El defensor del pueblo busca que la provincia y el municipio se ocupen de la contaminación del río Negro

La Defensoría del Pueblo del Chaco recomendó a las autoridades de la Municipalidad de Resistencia, a la Administración Provincial del Agua (APA), a Sameep y a los ministerios de Ambiente y de Desarrollo Urbano que aborden sobre la contaminación del río Negro por desagües cloacales y residuos sólidos, ya que afectan especialmente la zona del área metropolitana.
Sostiene que el tema se vio ampliamente reflejado por la periodista Elida López en el documental “El clamor de un río que agoniza”, presentado por La Buena Gente Producciones.

Al respecto, el defensor Gustavo Corregido decidió llevar adelante esta intervención para defender los derechos a un medio ambiente sano y a la salud, con recomendación a los organismos que están obligados a intervenir en este problema. Tomar conocimiento del estado actual de las medidas o resoluciones administrativas técnicas, programas y las articulaciones interjurisdiccionales que adoptan para atender la situación de la contaminación del río Negro.

Aplicar acciones

Además, en lo educativo se puede encarar a través de la difusión del documental. Corregido solicitó a las autoridades que apliquen distintas acciones que tiendan a sanear el cauce del río, pero también que desarrollen tareas de prevención.

En este sentido, a las autoridades de la APA recomendó que ejerzan el poder de policía previsto en el Código de Aguas para gestionar obras y saneamiento de la cuenca del río; controlar y agudizar los procedimientos de limpieza y recolección de residuos sólidos, como también de residuos líquidos provenientes de los desagües, y desarrollar medidas necesarias a los efectos de evitar nuevos episodios de contaminación.

Las mismas recomendaciones se extienden a Sameep, a la que le solicita acciones de control para garantizar la seguridad ambiental del recurso hídrico. En el caso del municipio de Resistencia, la nota dirigida a Aída Ayala sostiene la necesidad de que la comuna aplique políticas ambientales regulares para todo el área a su cargo que aseguren la recolección de los residuos sólidos arrojados a la vera del río Negro, como también que se definan las acciones destinadas al tratamiento de éstos.

“Obligaciones irrenunciables”

Corregido manifestó que “los organismos públicos provinciales y la municipalidad tienen la obligación irrenunciable de proteger este recurso natural hídrico y la vez que son competentes en esta materia, lo cual genera una realidad compleja”. Destacó que la APA está dotada de poder de policía como autoridad de control y generadora de políticas públicas hídricas en toda la provincia, pero “debe trabajar en forma coordinada con la Municipalidad, ya que dentro de su Carta Magna tiene articulada la obligación del cuidado del medio ambiente y la recolección de los residuos sólidos urbanos. Además, articular con los órganos estatales provinciales la protección del medio ambiente y sus recursos naturales, como también tiene la función de tratar el ordenamiento urbano y el tratamiento de los deshechos”.

Comentá la nota