El Frente Renovador, al borde del abismo: “Si el bloque unido pasa febrero, es mucho”

El Frente Renovador, al borde del abismo: “Si el bloque unido pasa febrero, es mucho”

En la Cámara de Diputados, el massismo pende de un hilo. La rosca de verano será más que clave para limar asperezas en una bancada en la que sobran caciques. ¿Cómo juega cada uno de los legisladores?

“Si el bloque unido pasa febrero, es mucho”. El vaticinio corresponde a un exlegislador muy conocedor de los vericuetos internos de la bancada del Frente Renovador en la Cámara Baja. Y si habla de febrero es porque entonces recomenzará suavemente la tarea legislativa. 

Les fue muy difícil a los antecesores de Rubén Eslaiman como presidente del bloque lidiar con una lucha de egos y apetencias que, si bien fue sobrellevada, dejó grietas profundas adentro, que ahora complican el trabajo del “Turco” para mantener en un solo corral a los 13 diputados massistas. 

Eslaiman se quedó con la presidencia de la bancada luego de una dura discusión interna, pero muchos en el massismo reconocen que el bloque es una suma de individualidades difícil de amalgamar, y que probablemente en breve haya escisiones, conformando nuevos espacios en el recinto.

Con muchos “librepensadores” en un mismo grupo, Eslaiman, Ramiro Gutiérrez y Jorge D’Onofrio son los que mantienen un contacto directo y periódico con Sergio Massa. En ese contexto, ¿cómo juega cada uno de los diputados?

- Con el titular del bloque hacen tándem Ricardo Lissalde y Fabio Britos. Lissalde es de los que proponen una postura extrema en la relación con Cambiemos. Una discusión al respecto con Ramiro Gutiérrez casi termina a las trompadas hace un par de semanas.

- Gutiérrez (vicepresidente II de la cámara), si bien tiene una relación muy cercana con Massa, perdió aliados internos con las salidas de Juan Amondarain y Jorge Sarghini.

- Jorge D’Onofrio, otro de los pesos pesados del grupo, va por su propio carril y busca aliados internos que lo depositen como el elegido para el Consejo de la Magistratura. 

- Ese cargo también lo quiere Lisandro Bonelli, quien se posiciona desde la discusión de temas propios, como las normativas para evitar la llegada de Farmacity a la Provincia. El tema es que el FR tiene en el Consejo a Ramiro Gutiérrez, asesor de Massa en temas de Justicia; y no estaría dispuesto a dar un paso al costado.

-Juan Andreotti, la meonista Valeria Arata y Javier Mignaquy juegan juntos.

- Pablo Garate transita su propio camino y desde hace tiempo pide pista para tener más protagonismo en el espacio y en la cámara. 

- Otro de los que se mueven con independencia es Javier Faroni; casi exclusivamente dedicado a los temas culturales ha logrado avanzar en iniciativas que personalmente consensúa con el Ejecutivo provincial.

- Las recientemente llegadas Blanca Cantero y Fernanda Bevilacqua recién se están ubicando en un espacio donde aparecen muchos caciques.

Como titular del bloque, Rubén Eslaiman es quien lleva adelante las negociaciones en búsqueda de consensos con el titular de la Cámara Baja, Manuel Mosca. Muchas veces participa de las charlas Ricardo Lissalde, pese a la postura radical que suele tomar el saladillense en contra de las propuestas de Cambiemos.

Mosca, en tanto, mantiene buenos vínculos con Ramiro Gutiérrez y, por una cuestión generacional, busca acercar a Lisandro Bonelli al grupo de diputados que transversalmente suele encarar ciertas negociaciones y que está trazado más que nada por una paridad etaria. Entre ellos están el radical Maximiliano Abad y los peronistas Juan Manuel Cheppi y Rocío Giaccone. 

Coment� la nota