De la emergencia por sequía, al actual pedido de desastre

“Azul está como buena parte de los distritos vecinos, con un cúmulo de agua muy importante”, definió ayer, en diálogo por teléfono con este diario, el viceministro de Asuntos Agrarios bonaerense, Juan Ángel Cruz. Por su parte, el Instituto de Hidrología de Llanuras emitió un dramático comunicado dando cuenta de la posibilidad de inundaciones.

La situación hídrica en la provincia de Buenos Aires afronta uno de sus peores momentos. De hecho, un comunicado de prensa del Instituto de Hidrología de Llanuras dio cuenta ayer de “posibles inundaciones” que se podrían producir en el centro del territorio bonaerense, afectado por la abundante acumulación de agua de lluvia.

Mientras que los productores rurales de Azul esperan que la Provincia declare el estado de “desastre agropecuario”, el viceministro de Asuntos Agrarios, médico veterinario Juan Ángel Cruz, en diálogo telefónico con EL TIEMPO resaltó la paradoja climática que ha caracterizado al distrito en lo que va del año.

“Azul está como buena parte de los distritos vecinos, con un cúmulo de agua muy importante. La lluvia ha superado la media en la mayoría de los distritos de la Provincia y, en algunos, ha inclusive superado lo que llueve en todo el año. Es una situación que no es la peor de la historia; de hecho hemos tenido en los últimos años situaciones de exceso de agua importante”, expresó el funcionario.

Cruz destacó las dificultades que tienen los campos para el escurrimiento del agua en esta época. “Estos días del año son cortos, la evaporación está limitada y las ventanas climáticas (días de sol y de viento) también son acotadas; por las características del suelo, el escurrimiento es lento y por estar tan anegadas y saturadas las napas, el filtrado también lo es. A eso hay que agregarle que el impacto es distinto según la actividad que tenga planteada el productor”, agregó.

Estuvo con Inza

Días pasados, el segundo de Alejandro “Topo” Rodríguez visitó Azul, para participar de la reunión de la Comisión Provincial de Salud Animal, que se llevó a cabo en la Facultad de Agronomía. “Pude saber de boca de los vecinos y del propio Intendente, que las obras sobre el arroyo habían dado resultado porque con el régimen de lluvia que se había planteado en la situación anterior hubiesen tenido desbordes que no se produjeron. Las obras evidentemente siempre aportan a la mejora”, señaló Cruz.

El viceministro sostuvo que la administración de Daniel Scioli “viene  trabajando hace unos años en la obra del Río Salado”. “Es una obra que hoy está activa, que es una inversión muy importante y que tiende a dar una mayor capacidad de desagüe a todos los distritos de la zona de influencia”, explicó.

Canales clandestinos

El entrevistado afirmó que la Provincia, a través del área de Hidráulica y del ministerio de Infraestructura, “ha estado recorriendo distintos distritos bonaerenses sancionando productores por los canales clandestinos”.

“No obstante eso, cuando el agua está en el campo, muchas veces es difícil de detectarlo; en ese caso quien evidentemente reacciona es quien se encuentra aguas abajo y recibe la afectación del agua de un campo del productor que haya hecho el canal. La verdad es que en ese aspecto, más allá de las sanciones que se aplican, llama a la cordura y a la responsabilidad de los productores porque definitivamente quien está con el agua en su campo, se desespera porque salga lo antes posible pero es esa agua termina yendo hacia el campo de un vecino que lo recibe y que también sufre una gran afectación”, advirtió y ratificó que los expertos realizan sobrevuelos en distintos puntos del territorio “para detectar canales no autorizados”.

Clases de declaraciones 

Cuando se le planteó la declamada declaración de “desastre agropecuario”, el funcionario señaló que “el 5 de febrero de este año, la CEDABA, que es la Comisión de Emergencia Agropecuaria de la Provincia, declaró entre el 1 de enero y el 30 de junio a Azul en estado de emergencia agropecuaria por sequía”. “Evidentemente –agregó-, hasta tanto no llegue el pedido del distrito, la CEDABA no hace un tratamiento motu proprio porque hay comisiones locales conformadas. Hoy estamos con la Comisión de Emergencia en sesión permanente, con lo cual no hay ningún tipo de atraso. A posteriori de la declaración de emergencia son los productores los que hacen la declaración jurada individual para obtener el beneficio y esa declaración jurada es la que le termina dando la excepción impositiva, la prórroga en las cuotas crediticias, si tiene crédito con el Banco Provincia”.

