Empezaron los despidos en la empresa La Veloz del Norte

Empezaron los despidos en la empresa La Veloz del Norte
Pese a un acuerdo firmado al terminar las protestas en septiembre, el martes echaron a 11 choferes y una azafata. Hace dos meses, la totalidad de las acciones de la empresa salteña quedó en manos del grupo Flecha Bus.
Sin ser futuristas, los trabajadores ya lo anticipaban. Flecha Bus, que en los últimos años hizo en las rutas su monopolio, despidió esta semana a 12 trabajadores de La Veloz del Norte. La Unión de Conductores de la República Argentina (UCRA - CTA) no descartó tomar medidas de fuerzas ante la embestida contra los empleados.

El 7 de septiembre, la totalidad de las acciones de La Veloz del Norte quedaron en manos del cada vez mas grande grupo Derudder. Después de un paro de 12 días en los talleres y en el galpón de la avenida Tavella por incumplimientos salariales, la empresa se comprometió, en un acta acuerdo, a regularizar los pagos y a no tomar represalias contra los manifestantes, remarcó Pablo Medrano, secretario general de la UCRA. Sin embargo, en la sede gremial ayer había desánimo y malestar por la pérdida de los puestos de once choferes y una azafata.

Aunque la gerencia de la empresa les dijo que no se trata del inicio de una ola de despidos, para los trabajadores es el punto de partida de un desmantelamiento progresivo de La Veloz del Norte.

“No se entiende lo que hicieron. Si nos despidieron a nosotros, cuando está a punto de empezar la temporada alta (por las vacaciones de verano), entonces qué pasará en marzo o junio”, se lamentó uno de los jóvenes que el martes recibió una notificación que lo desvinculaba de la transportista.

Contra el gremio

Medrano comentó que los trabajadores que fueron despedidos tienen menos de dos años de antigedad. Negó que solo se hayan enfocado en el sector que apoyó al expropietario Marcos Levin durante el conflicto con los actuales dueños de Flecha Bus, quienes finalmente se quedaron con el 50% del paquete accionario que les faltaba para ser los únicos propietarios.

“Apuntaron a personas afiliadas a la UCRA, a la UTA y a los independientes, es decir fue de manera indiscriminada. Solo se enfocaron en los que tienen poca antigedad”, agregó Medrano.

“Como gremio vamos a rechazar las cartas documentos y hacer todas las presentaciones legales correspondientes. No descartamos medidas de fuerza, como paro y movilización”, enfatizó el líder de la UCRA. Además afirmó: “Para la gerencia el tema está cerrado, seguiremos insistiendo”.

Uno de los despedidos, quien pidió guardar su identidad, relató a El Tribuno que como chofer tenía asignado un recorrido hasta Lima, Perú. Luego lo pasaron a los circuitos de Salta con Rosario de la Frontera y El Quebrachal.

“Varios choferes fueron bajados de líneas nacionales o internacionales a servicios locales. Aquí sí hubo un agravente: los compañeros estaban afiliados al gremio”, denunció Medrano.

Entre los trabajadores hay preocupación, ya que son conocidas las maniobras de Flecha Bus de absorber empresas provinciales o menores y arrancar con la reducción de empleados.

“Habrá que analizar las causas”

A Javier Cáceres Moreno, delegado regional del Ministerio de Trabajo de la Nación, lo tomó por sorpresa la decisión de la nueva Veloz del Norte de despedir a 12 empleados.

“Habrá que analizar si las causas están vinculadas con las protestas”, afirmó. El organismo se encargó de mediar entre las partes durante el reclamo salarial que arrancó en 27 de agosto y se extendió una semana en septiembre.

En el acta que rubricaron los trabajadores con la cúpula de la Veloz del Norte, la firma asumió el compromiso de la cancelación de la deuda salarial de julio y agosto y el abono de un plus no remunerativo de $700 por única vez, que viene de un adicional acordado en paritarias nacionales de $1.100.

Por otra parte, el grupo empresario aceptó realizar un plan de inversión, consistente en la adquisición de colectivos modernos para mejorar la calidad del servicio.

Hubo monitoreo

Cáceres Moreno aseguró que en estos casi dos meses se concretaron dos monitoreos para analizar si la empresa cumplió.

“Además de los salarios tenían deudas por aportes y contribuciones patronales”, recordó el funcionario.

El resultado de la inspección, según Cáceres Moreno, fue que La Veloz del Norte había empezado a regularizar su situación. “También se evaluó si se respetaba la jornada de trabajo”.

Sin embargo, los empleados dicen que hay demoras en los pagos y que no ven las inversiones prometidas.

Comentá la nota