El concejo deliberante de San Isidro debatió sobre la conflictiva situación política en Paraguay

Hubo diferencias entre varios ediles sobre un proyecto que solicitaba que el cuerpo repudie los hechos políticos acontecidos tras la destitución del presidente Fernando Lugo. Fandiñó y Hilding Ohlsson votaron por la negativa y Chamatrópulos se abstuvo.
En la sexta sesión ordinaria del Concejo Deliberante de San Isidro hubo diferencias entre varios ediles sobre la posición del cuerpo con respecto a los hechos políticas acontecidos días atrás en Paraguay tras la destitución del presidente Fernando Lugo.

Durante la reunión de presidentes de bloques, se acordó que el tema iba a ser tratado sobre tablas ya que tanto el espacio del Frente para la Victoria, como Florencia Longo del Frente Amplio Progresista habían presentado proyectos similares repudiando los hechos sucedidos en el país vecino.

Al momento de tratar el proyecto, la concejal fransisquista Ester Fandiño pidió la palabra y expresó su posición en contra. “No lo voy a acompañar porque me parece irrespetuoso realizar un juzgamiento respecto si se respetó o no el correcto procedimiento de una Cámara. Esto lo digo solidarizándome con la democracia en América Latina y la calidad institucional”, dijo.

En esta misma línea, el edil de Convocación por San Isidro, Marcos Hilding Ohlsson aclaró que “iba a votarlo a favor, pero después de escuchar a Fandiño voy a tomar sus palabras y a cambiar mi voto”.

El possista Carlos Castellano manifestó que la posición del bloque iba a ser a favor y explicó: “Si bien no fue un proyecto presentado desde el oficialismo, nos parece que no podíamos dejar de expresar la preocupación que uno siente cuando observa que lo que no se garantiza es un debido proceso. El juicio político también tiene un proceso y es raro que alguien haya podido tener su defensa en solo cinco horas donde solo se escuchó una sola voz”.

Fabián Brest del Frente para la Victoria expresó “la necesidad de defender las democracias en América Latina”. Además añadió que “hubo 23 intentos de juicio político contra Lugo, además Paraguay es firmante del protocolo de Ushuaia que garantiza la legitimidad de los regímenes democráticos y sus instituciones”.

Asimismo, Fandiño indicó: “Adhiero completamente al protocolo de Ushuaia, la semana pasada fui a la Cumbre de Rio y estuve con los compañeros paraguayos. Lo que me parece que el juicio de valor que se realiza sobre el acontecimiento es más complejo porque ha sido validado por legisladores y no es el mismo que se hace sobre la situación de otros países de Latinoamérica”.

Por otro lado, Pablo Chamatrópulos pidió la palabra y anticipó su abstención. “Lo sucedido en el país vecino de Paraguay no está dentro de los temas de discusión que debe tener este Concejo Deliberante. A los vecinos les importan los problemas de San isidro y debemos abocarnos a ellos”.

En este sentido, el edil del Frente para la Victoria, Leandro Martín le respondió afirmando: “Somos la esfera más cercana a la gente y no por eso tenemos que dejar de tener una visión del país, de Latinoamérica o del mundo. Tenemos el derecho de poder manifestarnos y eso no implica que no nos interesen los vecinos de San Isidro”.

Por su parte, la edil peronista Aurora Bastidas agregó: “Mis ganas de trasformar la realidad y el mundo van más allá de pedirle al ejecutivo que arregle baches y veredas”.

Luego, el concejal del FAP Fernando Pose manifestó su acompañamiento con el proyecto y dijo que “es fundamental que nosotros como cuerpo defendamos todo derecho que puede llegar a vulnerar. En el caso de Paraguay siento que se incumplió el derecho a defensa y al debido proceso del presidente Lugo”. El saber no ocupa lugar, por eso creo que podemos destinar espacio para tratar este tipo de temas”.

El radical Jorge Alvarez afirmó que “la expresión del repudio contribuye a clarificar una posición política de qué entendemos y qué es lo que esperamos de los países, de los pueblos y de sus instituciones. Hoy estamos discutiendo política, yo creo que cada uno de nosotros está interesado sobre qué le pasa al otro más allá de su nacionalidad, su color de piel o religión. En este sentido, entiendo que cualquier esfuerzo que llevemos en este cuerpo para analizar qué es lo que le sucede a otros ciudadanos y todo lo que esté a nuestro alcance en pos de mejorar la humanidad bienvenido sea”.

Luego del debate inesperado -para algunos ediles- el proyecto se aprobó con 18 votos a favor, dos en contra de Fandiño y Hilding Ohlsson y una abstención de Chamatrópulos.

Comentá la nota