“El contenido social siempre está presente”

El obispo Antonio Marino recibió a concejales oficialistas y opositores para abordar la tirante situación del Patronato de la Infancia. Así, se celebró la instancia de diálogo deseada, aunque aún no hay certezas sobre el futuro de la institución
El obispo de Mar del Plata, Antonio Marino, recibió el lunes a los presidentes de los diversos bloques políticos del Concejo Deliberante, que habían pedido una audiencia para conocer la situación del predio del Patronato. Los padres de los niños y niñas que concurrían al establecimiento, siguen esperando ser recibidos.

El presidente del cuerpo legislativo, Ariel Ciano y la edil Débora Marrero concurrieron en representación de Acción Marplatense; Fernando Maraude hizo lo propio por el Frente para la Victoria y Nicolás Maiorano representó a la Unión Cívica Radical. Del encuentro también participaron miembros del Concejo de Asuntos Económicos del Obispado local.

En un marco de diálogo y cordialidad, los concejales consultaron al obispo sobre la situación del predio del Patronato. En principio Ciano, tomó la palabra: “La idea era venir a hablar con usted y transmitirle la inquietud de los padres. Nosotros creemos que entre todos, con buena voluntad, podemos llegar a una solución que pueda contemplar las necesidades e intereses de todos los sectores”.

Marino informó a los ediles los detalles del traspaso y manifestó: “Entre las ideas que surgieron desde el principio fue darle un destino social al predio. Hubo fluidas conversaciones con la Municipalidad para ver si es posible o no un trato desde las partes para que pudiesen quedar todos satisfechos”.

Por su parte, el concejal kirchnerista, Fernando Maraude, señaló: “Quiero agradecerle que nos haya recibido. A partir de unas reuniones que concejales han tenido con los padres, le solicitamos la entrevista y simplemente mi consulta es en qué instancia está y si está cerca de resolverse este inconveniente”.

Gustavo Crego, uno de los miembros del Concejo de Asuntos Económicos se encargó de contestar: “Creo estamos cerca, estuvimos hablando e incluso fue gente a ver los espacios. El contenido social siempre está presente”.

“En un ambiente crispado no puede haber entendimiento, lo único que puede llevar a una solución es una mesa, sentarse, dialogar”, remarcó Marino.

A su turno, Maiorano expresó: “Nosotros no queríamos abonar a esas ideas que fueron surgiendo o se fueron potenciando, o a reclamos que pueden ser justos o no pero que a veces no se hacen en el lugar ni de la forma adecuada”.

“Por eso -sumó- con esta reunión, buscábamos ubicarnos en el mapa de la situación, es decir, dónde estamos parados. La charla con el Ejecutivo está llevando a algún lugar, y nosotros queremos comprometernos con el deliberativo a ser una herramienta de ustedes, y del Ejecutivo también, para encauzar esto”.

Enseguida Maiorano -de acuerdo a la gacetilla de prensa enviada por el Obispado- aclaró: “En su momento nosotros a los padres les dijimos que nos íbamos a reunir con ustedes, que no nos parecía correcto que vinieran a este encuentro, y que luego íbamos a volver a charlar con ellos. Muchas veces los tiempos en la política, no son los tiempos personales, hay que saber esperar. Vemos grato que la situación esté encauzada, y que de una forma u otra se tenga en cuenta a estas personas y sus familias”.

El encuentro concluyó con una apertura al diálogo por parte de Marino: “Este espacio está abierto siempre al diálogo, es una mesa cordial y damos por supuesto que están animados por buena voluntad, por eso van a ser siempre bienvenidos. Esperamos que se empiece a aclarar, incluso en la manera de comunicar, de modo que se aporte serenidad a la población”.

Comentá la nota