Cornejo no visitó a 5 intendentes en lo que va del año

Cornejo no visitó a 5 intendentes en lo que va del año

El Gobernador no ha ido a Maipú, Junín, La Paz, Tupungato y San Carlos.

La agenda oficial que despliega el gobernador, Alfredo Cornejo, puede ser un buen indicio del estado de su relación política con cada intendente y también un mapa bastante ajustado de sus prioridades territoriales explicitadas en obras y otras mejoras.

En lo que va del año, hay cinco departamentos que todavía no pisó: el peronista Maipú, el massista San Carlos y los radicales Junín, Tupungato y La Paz.

Cuando se ve el otro extremo del ranking, los más visitados, el grupo también es heterogéneo desde el punto de vista político: el macrista Luján, el peronista San Rafael y los radicales Las Heras, Guaymallén, Rivadavia y Malargüe.

La agenda del Gobernador se define en base al interés que pueden tener las actividades previstas por los ministerios para cada día. Pero esas actividades responden a decisiones políticas previas: por ejemplo, una obra que se decidió hacer en un departamento y no en otro.

También se incluyen en la agenda los actos a los que es invitado por los municipios. Por lo que también refleja el interés de los propios intendentes de mostrarse junto a Cornejo.

Los malqueridos

Maipú es comandado por un peronista, Alejandro Bermejo, que solía halagarlo y hasta impulsaba la reelección, pero desde fines del año pasado la relación se enfrió y el intendente se volvió un crítico de la gestión provincial y del intento de reforma constitucional.

Técnicamente sí hubo una visita de Cornejo a ese departamento, pero no oficial sino de tono político, por eso la agenda no la incluye: fue a inaugurar una sede partidaria que abrió su operador, Néstor Majul. Toda una señal contra Bermejo.

En San Carlos manda el massista Jorge Difonso, un aliado escurridizo del Frente Cambia Mendoza, que apoya a la distancia y a la vez hace su juego. Aunque más allá de lo político, este caso igual resulta llamativo porque Cornejo es sancarlino.

En el Ejecutivo admiten que ambos departamentos están entre los menos visitados desde el inicio de la gestión.

En ese grupo mencionan también a Godoy Cruz (del que Cornejo fue intendente y que dejó en manos de uno de sus discípulos, Tadeo García Zalazar) y San Martín, liderado desde 2003 por el peronista Jorge Giménez.

Los otros tres municipios que no pisó este año son los radicales La Paz, Tupungato y Junín. Y en estos casos, las causas de la “ausencia” son más difusas.

Claramente, Cornejo nunca tuvo buena relación con el juninense Mario Abed. Cuando el hoy gobernador era intendente de Godoy Cruz, Abed actuaba como una suerte de contrapeso interno, pero quedó condenado a la soledad política desde que juegan en categorías distintas.

En las últimas semanas, trascendió una propuesta del propio mandatario para que Abed integre la lista de candidatos a diputados nacionales del oficialismo, pero ahí también las versiones son distintas: van desde un ofrecimiento formal a una simple charla de aproximación.

La última visita de Cornejo a Junín no fue institucional: asistió al festejo de cumpleaños multitudinario que hizo Abed, cuando expiraba 2016.

En el caso de La Paz, donde gobierna Gustavo Pinto, desde el propio Ejecutivo se esforzaron por aclarar que la relación es muy buena y el departamento siempre está entre las prioridades, al punto que aseguran está entre los más visitados por el Gobernador desde que asumió.

A Tupungato admiten que no hubo visitas este año, pero adelantaron que ya hay una planificada para los próximos días que rompería el 0.

Figuritas repetidas

Luján es gobernado por un aliado con quien Cornejo mantiene una relación tirante. El macrista Omar De Marchi tiene ambiciones de dar el salto a la provincia y por eso entre ellos se ha establecido un juego de sonrisas públicas y zancadillas privadas.

Igual, Cornejo ha ido cinco veces este año al departamento ícono del malbec. Es cierto, no siempre se mostró con el intendente. Hubo visitas a obras importantes a las que fue sólo con su equipo.

San Rafael es el departamento más grande en manos de la oposición y su intendente, el peronista Emir Félix, más allá de algunas críticas que hace públicas, es señalado como el más cercano del PJ al Gobierno provincial. Cornejo fue cuatro veces, la última el jueves pasado, al acto por la Revolución de Mayo.

Las Heras es gobernado por un radical después de casi tres décadas y allí el Gobernador ya fue cuatro veces este año a encabezar actividades (incluido el acto por el Cruce de los Andes con Macri), pero también ha compartido un acto en Casa de Gobierno con el intendente Daniel Orozco.

Guaymallén (4 visitas), Rivadavia (3) y Malargüe (3) son dirigidos por radicales: Marcelino Iglesias, Tadeo García Zalazar, Miguel Ronco y Jorge Vergara, respectivamente.

Con el primero, sobre todo, Cornejo ha logrado una muy buena sintonía y no deja de halagar en público y privado su gestión en el departamento más poblado de la provincia.

“Rivadavia invita, San Rafael invita. Por eso hemos ido. Si el intendente de Maipú no lo ha invitado a nada, tampoco es culpa nuestra que no hayamos ido”, comparó en tono de chicana uno de los cornejistas que se sienta a la mesa chica del Ejecutivo.

Cómo se arma la agenda

En estos casi cinco meses de 2017, el gobernador Cornejo ha participado de un centenar de actividades difundidas, entre las que hay incluso algunas en EEUU, 28 en la Casa de Gobierno y algo más de 30 que tuvieron como escenario los 13 municipios.

Pero también hubo muchas en diversas dependencias estatales ubicadas en Capital sin impacto en la vida del municipio.

Si se tuviera en cuenta sólo la ubicación geográfica, entonces Capital lideraría el ranking de presencias de Cornejo, pero está claro que sólo obedece a una razón inmodificable: es la sede del Gobierno.

La agenda oficial anticipa las apariciones públicas del gobernador Cornejo y se define en base al interés que pueden tener las actividades previstas por los ministerios.

O sea, él va a los convenios, acuerdos, inspecciones de obras e inauguraciones que mayor impacto social y mediático pueden tener. Busca, obviamente, la famosa foto que lo vincule a ese hecho.

Generalmente concurre acompañado por el ministro del área y no siempre por el intendente anfitrión, cuando se hace un departamento.

Entre sus funcionarios, este año se ha mostrado sobre todo con los ministros de Infraestructura, Martín Kerchner; de Salud, Claudia Najul, y de Gobierno, Dalmiro Garay.

También participa de otros actos, menos “vendibles” pero institucionalmente ineludibles, como asunciones de nuevos funcionarios y recepción de visitantes extranjeros.

Ese armado de la agenda, en principio, no responde a dónde ha ido y a dónde no ha ido el Gobernador, pero aunque no lo admiten sí tiene en cuenta el vínculo político.

Cornejo también tiene numerosas actividades oficiales no explicitadas en la agenda para medios, como por ejemplo puede ser una reunión con una cámara empresaria. Y entre esas puede que haya una visita a alguno de los cinco municipios que no fue difundida.

Comentá la nota