El Concejo de Rosario pone en juego 15 bancas entre siete listas de candidatos

El Concejo de Rosario pone en juego 15 bancas entre siete listas de candidatos

El cuerpo modelo 2016 tendrá una composición de 28 bancas: 11 se renuevan y cuatro se suman. Grisolia, Lepratti, Toniolli, Chumpitaz, Ghirardi, Miatello y Monteverde, siete listas para 15 escaños.

El Concejo Municipal pondrá en juego en estas elecciones generales 15 bancas, que serán asumidas el 10 de diciembre, fecha a partir de la cual el legislativo local tendrá una composición de 28 escaños, cuatro más que en la actualidad. En esta categoría competirán siete listas, de las cuales tres son variantes de la izquierda, una por el Frente Progresista y tres opciones cuentan con referencia nacional: PRO, Frente para la Victoria y Frente Renovador. De las 11 bancas que se renuevan, 5 corresponden al Frente Progresista, 3 al PRO, 2 al kirchnerismo y una al massismo.

   El cuerpo deliberativo modelo 2016 tendrá una composición de 28 bancas, con el siguiente movimiento de escaños: 11 se renuevan el 10 de diciembre y otras cuatro se sumarán al Palacio Vasallo.

   Así, el Frente Progresista dejará librado al voto ciudadano 5 espacios, los que ocupan hasta el momento Manuel Sciutto, Viviana Foressi, Miguel Zamarini (presidente del Concejo, va por la reelección en octavo lugar en la lista oficialista), la radical María Eugenia Schmuck y el pedepista Aldo Poy, quien ocupa el cuarto lugar para este domingo.

   El PRO somete tres cargos: el de Roy López Molina (aspira a convertirse en diputado provincial), Alejandro Rosselló (va por la reelección segundo en la lista a concejal) y María Julia Bonifacio (aspira a ser reelecta, quinta en la lista).

   Por el lado del kirchnerismo, Roberto Sukerman deja su banca y es candidato a intendente y María Fernanda Gigliani integra la lista para intentar renovar por otros cuatro años su banca.

   Cierra el recambio, el massista Osvaldo Miatello, quien también aspira a la reelección.

   De los 14 que tienen dos años más de mandato, muchos buscarán otros destinos políticos. Roy López Molina, Carlos Cossia y Héctor Cavallero aspiran a llegar a la Cámara de Diputados provincial; Jorge Boasso, a convertirse en vicegobernador, y Miguel Cappiello, a integrar el Senado santafesino.

Atomización. Hoy el Palacio Vasallo está fracturado en 13 bloques políticos, de los cuales 8 son unipersonales. Esta foto actual seguramente tendrá otra dinámica a partir de diciembre, aunque la atomización será una incógnita a futuro.

   Si el oficialismo logra conservar sus cinco bancas en juego, podrían sumarse al arista Carlos Comi, los radicales Daniela León, Sebastián Chale, Martín Rosúa y a quien sería la reemplazante de Cappiello si resulta electo senador por Rosario: la actual secretaria de Hacienda, Verónica Irízar. ¿Habrá interbloque frentista?

   Si el kirchnerismo conserva sus dos escaños sería factible que se sume Lorena Giménez, del cavallerismo. La inclusión de Miatello a este interbloque se vería obstaculizada por la referencia de éste en el Frente Renovador, de Sergio Massa.

   El PRO será el bloque con mayor dinamismo. Si conserva las tres bancas que pone en juego, renovaría Alejandro Rosselló, pero habrá que pensar en un reemplazante para López Molina y dos enormes incógnitas que se sabrán luego del 14: el futuro de la concejala Anita Martínez (aspira a ser intendenta) y del radical PRO Boasso. Esta última banca ¿quedará en manos del Frente Progresista?. Más certezas habrá con el aliado al macrismo de Rosario Federal, Diego Giuliano, quien permanecerá como concejal.

Las alternativas. De siete listas que habrá en las mesas electorales, tres son alternativas que ofrece la izquierda: Ciudad Futura, con Juan Monteverde a la cabeza; Virginia Grisolía, del Frente Izquierda de los Trabajadores (FIT), y Celeste Lepratti, del Frente Social y Popular (FSyP).

Referencia de las Paso. Si se toma sólo como referencia el escrutinio de las primarias, de 15 bancas 7 le corresponderían al Frente Progresista, 4 al Frente Justicialista para la Victoria, 2 al PRO, una para el Frente Renovador y una para Ciudad Futura.

   Pero nada puede asegurar que lo escrutado el pasado 19 de abril vaya a replicarse con exactitud este 14 de junio. Habrá que esperar tendencias y resultados definitorios, más aún porque los cargos de concejal se distribuyen proporcionalmente mediante el sistema D’Hont y la diferencia entre un candidato u otro podría dirimirse por un mínimo margen de votos.

Antecedentes. Para graficar el final abierto, bastan algunos antecedentes. En las elecciones del 24 de julio de 2011, el quinto escaño que le correspondió al oficialismo fue para el actual presidente del cuerpo, Zamarini, pero recién se conoció a las 2 de la madrugada de 25 de julio, tras un voto a voto con el cuarto candidato del peronismo.

   Lo mismo ocurrió en octubre de 2013. En el escrutinio definitivo el candidato de Unite para la Victoria, Carlos Cossia, logró una diferencia de unos 300 votos sobre la quinta candidata del Frente Progresista, Irízar. Incluso, esta diferencia de 347 votos se supo con precisión en el recuento hecho en Santa Fe en noviembre.

Coment� la nota