Falta mucho, pero la danza de nombres ya está en juego

Falta mucho, pero la danza de nombres ya está en juego

El calendario electoral marca que el 26 de junio las fuerzas políticas deberán presentar sus listas para competir en las Paso de agosto. Es difícil anticiparse a lo que ocurrirá, hay ejemplos de definiciones que se toman en el último instante, pero, en general, son excepciones; aquellos que llegan trabajan sus candidaturas durante varios meses. Y ese precalentamiento antes de la carrera es lo que atravesamos por estas horas.

El oficialismo parece apuntarle sus cañones a Vilma Baragiola, con la bendición del intendente Carlos Arroyo. Ni es la preferida del intendente, ni es la preferida del Pro, pero tanto el jefe comunal como los más puros dirigentes del macrismo son conscientes de que, hoy por hoy, es la mejor candidata que pueden ofrecer. “Inventar” un candidato en el difícil contexto que atraviesa Mar del Plata no es tarea sencilla y quedan siete meses para las elecciones.

Aunque suene extraño –o no-, la secretaria de Desarrollo Social tiene más consenso entre los ajenos que entre los propios. Desde hace tiempo, mantiene un fuerte enfrentamiento con un importante sector de la Unión Cívica Radical, encabezado por el diputado provincial Maximiliano Abad. De hecho, perdió la interna para definir la conducción del comité local, que quedó en manos de Mario Rodríguez.

“Una interna no es una elección, vamos a ver si se animan a enfrentarnos en una Paso”, desafían desde el baragiolismo.

Desde el otro sector ya anticiparon que no aceptarán a Baragiola como candidata de Arroyo y pretenden que alce las banderas radicales. En rigor, lo que buscan es que se una a la línea crítica de la gestión municipal que ellos llevan adelante, algo que difícilmente ocurra. Así, todo indica que habrá una interna en el oficialismo, salvo que haya una orden muy fuerte de las altas esferas.

El nombre que más suena hasta el momento es el del exsecretario de Cultura, Sebastián Puglisi, que pasó por la gestión de Arroyo y hoy muestra un perfil crítico. Puglisi, secretario de Educación en la gestión de Daniel Katz, no tiene ni por asomo el nivel de conocimiento o la intención de voto que tiene Baragiola. No es el único, también se mencionó a Carlos Katz, Oscar Pagni y Verónica Hourquebié, pero hasta el momento ninguno confirmó su intención de buscar una banca en el Concejo.

De confirmarse la candidatura de Baragiola –también sonó como posible senadora provincial-, será interesante ver cómo se completa esa nómina. El Pro, comandado por Juan Aicega, reclamará un lugar expectante. El intendente intentará “colar” algún nombre de su riñón –aún no hay rumores sobre quién- y la Coalición Cívica ya anticipó que quiere estar en la discusión, aunque sus chances son sensiblemente menores.

¿Y Crear? El nuevo bloque que crearon Lucas Fiorini y Alejandro Carrancio cuando fueron expulsados del Frente Renovador, más allá de las formas, terminará dentro de Cambiemos. El primero debe renovar su banca, pero parece difícil que acepte un lugar sin la certeza de entrar. Es más probable que de la mano de su jefe político, Joaquín De la Torre, aspire a ocupar un cargo provincial en la ciudad que le permita seguir teniendo un lugar desde donde mostrarse y posicionarse para 2019.

Si a nivel nacional se vislumbra una elección entre tres grandes fuerzas (Cambiemos, el peronismo kirchnerista y el Frente Renovador), en Mar del Plata a ese esquema podría sumársele Acción Marplatense como fuerza vecinalista. Gustavo Pulti, aún sin realizar apariciones públicas, está trabajando intensamente para este año.

El primer nombre del “partido de la ciudad” que salió a la cancha fue el de Marcelo Artime. Tras tener prácticamente un pie y medio afuera del partido, el expresidente del Enosur limó asperezas y se convirtió en el aspirante número 1 a encabezar la lista de concejales.

