va a ser difícil, pero lo fijaremos como meta para que nadie baje los brazos. Vamos a bajar línea para mejorar en todos los distritos o, de mínima. mantener el caudal de las PASO”, le confesó aClarín uno de los presentes en el encuentro. Reveló que durante la ronda de cafés hubo coincidencia en que “con 38 o 39 por ciento tenemos que estar satisfechos”.

Para aumentar la cosecha, descuentan que el Gobierno podrá revertir los resultados en las provincias de Buenos Aires y Santa Fe (donde quedaron a pocos votos de sendas listas K) y sumar algunos puntos más en Capital y Córdoba, donde el oficialismo sacó holgadas ventajas.

La presencia de Macri en campaña en esos lugares será clave para el diseño de campaña que se proponen. Con un convencimiento de que nacionalizando el mensaje a full podrán ampliar las ventajas obtenidas el 13 de agosto. Con todo, aún aumentando la cantidad de legisladores deberán resignarse a seguir negociando alianzas en el Congreso para reunir mayorías. A eso están resignados.

“El caso Maldonado no va a impactar negativamente, al contrario. Analizamos que contribuyó a acentuar la polarización con el kirchnerismo, por lo que perderán votos las terceras opciones y el peronismo blando”, aseguró un asistente de otro partido.

Además de Peña, estuvieron los macristas Rogelio Frigerio, Fernando de Andreis y Francisco Quintana (secretario del PRO); los radicales José Corral, Mario Negri y Angel Rozas, y el “lilito” Maximiliano Ferraro. No hubo almuerzo, como es costumbre, porque fue después del que compartieron con Benjamín Netanyahu.

Los parámetros para octubre serán transmitidos mañana a los principales candidatos y jefes de campaña de todo el país, en la cumbre convocada en Parque Norte. Allí, tal como anticipó Clarín, la figura estelar será Jaime Durán Barba, quien ya había dictado cátedra en el retiro espiritual previo a las PASO. La única diferencia con aquella reunión es que esta vez no habrá contrapunto entre el márketing milimétrico del gurú ecuatoriano y el desparpajo político de Elisa Carrió, que se fue de viaje.

Hablarán también la vice Gabriela Michetti, el gobernador mendocino Alfredo Cornejo (UCR) y el jefe porteño Horacio Rodríguez Larreta (PRO), además de varios ministros y expertos en redes sociales. Sin consigna definida aún, habrá dos fijas: timbreos y machacar con la palabra “cambio”.

Comentá la nota