CFK, el fantasma del lanzamiento y un candidato que amaga

CFK, el fantasma del lanzamiento y un candidato que amaga

Un fantasma muy particular recorre por estas horas al peronismo. Algunos sienten temor, otros entusiasmo. Se trata de la posible candidatura de Cristina Kirchner que, según comenzaron a filtrar algunos operadores de la organización ultra-K en tertulias realizadas a finales de la semana pasada, podría lanzarse oficialmente en un acto que se realizaría en el estadio de Ferro Carril Oeste. ¿La fecha? Algunos pronostican que podría ser el próximo fin de semana, otros hablan de que se realizaría al filo del cierre de la presentación de candidaturas, como forma de dar más tiempo para la unidad.

Por su parte, el sector que encabeza el exministro del Interior, Florencio Randazzo, pide debate de ideas y dirimir fuerzas en una interna. Raro. Hasta ahora no le sonríe ninguna encuesta. Los números no le dan, pero el hombre desafía. Tan es así que la semana pasada presentó avales para competir en las PASO y, pese a que aún no lanzó ninguna candidatura de manera oficial, amenaza con ir por afuera.

El histórico apoderado del Partido, Jorge Landau, cuestionó abiertamente a Randazzo. Es que recién el 14 de junio próximo se va a constituir el frente electoral que competirá en las PASO, que aún no tiene nombre, y luego se conformará la Junta Electoral partidaria, el órgano que tiene potestad para aceptar la presentación. De momento parece solo un hecho político publicitario que expresa la voluntad de una línea política de competir en la elección de agosto, pero aún no tiene relevancia legal alguna.

Una cumbre amigable pero con posiciones firmes

El jueves pasado, en Matheu al 130 de Capital Federal, hubo una reunión con representantes del cristinismo y el randazzismo. La ausencia de ella estaba anunciada, pero el que faltó y generó malestar fue “El Flaco” Randazzo. Su faltazo fue decodificado por algunos como un desplante. El mensaje sería: “Yo no me siento a dialogar con los intendentes”. 

Asimismo, la falta de comunicación entre distintos bandos es atribuida, por muchos, a los problemas que por estas horas está teniendo el jefe de campaña y principal operador de Randazzo, Alberto Fernández, salpicado por el affaire de Ducler, Eskenazi y la pseudoestatización de YPF. Ni siquiera atendió el celular. Difícil momento para el hombre de prominentes bigotes, que busca encarnar la renovación del peronismo y su propio pasado le actúa como un yunque.

El jueves pasado, en la mesa ovalada de la sede justicialista, el presidente del partido, Fernando Espinoza, tuvo a su derecha al intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, y a la izquierda, al alcalde de Ituzaingó, Alberto Descalzo. Los tres apoyan el proyecto de unidad de las PASO. De los seguidores de “El Flaco” estuvieron Fernando “Chino” Navarro, los exministros Julián Domínguez y Juan Manuel Abal Medina, y los intendentes Gabriel Katopodis y Juan Zabaleta, entre otros.

Termos con mates, agua mineral y Coca-Cola en jarras hidrataron a los presentes, quienes se alimentaron con sándwiches de miga, chips de jamón y queso y saladitos. No faltaron las chicanas. El camporista Wado de Pedro le pidió a Abal Medina que se sacaran una selfie juntos. Pero al momento de posar para la foto, De Pedro lo chicaneó diciéndole que “es el único Abal  de Randazzo”.

Comentá la nota