Crece el escándalo en IOMA por las denuncias

Crece el escándalo en IOMA por las denuncias

Dos empresarios vinculados al negocio de la internación domiciliaria ayer fueron apresados en Tandil. El caso salió a la luz a partir de una investigación publicada por el diario Hoy en 2014. Auditores de la obra social ampliaron una demanda penal por el pago de abultados sobreprecios que involucran a la actual conducción del Instituto.

14/10/2016 - 06:00hs

El escándalo por las estafas millonarias con las internaciones domiciliarias tiene dos nuevos presos. Se trata del médico Julio Alberto Tamburelli (47) y su exesposa María Silvina Tornati (45). Ambos fueron detenidos en la localidad serrana de Tandil el pasado miércoles por orden del titular de la Unidad Fiscal de Investigaciones de Delitos Complejos (UFIC) de La Plata, Jorge Paolini.

En diálogo con Hoy, Paolini afirmó que los detenidos son investigados por hechos ocurridos en 2014, durante la gestión que encabezó el sciolista Antonio La Scaleia como presidente del IOMA. El caso se dio a conocer a partir de un informe publicado por este medio en febrero de ese año, donde se dio cuenta de al menos 65 casos sospechosos de defraudación. Uno de ellos es el de la afiliada Marta Sánchez, en el cual el IOMA le pagó a la empresa Clinicasa, con sede en Tandil, un monto total de $58.272, pese que la afiliada jamás recibió el servicio de internación domiciliaria. Según la denuncia, Sánchez figuraba en la base de datos de la obra social con las siguientes prestaciones: A) Médico, cuatro veces por semana; B) Enfermería; C) Cuidador Domiciliario de 16 horas diarias; D) Kinesioterapia, doce sesiones por mes; E) Fisioterapia; F) Kinesioterapia respiratoria, doce sesiones por mes; G) Cama colchón anti escara con nebulización y aspiraciones. 

“A una afiliada le falsificaron la firma como también las prestaciones del servicio de Kinesiología y enfermería. Le tomamos la declaración testimonial al kinesiólogo, a la enfermera. Se estudiaron las escrituras, se peritaron las firmas y se determinó que las rúbricas que presentó la acusada no coincidían con las de los empleados, que dijeron que nunca habían atendido a la afiliada. Con esa documentación falsa se presentaban en el IOMA y cobraban”, remarcó a este diario el fiscal Paolini. En tanto, según el portal ABC de Tandil, el miércoles por la tarde fue trasladado el médico y ayer al mediodía la mujer, quedando alojados en una alcaidía de La Plata. 

Ahora bien, pese a los avances en las investigaciones respecto a los hechos delictivos que se habrían registrado en la era sciolista, auditores de la obra social -que vienen denunciando irregularidades en el IOMA desde hace años- alertaron que la corrupción sigue enquistada en el seno de la obra social. No solo eso: la semana pasada ampliaron una pesada denuncia penal que involucra directamente al actual presidente del Instituto. 

La denuncia –Instrucción Penal Preparatoria (IPP) Nº 35309/16- fue presentada por el médico Idelmar Raúl Seillant y el contador Jorge Alberto Radaelli, presidente y subsecretario de Finanzas de la Asociación de Profesionales del IOMA respectivamente. La causa actualmente tramita en la UFI Nº11 de La Plata a cargo de Álvaro Garganta  y apunta también al oscuro negocio de las internaciones domiciliarias. Seillant y Radaelli presentaron información de las ocho principales prestadoras de internación domiciliaria con precios promedio por afiliado “tan disímiles como inexplicables”.

“Con las empresas Juntos en Casa SRL (cuyos dueños son socios de La Scaleia en una sociedad offshore) y Continuum SRL (que concentran el 73,50% de las prestaciones) parecería que en este rubro en IOMA no funcionan las leyes de la Economía, dado que en general puede observarse que, a mayor cantidad de afiliados atendidos, el precio es mayor, lo cual debería funcionar en sentido contrario”, afirmaron.

Pusieron como ejemplos los siguientes casos: “Nótese que entre el precio promedio cobrado por la empresa Juntos en Casa SRL (la más cara) de $49.911 por afiliado y la empresa Intersan Hogar Salud SA de San Nicolás, que atendió a 65 afiliados a un precio promedio de $34.252, existe una diferencia del 45,72%. Es decir, $15.659 por afiliado”, afirmaron los denunciantes. “Hemos podido obtener la información referente a la facturación de la empresa CYG24 Servicios SRL de la zona de Mar del Plata, que en el mismo período de febrero de 2016 prestó servicio de asistencia domiciliaria por 24 horas incluyendo prácticas de enfermería, según lo indican sus facturas a 16 afiliados y a un precio de $15.690 mensuales por cada uno. Nos llama poderosamente la atención esta diferencia de $15.690 a $49.911 en el precio por igual o similar servicio. Y esto es permitido por la actual gestión de Cassinotti, con decisión financiera que dinamiza el director de la Dirección General Administrativa (Víctor Hugo López Monti) con el aval del director de Programas Especiales, Nicolás Quinteros”, agregaron.

Los auditores denuncian que casi todas las empresas de internación domiciliaria que fueron denunciadas por diversas irregularidades durante el gobierno de Daniel Scioli siguen recibiendo millonarios pagos sin ningún tipo de control. 

“Denunciamos que los motivos que están originando que estas entidades continúen sin transparencia van en beneficio de dudosos intereses, ya que son empresas que están denunciadas por no cumplir  ni prestar los servicios sin auditorías de terreno pero con continuidad en la cadena de pagos, poniendo en riesgo los destinos de las partidas presupuestarias destinadas a mejorar la salud de los afiliados”, concluyeron.  

Una estafa multimillonaria

A principios de año, se conoció que el IOMA gastaba 229 millones de pesos mensuales en internaciones domiciliarias que los afiliados no reciben, lo que se enmarcaba en un proceso heredado de la gestión sciolista, donde las auditorías de terreno habían sido desactivadas hacía más de un lustro. Poco y nada cambió.

Comentá la nota