LA ESTACIÓN SAN MIGUEL TRASLADA UNO DE SUS ANDENES

Se trata del sentido ascendente del Ferrocarril Línea San Martín (Retiro-Pilar). Las obras, que dependen del gobierno nacional, comenzaron en agosto de 2011 y se espera que en dos meses ya se encuentren finalizadas.
Las mismas repercutirán en una mejora sustancial para el tránsito de nuestra ciudad, solucionando un fuerte problema que se genera a partir de la disposición actual de la estación.

Las obras correspondientes al traslado del andén y construcción de la nueva estación de San Miguel del Ferrocarril Línea San Martín (en sentido ascendente, Retiro-Pilar) ya se encuentran en su última etapa: está terminado el contrapiso, colocada la estructura metálica que se utilizará para soporte del techo y prácticamente concluidas las boleterías y oficinas. Además, contará con una sala de espera, depósito, baños para hombres, mujeres, discapacitados y para el personal. Una vez finalizado, el traslado repercutirá en una mejora sustancial para nuestra ciudad: solucionarán el fuerte problema de tránsito que se produce actualmente en el paso a nivel de la Av. Balbín y, además, beneficiará directamente a la circulación de los peatones.

Las obras, que comenzaron en agosto de 2011 y se espera que para a para fines de agosto de este año ya se encuentre completamente finalizadas, son llevadas a cabo por la Secretaría de Transporte de la Nación a través del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia (UGOFE).

Históricamente esta estación siempre produjo fuertes inconvenientes en el fluir del tránsito de la Av. Balbín, debido a las demoras que genera el descenso de la barrera cuando el tren viene desde Muñiz: a través de un sistema sincronización, no por tiempo, sino por distancia, éste se hace cuando el tren se encuentra aproximadamente a 300 metros. A ello hay que sumarle el tiempo que demoran los pasajeros en descender y, luego, el que lleva que el tren cruce efectivamente el paso a nivel. Si, además, justo en ese momento está arribando a la estación la formación que lo hace desde pilar, la barrera puede estar baja, en hora pico, durante cerca de diez minutos. Todo esto lleva a que el tránsito de la Av. Balbín se encuentre bloqueado desde la barrera hasta la Av. Perón y también en el sentido contrario, hasta la calle J. M. Paz (repercutiendo también en todas las calles perpendiculares próximas: Alem, Sarmiento y Perón por un lado y Peluffo, Farías, J. M. Paz , por el otro).

Por lo tanto, la obra traerá dos beneficios principales: en primer lugar, la barrera estará baja por mucho menos tiempo, porque los trenes que vienen desde Retiro no se van a detener antes del cruce ferroviario, sino que directamente lo pasará y se detendrá en la nueva estación para el descenso de los pasajeros, logrando así que el tránsito vehicular circule de manera mucho más fluida y sin tantas interrupciones. La otra ventaja es para los peatones, porque la gran mayoría de ellos se dirigen hacia las paradas de colectivos que se encuentra ubicadas en las calles Alem y Peluffo. Antes debían cruzar la avenida para llegar a ellas, lo que también afectaba al tránsito, y ahora lo podrán hacer todo por la misma mano.

Comentá la nota