El empresario contra los concejales

El empresario contra los concejales

El titular de Rosario Bus, la única empresa privada que explota el transporte en la actualidad, cuestionó a algunos ediles, como Cavallero. "No les gusta mi cara", dijo, y aseguró que cumplirá la prórroga de tres años recién aprobada.

A menos de una semana de aprobarse la prórroga por tres años a las concesiones del sistema de transporte; Agustín Bermúdez, titular de Roario Bus, dijo ayer que el muncipio contempla quedarse con algunas de sus líneas, tal como lo había adelantado durante la última sesión el concejal Jorge Boasso, uno de los siete ediles que votaron en contra del decreto y cuestionaron al empresario. Bermúdez señaló además que si bien hace un año y medio presentó una nota planteando que no quería continuar con la concesión, va a garantizar el servicio y realizar las inversiones correspondientes, aunque considera que el Concejo perjudica a su empresa. "A algunos concejales no les gusta mi cara", señaló, al plantear que se generan distorsiones entre los subsidios que reciben los tres operadores del sistema. "Aunque diga que no lo quiere y pierde plata, lo agarra", lo cruzó el concejal Héctor Cavallero (PPS), quien le había ganado un juicio al empresario cuando fue intendente. "Habla ahora porque sabe que va a tener tres año más, si lo decía antes de la prórroga los concejales que votaron a favor hubieran tenido más libertad para decidir", indicó el concejal Roberto Sukerman (FpV), quien presentó un proyecto para municipalizar el sistema.

El titular de Rosario Bus, la única empresa privada que opera en el sistema de transporte, señaló en una entrevista reproducida en el portal Rosario3.com que no quería continuar con la concesión, adjuntando una nota enviada hace un año y medio al Ente de la Movilidad. Además, cuestionó al Concejo al señalar que "no reconoce el verdadero problema. Son ellos los que aprobaron que se le dé plata a determinadas empresas y a otras no. Y hay diferencias porque La Mixta tiene capitales privados".

Bermúdez planteó que el Concejo perjudica a su empresa. No obstante, el empresario aseguró que garantizará el servicio. "No somos irresponsables. Hace 30 años que estamos en Rosario. Antes había 20 empresas y ahora quedamos solos. No vamos a patear el tablero. Vamos a bregar por tener mejor calidad de transporte", precisó.

En otro tramo de la entrevista, el titular de Rosario Bus blanqueó que "el municipio contempla quedarse con algunas líneas para que nosotros podamos seguir funcionando, dentro de todo, con un servicio equilibrado". Este fue uno de los cuestionamientos del concejal Boasso durante la sesión, cuando adelantó que Bermúdez pensaba dejar dos líneas porque "no le cerraban los números". El edil radical consideró que el empresario "hace lo que quiere porque es el que manda en el sistema". Bermúdez también cuestionó al concejal Cavallero. "Acá no se pensó en un sistema de transporte a largo plazo. Fue intendente y tenía que asumir la responsabilidad y no la asumió en su momento", disparó el empresario. "Bermúdez, a través de las distintas empresas que ha tenido, ayudó al deterioro del sistema de transporte en la ciudad", le respondió el Tigre y consideró que Bermúdez fue "el gran ganador" en esta pulseada porque "produjo el paro al no pagarle a los trabajadores, consiguió el aumento del boleto a seis pesos, se aseguró un reajuste en diciembre, y después automáticamente otros en marzo y setiembre. Además, ahora consigue la prórroga por tres años".

Sukerman, otro de los ediles que votó negativamente la prórroga, consideró que "lo mejor que podemos hacer es hacernos cargo del 100 por ciento, de alguna manera se va ratificando en cuotas porque si ahora (el empresario) quiere dejar dos líneas, cada vez la Municipalidad se termina haciendo cargo de más y él de menos. Podría suceder que un día no devuelva dos, devuelva cinco. Antes que la Municipalidad tenga que dar un manotazo de ahogado, lo ideal es planificar".

Coment� la nota