Comenzó el operativo para desenterrar el avión encontrado

Comenzó el operativo para desenterrar el avión encontrado

Con la jueza de la causa a la cabeza, efectivos de la prefectura trabajan en uno de los brazos del ríos Paraná Guazú donde fueron encontrados los restos de la aeronave

Con la primera luz del día y tal como estaba previsto desde el hallazgo del avión mitsubishi matrícula LV-MCV que desapareció el pasado 24 de julio con tres personas a bordo, comenzaron las tareas en uno de los brazos del río Paraná Gauzú para desenterrar la aeronave y tratar de saber si se encuentran en su interior los tripulantes.

La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) informó anoche a través de un comunicado que "hoy cerca de las 17.40 hs una aeronave perteneciente a este organismo encontró restos de una aeronave mientras sobrevolaba la zona de confluencia de los ríos Paraná Guazú y Barca Grande del delta bonaerense".

El comunicado detallaba que "las mismas se encontraban semienterradas en un sector pantanoso, en un cráter tapado por agua y vegetación".

Consultadas por LA NACION, fuentes oficiales indicaron anoche que hasta el lugar fue trasladado el Guardacosta 78 Madryn de la Prefectura que cuenta con 10 tripulantes que se ocuparían del balizamiento de la zona hasta que comenzaran las tareas para sacar el avión. Además, en la embarcación fueron tres buzos tácticos encargados de buscar a Matías Aristi, hijo del dueño de la empresa Aibal SA, propietaria del avión y los pilotos, Matías Ronzano y Emanuel Vega..

Cerca de las 7 de la mañana la jueza de la causa, Sandra Arroyo Salgado , junto a los abogados de las familias partieron en un helicóptero desde el aeropuerto de San Fernando hasta el lugar donde están los restos del mitsubishi matrícula LV-MCV.

Fuentes oficiales adelantaron que el trabajo demandará varias horas, incluso días, ya que una vez desenterrado se deberá hacer el traslado hasta la zona que dictamine la Justicia para que se hagan los peritajes correspondientes. Sin embargo, no se hará ningún trabajo directo en la aeronave sin el aval de la magistrada.

Qué sucedió

El 24 de julio, un avión privado salió del aeródromo de San Fernando el lunes 24 de julio a las 14.30 con destino a Las Lomitas, Formosa. Cinco minutos después del despegue, desapareció de los radares locales y nacionales.

La última comunicación

Desde la torre de control, se le ordenó a la aeronave que regresara. La indicación se dio luego de que el comandante informara su ubicación, a 7,5 millas de San Fernando, y que la misma no apareciera en el radar.

La búsqueda oficial

Se centró en el triángulo que se forma entre el aeropuerto de San Fernando, Zárate y Carmelo, en Uruguay.

El avión

La máquina es un turbohélice bimotor marca Mitsubishi matrícula LV MCV.

La búsqueda parelela

Amigos de Matías Ranzano coordinanon una búsqueda paralela a la investigación oficial y extendieron el área de rastrillaje hasta Paraná. Más de 30 pilotos sobrevolaron voluntariamente unos 500 kilómetros de ruta.

El hallazgo

Tras 27 días de misterio y cruces entre las familias y los responsables de la búsqueda, se conoció la noticia del hallazgo. Según las autoridades la aeronave estaba en una zona del río Paraná Guazú cerca de la desembocadura con el río Uruguay.

Tripulación

Viajaban en el avion Matías Aristi, hijo del dueño de la empresa Aibal SA, propietaria del avión. Se trata de una familia de Bragado. También estaban los pilotos Matías Ronzano y Emanuel Vega, son colegas y amigos de Lincoln.

Comentá la nota