Explicó que cuando el productor tiene más del 50% del campo afectado en su capacidad productiva, se le otorga la condición de “emergencia”, con las prórrogas consecuentes, y cuando el establecimiento tiene una afectación superior al 80%, se hace la declaración de “desastre” y, en ese caso, los impuestos provinciales se eximen por el período que se otorgó el beneficio. “No todos los productores están en una misma situación, incluso en un área parecida y eso determina que el pedido individual termine generando la expresión que corresponde”, indicó.

Cruz advirtió que junto con “Topo” Rodríguez ha sobrevolado en más de una oportunidad el Partido de Azul, pudiendo constatar la circunstancia de “plato” que caracteriza al distrito. “Los charcos estáticos son los bajos. Esos charcos irán desapareciendo con el sol”, advirtió cuando se le hizo mención de lo que reflejan las imágenes captadas por el reportero gráfico de este matutino.

EL DATO

Juan Ángel Cruz afirmó que “sabíamos que este iba a ser un año llovedor y una primavera llovedora, lo habían planteado algunos meteorólogos. Uno tiene la perspectiva, pero no sabe a ciencia cierta cuánta agua y dónde va a caer. La primavera sería normal, dentro de un régimen para la época del año equivalente a los últimos 60 años. En cuanto se imponga el sol, los vientos y ventanas de buen tiempo más largas, esperamos que esto se pueda revertir”.

ALERTA POR RIESGO DE INUNDACIONES

Según se supo ayer, desde el Instituto de Hidrología de Llanuras “Dr. Eduardo Usunoff” (Ihlla), dependiente de la Unversidad Nacional del Centro de la provincia de Buenos Aires (Unicén) y con asiento en Azul, dieron cuenta de que en la zona centro bonaerenses existe un “elevado riesgo de inundación”, debido a las continuas precipitaciones que se han dado en los últimos meses.

A través de una red de monitoreo de aguas superficiales y subterráneas que el Ihlla dispone en el centro de la provincia, se constató “el rápido ascenso de los niveles freáticos (napas), la existencia de muchas depresiones del terreno (bajos) colmatadas de agua y elevados caudales en los arroyos provocados por las abundantes lluvias de este año”.

Esto produce que haya un “un elevado riesgo de inundación en caso de ocurrir precipitaciones ordinarias/moderadas (y más aún si acontecen precipitaciones intensas) al menos hasta avanzada la primavera. Llegados esos días con mayor cobertura vegetal, cantidad de horas con sol y temperaturas más altas, se evaporará a mayor ritmo el agua y las cuencas recuperarán la capacidad de almacenamiento”.

Indicaron además que el descenso del nivel de agua en las napas es lento, por lo que “las áreas anegadas o con dificultad de acceso puede mantenerse por varios meses”.

En otro punto, desde el Instituto refirieron que “la precipitación acumulada hasta la fecha es superior a la media histórica y que existe un alerta de ocurrencia del Fenómeno El Niño para este invierno emitida por el Centro de Predicciones Climáticas (National Oceanic and Atmospheric Administration – NOAA)”. Este fenómeno complicaría aún más la situación, que “no mejorará a corto plazo debido a la escasa cobertura vegetal del suelo y la baja evaporación y transpiración desde el suelo/planta que es mínima en esta época del año”.

De este modo desde la entidad, cuyo director es el Dr. Raúl Rivas y el vicedirector es el Dr. Fabio Pelusso, recomendaron a la población en general, a los productores rurales y principalmente a entidades como Municipios, Defensa Civil, Cooperativas y ONGs. tomar las medidas pertinentes y “seguir atentamente los alertas meteorológicos del SMN”.

Finalmente indicaron que “en las zonas anegables, donde el acuífero freático es la fuente de abastecimiento a la población, es fundamental realizar monitoreos continuos de la calidad de agua dado que existe un alto riesgo de contaminación. Esta situación se agrava en aquellos sitios donde no se dispone de servicio de cloaca”.

UN APORTE PARA LA CAUSA

Ayer, el director de Hidráulica de la Municipalidad de Azul, visitó la redacción de este diario para tomar contacto con las imágenes obtenidas el domingo por el reportero gráfico de EL TIEMPO, a fin de poder hacer un estudio pormenorizado del estado de situación que se tiene desde esta ciudad hacia la localidad de Cacharí (foto). El ingeniero Héctor Comparato adelantó que las fotografías son de gran ayuda para poder cotejarlas con el resto del material disponible y poder, de esa manera, hacer un análisis más pormenorizado y comparativo del estado de la zona rural en materia de acumulación hídrica.

Comentá la nota