Comerciantes podrán reunirse con autoridades policiales y municipales

Comerciantes y vecinos de la ciudad de Zárate salieron a la calle la semana pasada en una firme protesta por la inseguridad que afecta al distrito y que se ha cobrado ya varias victimas fatales, dejando a otras tantas con huellas físicas y psicológicas.
En ese contexto, tras el “cortinazo” de comerciantes locales realizado el miércoles, el próximo viernes a las 19 horas se llevará a cabo una reunión convocada por el Centro del Comercio e Industrias con las autoridades policiales del distrito y del Gobierno municipal.

“Conscientes de los problemas de inseguridad que nos afectan a toda la comunidad, pero especialmente a nuestro sector, y respondiendo a las demandas planteadas por los comerciantes en general; desde este Centro se ha gestionada una reunión para que nos expliquen, en forma directa, los pasos dados en la materia”, reza un comunicado de la cámara de comercio local.

El reclamo de los vecinos es uno y el mismo desde hace años, más seguridad. Mientras se debaten responsabilidades entre los distintos estratos gubernamentales se incrementa a diario el número de damnificados. Quienes tienen el poder de tomar decisiones directas niegan soluciones por mezquindades políticas que dejan a toda una Nación a merced de una delincuencia que actúa cada vez con mayor impunidad ante la mirada connivente de las autoridades.

En Zárate no ha ocurrido aún ese hecho que levante espontáneamente a su gente y la lleve a tomar el Municipio como sucedió horas atrás en Cañuelas ante el crimen de dos hermanos comerciantes asesinados a balazos el domingo en el interior de su supermercado. Sin embargo, son cada vez más los robos y asaltos en la ciudad y no sería extraño que la paciencia y resignación de los ciudadanos desaparezca y algo similar suceda. Es cuestión de tiempo. La pregunta es ¿están las autoridades locales preparadas para contener una situación de esas características?

La “pueblada” en Cañuelas convocó a las máximas autoridades policiales quienes expresaron las intenciones de mejorar la seguridad que resulta difícil de creer en una provincia quebrada económicamente pese a ser gobernada por el mismo signo político desde hace 25 años y que hoy tiene que pagar en forma desdoblada los aguinaldos de sus empleados, entre ellos los de la Policía.

La seguridad sigue siendo el tema de mayor preo-cupación para la opinión pública, seguido de la cuestión económica, muy ligada al primero. En ese marco, mientras el Municipio, dentro de sus facultades, realiza lo que considera necesario para prevenir los delitos en Zárate, las estadísticas –que no son las mismas que las oficiales policiales-, los robos a mano armada, los hurtos y arrebatos son moneda corriente y siguen sin resolverse.

Comentá la nota