Sin embargo, en las últimas semanas comenzó a escalar posiciones el exsecretario de Cultura Leandro Laserna. Por el momento, los dos dirigentes intentan mostrar una “sana competencia”. De hecho, el propio Artime estuvo presente en el asado que organizó Laserna en el club Talleres para cristalizar sus aspiraciones.

Por el momento, la decisión del partido es evitar una primaria para definir quién será el candidato. “Salvo que se resuelva que una primaria conviene, todo indica que se elegirá cuál es la mejor opción”, explican desde AM. Artime, está claro, es más conocido que Laserna, pero para algunos el extitular de Cultura muestra cierta renovación que, creen, le hará bien al partido.

Estas especulaciones parten de una supuesta lista “pura” de Acción Marplatense. Sin embargo, nadie descarta una posible fusión de la fuerza liderada por Gustavo Pulti con algunos sectores del kirchnerismo, como ocurrió en 2015. De hecho algunas versiones lo postulan a Pulti como candidato a senador. El exjefe comunal repite una y otra vez que quiere reeditar el espíritu del Acción Marplatense que llegó al poder, aunque jura que no le escapará a algunos temas que lo unieron al kirchnerismo. Sin embargo, en una elección que seguramente se nacionalizará ir con una boleta corta puede significar dar demasiada ventaja.

De todos modos, no es una decisión que resolverá Pulti con sus terminales nacionales. El Frente para la Victoria de Mar del Plata ya comenzó a mover sus piezas. La diputada nacional Fernanda Raverta empezó a trabajar hace algunos meses y se convirtió en referente de varias agrupaciones kirchneristas que esperan que baje a competir en la ciudad. Sin embargo, hasta el momento no hay una definición acerca de si competirá por una banca como concejal o directamente le apuntará a las elecciones ejecutivas de 2019.

Raverta, con mucha llegada a sectores de influencia dentro del kirchnerismo duro, enfrenta una dificultad en Mar del Plata: su escaso nivel de conocimiento.

Otros sectores del kirchnerismo están apostando nuevamente por una figura con mayor nivel de conocimiento: Carlos Cheppi. El exembajador argentino en Venezuela incrementó su actividad por los barrios de Mar del Plata en las últimas semanas y las reuniones política con su núcleo duro y en su entorno ya se entusiasman con su desembarco en el Concejo Deliberante.

Mientras tanto, otras agrupaciones kirchneristas todavía no se definieron por volcarle su apoyo a ninguno de los dos candidatos y esperan que el panorama nacional se aclare para hacer su jugada.

El Frente Renovador tiene un panorama más claro. O al menos eso parece. Sergio Massa presentó a su última incorporación, Ariel Ciano, y lo bendijo como su candidato a concejal para este año. El rumor indica que la boleta de senadores la completará Juan Curuchet, otro que dio el salto del kirchnerismo al massismo en los últimos meses. Sin embargo, en las últimas horas, desde el entorno del diputado nacional dejaron entrever que el lugar del campeón olímpico no estaría tan definido. El actual senador Gabriel Pampín se metió en la discusión y podría ir al frente de la lista.

“Curuchet tiene un alto nivel de conocimiento, pero cuando se mide la intención de voto se cae a pedazos. Y además Sergio necesita que haya gente de la política”, señalan desde el entorno de Massa.

A su vez, habrá que esperar cómo se incorpora el GEN al armado local. Massa debe compensar a varios sectores de la ciudad que le dieron su respaldo en el armado de la lista, con otra fuerza partidaria se le generarán dificultades y más si cumplen con la ley de paridad aprobada por el Congreso. Si bien muchos especulan con una posible judicialización que frene su aplicación para estas elecciones, el Frente Renovador usó el tema como una bandera y, éticamente, debiera respetarla más allá de que sea obligación o no.

Los competidores ya comienzan a ubicarse dentro de la pista. Falta mucho. Recién están en etapa de precalentamiento, pero ya se ven algunos codazos o patadas subterráneas para dejar fuera de competencia a algún protagonista antes del disparo de salida. 

Comentá la nota